Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
24.460
BANDAS SONORAS
5.027
COMPOSITORES
5.642 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
7
BSO DESTACADA
EL GRAN VALOR DEL SONIDO
por Conrado Xalabarder

En la competición que hay entre música y sonido por ocupar el espacio en las películas se han librado muchas batallas entre compositores y sonidistas por imponer por encima o más destacada la creación propia. Es un conflicto que existe desde que el cine es sonoro y son incontables los compositores que se han quejado porque el clic de una espada o el ruido de una llanta han tapado el efecto dramático de tal o cual instrumento. Es una disputa en la que yo, e imagino que casi todos los aficionados a la música de cine, nos hemos posicionado siempre a favor de la música por aquello de que un sonido solo evidencia mientras que la música explica. Pero no es una consideración ni justa ni siempre cierta.

Hoy se estrena A Quiet Place, donde el sonido forma parte vital de la narración y precisamente es la música la que lo malogra, tal y como he explicado en Destruir el silencio, artículo al que me remito. En este filme los creadores del sonido tendrían razones fundadas para protestar por la música. No sería la única ocasión... también la música provoca estragos. De hecho, de los tres grandes elementos sonoros que conforman la parte auditiva (sonido y efectos sonoros, música y diálogos) no parece discutible que el liderazgo en el espacio sonoro lo deben tener siempre los diálogos. En todo caso, si el sonido es solo una aportación técnica a la escena, la contribución dramática o narrativa que hace la música debería prevalecer, y sería lógico que así fuera. Pero es que hay ocasiones, y no son pocas, que el sonido no es un aspecto técnico sino dramático, artístico y también narrativo, y hay que ponerlo en valor y darle su reconocimiento.

Hace dos semanas conocí a Nessa Johnston, una joven doctora irlandesa que imparte clases en la Edge Hill University de Liverpool y cuya especialidad es precisamente el sonido en el cine. Vino como profesora invitada a mi Universidad y ofreció en mi clase una fascinante charla de dos horas, de enorme utilidad para ampliar conocimiento y abrir horizontes. Defiende, y yo con ella, que el sonido no es solo cumplimentar la diégesis de la escena, sino que puede contribuir decisivamente a lo dramático y lo narrativo. Puso entre muchos ejemplos el de Castaway (00), y mostró una escena ya en la isla donde absolutamente todos los sonidos son artificiales, creados en estudio: las olas, el viento, el crujir de las hojas de las palmeras y las pisadas en la arena. Todos sensiblemente subidos en volumen (tipo la primera escena de C'era una volta il west) y donde se suprimieron los sonidos de pájaros, insectos y de cualquier otro animal. Tampoco hay música. Como resultado, esa isla se convierte en un lugar vacío, desértico... sin vida. Un efecto sonoro pero especialmente narrativo y dramático, que la música no podría explicar tan bien. Ejemplos similares los hay y son incontables.

Johnston protesta -y yo con ella- porque se considere al sonido y a los efectos de sonido como algo meramente técnico (en los Oscar, por ejemplo), cuando es una aportación dramática que puede ser fundamental. Lamentablemente tiene razón, pero hay que recordar que también se considera técnico la fotografía, el montaje o la propia música, cuando son disciplinas con gran potencial dramático y narrativo. Hay que hacer mucha didáctica y ciertamente habrá que reconsiderar mucho el uso del sonido para entender mejor el uso de la música. Como he comentado en el artículo y en su ficha, lamentablemente A Quiet Place no podrá ser una referencia, pero habrá que elaborar una guía de ejemplos fundamentales. Estoy completamente seguro que revalorizando el trabajo creativo de los que crean sonido entenderemos mucho mejor su relación con la música.

EDITORIAL
PRÓXIMOS LANZAMIENTOS
CAVIAR EN MOSMA
24.04.2018

El festival Movie Score Málaga (MOSMA), que tendrá lugar entre los próximos 3 al 8 de julio de 2018, ha anunciado su programa completo de conciertos. Asimismo ha dado a conocer la asistencia del compositor y sacerdote Marco Frisina, que se une a los ya confirmados John Powell, Taro Iwashiro, Jeff Russo y Jeff Beal.

Estos son los conciertos programados:

  • MOSMA SYMPHONIC PRELUDE – Martes 3/7/2018 – 20:30h - Lugar: Teatro Cervantes -Orquesta: Orquesta Filarmónica de Málaga -Director: Marco Frisina -Coros: Coro del Cabildo de Córdoba (dirigido por Clemente Mata) y Escolanía Pueri Cantores Sanctissumum Corpus Christi de Málaga
  • MOSMA HONORED – JOHN POWELL – Miércoles 4/7/2018 – 20:30h - Lugar: Teatro Cervantes -Orquesta: Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga -Director: Arturo Díez Boscovich - Coro: Coro Ziryab - Concierto homenaje a los héroes de la historia, con un programa seleccionado por el propio compositor para MOSMA que incluye su ‘Réquiem prusiano’ en homenaje a los héroes de la Primera Guerra Mundial.
  • MOSMA HONORED – LO MEJOR DE TARO IWASHIRO – Jueves 5/7/2018 – 19:30h - Lugar: Teatro Echegaray - Orquesta: Orquesta Cabildo Catedral de Córdoba - Directores: Taro Iwashiro, Clemente Mata -Coro: Coro Ziryab - Concierto centrado en la música del compositor japonés Taro Iwashiro, colaborador habitual del director John Woo.
  • MOSMA DISTANT WORLDS – MUSICA DE TV CON JEFF RUSSO Y JEFF BEAL – Jueves 5/7/2018 – 22:00h - Lugar: Recinto Eduardo Ocón -Concierto de entrada gratuita donde el compositor y trompetista Jeff Beal y el compositor, baterista y guitarrista Jeff Russo, ofrecerán un repaso de sus obras para TV.
  • MOSMA SCREEN TV – Viernes 6/7/2018 – 20:30h - Lugar: Teatro Cervantes -Orquesta: Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga - Directores: Jeff Russo, Jeff Beal, Pablo Urbina -Concierto centrado en la música TV.
  • MOSMA MAESTROS – CONCIERTO DE CLAUSURA – Sábado 7/7/2018 – 20:30h - Lugar: Teatro Cervantes - Orquesta: Orquesta Filarmónica de Málaga -Directores: Arturo Díez Boscovich, John Powell, Taro Iwashiro - Coro: Coro Ziryab - Artistas invitados: John Powell, Taro Iwashiro y Víctor Reyes

(fuente: SoundTrackFest)

NOTICIAS
BSOS
CURA DEL BIENESTAR, LA
7
WonderMikel / Normalmente, al terminar de ver una peli por primera vez ya sé si me ha gustado o no. Obviamente siempre se captan más matices en futuros visionados, pero ahora no me refiero a eso; estoy hablando de la primera vez, del shock inicial. Y en el caso de esta película me ha sucedido lo que no es tan común, pues he necesitado un tiempo para oxigenarla en la mente (y el espíritu) y así tener una visión con más fundamento acerca de ella. Sinceramente, si nada más terminar alguien me hubiera preguntado qué me había parecido, mi opinión habría sido bastante desfavorable. Sin embargo, apenas unas horas después de verla, ya me iba pareciendo mejor... y a día de hoy la considero una buena película que, pese a sus defectos y su metraje alargado, ofrece buen suspense y situaciones truculentas (algunas más explícitas que otras) además de una trama retorcida y sumamente perturbadora. La ambientación y la fotografía son sublimes y está muy bien realizada (y coescrita) por Gore Verbinski; sabiendo aprovechar los espacios y jugando con la perspectiva para incrementar el misterio de las secuencias. Una peli de terror distinta, sugerente y también siniestra, que se aleja de los tópicos y resulta bastante atractiva. Es una lástima que haya sido un fracaso en los cines. Merecía mejor fortuna.

Benjamin Wallfisch me parece un buen compositor. No alardea ni trata de sobredimensionar su discurso musical. Bien al contrario, el tipo ofrece una ejecución limpia y nítida. Su pieza transcurre por senderos inquietantes y salvo algún golpe de efecto (necesario, por otra parte) se mantiene en un sutil tono entre la melancolía y la incógnita. Una música escalofriante que incide en el estado de ánimo del protagonista y hace tenebrosos los espacios por los que se mueve. La película se beneficia enormemente de ello, pareciendo aún más extraña y logrando algunos momentos de terror extremadamente descorazonadores.

Tanto la peli como el score merecen mucho la pena.
ÚLTIMOS COMENTARIOS