Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
23.633
BANDAS SONORAS
4.771
COMPOSITORES
5.361 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

CRÓNICAS DE FIMUCITÉ (Y IV): GALERÍA NOCTURNA DE STEPHEN KING

02/10/2017 | Por: Conrado Xalabarder
CRONICAS

Crónica de Acaimo González Sarmiento

El último concierto de Fimucité 11 en el Auditorio Adán Martín de Tenerife estuvo dedicado a bandas sonoras de adaptaciones de obras del novelista Stephen King a la gran y pequeña pantalla, lo que propició una velada plagada de compositores de renombre y, contrariamente a lo que podría parecer, una gran variedad estilística. Si algo debería destacarse de este concierto es lo sucedido al finalizar la primera parte, algo que en mi opinión debería formar parte de todo evento relacionado con la música de cine que se precie: la Orquesta Sinfónica de Tenerife interpretó música incidental en total sincronía con las imágenes. En concreto, una pieza de Jeff Beal para una escena de la serie Nightmares & Dreamscapes: From the Stories of Stephen King (16), en la que un hombre interpretado por William Hurt es acosado por un soldado de juguete que ha cobrado vida. El director del concierto, Diego Navarro, se colocó un auricular para escuchar el click track que le ayudaría a sincronizar la interpretación, al mismo tiempo que miraba un monitor situado bajo el atril con marcas en la imagen con el mismo propósito. La música incidental de Beal probablemente no era una partitura distinguida, y desde luego, no habría tenido cabida en un recital ordinario. Sin embargo, en unión con las imágenes era una pieza notablemente efectiva para transmitir la angustia y terror del momento. De este modo, el concierto sirvió para ilustrar al público casual, de manera práctica y efectiva, de qué va esto de la música de cine realmente. El formato de concierto obliga, como es obvio, a programar piezas audibles, por lo que se recurre frecuentemente al tema principal y los centrales, etc. Pero es esa otra clase de música la que, realmente, supone el corazón de muchos filmes, esa que es de difícil escucha autónoma pero que da una segunda vida a las escenas. Entiendo que la dificultad logística de interpretar en vivo música sincronizada con las imágenes es alta pero, insisto, fue un enorme acierto del concierto y una práctica que debería darse más a menudo. De hecho, en el concierto volvió a darse la oportunidad, pues en la segunda parte de la velada, la suite sobre The Shining (80), con piezas de Penderecki y Wendy Carlos, contó nuevamente con música sincronizada, aunque en este caso no de una escena, sino de un montaje con varias de las más famosas (el plano aéreo inicial, la aparición de las niñas espectrales y el momento Redrum).

El concierto tuvo una producción muy cuidada que en todo momento intentó vincularse a la figura del literato homenajeado. Así, nada más entrar, el vestíbulo del autor estaba adornado con globos rojos flotantes, similares a la de la tan actual It (17). La presentadora de la gala, Ana Molowny, subió al escenario cargando un pesado martillo similar al de Annie Wilkes en Misery (90). Y, especialmente, ese gran detalle de que al comienzo de cada pieza, en pantalla apareciera un texto perteneciente a la novela o relato de King que iba a ser adaptada.

El concierto tuvo su momento emotivo con el homenaje que se dedicó al compositor Daniel Licht, fallecido hace apenas dos meses y que se había comprometido a viajar hasta Tenerife para participar en esta edición de Fimucité. Diego Navarro explicó que se conocieron durante el Festival de Música de Cine de Cracovia, donde tuvo la oportunidad de dirigir una suite de la música de Litch para la serie Dexter (06), y que hubo una buena sintonía casi inmediata que les llevó a preparar su vista a las islas. Reconozco que desconocía las obras de este autor (Thinner y Children of the Corn II: The Final Sacrifice), y quedé gratamente sorprendido.  Como no podía ser de otro modo, las dos adaptaciones de It formaron parte del programa. En su primera parte se pudo escuchar la música de Richard Bellis para la miniserie de televisión que protagonizara Tim Curry, una música efectiva en lo terrífico pero especialmente cálida a la hora de reflejar la relación entre los niños y adultos protagonistas. Bellis, presente en la sala, recibido con mucho agrado la ovación del público asistente. Tras el descaso, se pudo escuchar la música de Benjamin Wallfisch para la mas reciente (y taquillera) adaptación. En este caso, me pareció una música mas funcional y tópica de blockbuster terrorífico, con sus golpes orquestales y coros susurrantes habituales.

La primera mitad del concierto también incluyó piezas de The Dark Half (93) de Christopher Young; la melódica Carrie (76), de Pino DonaggioSalem's Lot (79), de Harry Sukman; y Cujo (81), de Charles Bernstein, esta última menos terrorífica que las anteriores. Más destacable fue The Mist (07), de la cual no se interpretó la partitura original de Mark Isham, sino la canción del grupo Dead Can Dance The Host of Seraphin. Igualar la característica voz de Lisa Gerrard no era tarea fácil, pero la solista Cristina Ramos supo hacerle justicia con una aplaudida interpretación de esta atmosférica pieza.

La segunda parte de concierto incluyó más música de The Dark Half, que comenzó con unos efectos de sintetizador bastante logrados; Pet Sematary (89), de Elliot Goldenthal, una pieza que lamentablemente no mostró el usual virtuosismo orquestal de su magnífico autor; y Misery de Marc Shaiman, con la delicada pieza que refleja la fragilidad e inestabilidad de su protagonista. Secret Window (04), de Philip Glass, no es de los trabajos más distinguidos del autor y dejó más bien frío al público. El tramo final estuvo consagrado a las obras no terroríficas de Stephen King, comenzando por Hearts in Atlantis (01), delicada y, por qué no decirlo, algo sosa obra de Mychael Danna; The Green Mile (99), de Thomas Newman, que adolece de la misma blandura que la anterior; y The Shawshank Redemption (94), de nuevo de Newman, y mucho más emotiva que las dos citadas, sin abandonar ese registro delicado. Stand By Me (86) fue especial porque en lugar de la música incidental de Jack Nitzsche, fue interpretado una versión con orquesta y coro de la inmortal balada de Ben E. King que da nombre a la cinta, con un inspirado Fran León como solista.

Las propinas de Fimucité suelen ofrecer sorpresas divertidas, y la de este concierto fue un ejemplo. Diego Navarro pidió al público que aplaudía que no se sentara y, acto seguido, Cristina Ramos volvió a escena para interpretar con la orquesta y unas guitarras eléctricas uno de lo s temas de AC/DC para Maximum Overdrive (86), único título dirigido por el propio Stephen King, que por suerte para el mundo del cine, prefirió seguir centrado en su carrera literaria. Al margen de la vertiente estrictamente musical de la gala, cabe mencionar que como preámbulo se procedió a entregar los premios de Filmucinema 2017, el certamen competitivo dentro de Fimucité, cuyo jurado estuvo presidido por Richard Bellis. Los ganadores fueron Amano Manish, a la mejor partitura para un largometraje de ficción por Rebellious Flower; Mina Petric, a la mejor partitura para largometraje documental, por The Last Ice Hunters; Nami Melumad por el cortometraje Luminaria; y Josué Vergara por su canción para XMile (16). La noche fue un digno cierre para una nueva edición de Fimucité, con un concierto de duración más razonable que el de la noche anterior y un programa variado que, finalmente, no contó con tanta música terrorífica como podría parecer en principio. El mejor colofón posible fue el anuncio de que una decimosegunda edición ya está en ciernes. MundoBSO estará ahí para contarlo.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario