Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 15 YEARS ON INTERNET
23.142
BANDAS SONORAS
4.615
COMPOSITORES
5.198 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

LA MÚSICA, ¿UN PERSONAJE EN EL FILME?

15/02/2017 | Por: Conrado Xalabarder | 7 comentarios
DEBATE

Nuestro amigo Joseba Beristain ha compartido con nosotros una reflexión que creemos es de gran interés traer al Ágora. Dice Joseba:

La expresión La música acompaña como un personaje más es muy recurrida pero siempre me ha parecido un tópico sin fundamento ya que la música no interviene en la historia (o rara vez lo hace) aunque sí intervenga en su narración. Si la música fuera un personaje más, implicaría que tendría algún efecto en la realidad del resto de los personajes: conocerían su existencia, les afectaría, hablarían de ella, etc. Y tendría que ser relevante en el desarrollo de la trama. Esto implica que tendría que ser música diegética, que sonara en la realidad, que algún personaje la escuchara y le afectara de manera determinante. Es la única manera que se me ocurre que sea un personaje más, si no me parece imposible que lo sea. ¿Conoces algún ejemplo de música que funcione como tal?

--------------

Es posible que strictu sensu no tenga mucho fundamento esa expresión, que está muchas veces en boca de la gente al referirse a la música de cine como elemento narrativo. Con matices, que indicaré. Sin el apoyo o de la diégesis o de la referencia que haga algún personaje no es factible: ¡el espectador no podría significar esa música ni mucho menos atribuirla a un personaje! Aunque no necesariamente debería entrar en el filme con diégesis, pues se puede vincular incidentalmente de varias maneras: música que aparece ante una foto, leyendo un diario, o que cuando se mencione a ese personaje suene el tema y quede meridianamente claro que se vincula a ese personaje...

Pero incluso con el apoyo de la diégesis o de la referencia ese tema musical no sería tema de personaje sino de la evocación del personaje y sus modulaciones o sus transformaciones de significado (de alegría a tristeza, por ejemplo) serían más vinculadas a la impresión que se tiene sobre ese personaje que no al personaje en sí. Es lo que sucede, por ejemplo, en Rebecca (40) o especialmente con el tema principal de Laura (44), omnipresente y muy recurrida referencia a un personaje que obsesiona al protagonista.

En estos casos, ¿es la música un personaje más?. En sentido estricto no lo es, en tanto ese personaje visibilizado a través de la música no deja de estar en posesión de otro u otros personajes, los que le evoquen, y por tanto no tendría autonomía propia: siempre sería el recuerdo, la memoria, la cita o incluso la emoción de otro... y así, no es un personaje más, sino que en todo caso su aportación será la de explicar más sobre el personaje que lo recuerda, que no es lo mismo.

Pero incluso en estos casos, y con la mediación de otro u otros personajes, ¿acaso un tema musical no podría configurarse y constituirse como tema de personaje al que nunca se ve pero sí se le referencia? ¿No podría darse abundante información sobre ese personaje desde la música que se le asigna? Sí podría, y entonces aceptaríamos lo de que la música es un personaje más, siempre y cuando en esa aceptación estuviese el entender que ese personaje es una interpretación que hace quien le evoca y que puede ser cierta o falseada, o subjetiva.

Si admitimos que no solo con la diégesis puede entrar en la película, y asumimos su dependencia con respecto a otro personaje, un tema musical puede configurarse como tema de un personaje no visible en el filme. ¿Hay alguna posibilidad de que ese tema vaya por libre, que sea completamente independiente -e indiferente- a los personajes que sí son presenciales?. Rizando mucho (pero mucho) el rizo yo defiendo que eso sucede en The Omen (76), pues el tema principal es la música de Satanás, y no hay personaje en la película que le haya invitado a estar y ni tan solo es mencionado: entra por su cuenta y actúa por libre, aunque tenga sirvientes. Le dediqué dos capítulos de Lecciones de Música de Cine: en el primero se explica cómo destruye a otro tema musical (el tema, nadie más que él), en tanto en el segundo explica -y creo que demuestro- que ese tema sufre altibajos emocionales, algo muy propio de un personaje. Nadie, insisto, referencia al Ave Satani ni da el más mínimo indicio de que conozca esa música. Yo creo que en este caso sí es un personaje en toda regla en el filme.

Pero creo que es una excepción que confirma una regla bastante evidente.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Joseba Beristain
Fecha de publicación: 17.02.2017
Pienso que la clave de todo está en la diferencia entre "ser" y "representar". Esto lo plasmó estupendamente el pinto René Magritte en el cuadro "esto no es una pipa" (https://en.wikipedia.org/wiki/The_Treachery_of_Images) Pienso que la música no acosa a los personajes de "The omen" sino que acosa a los espectadores. En el caso de tiburón es lo mismo, el niño no escucha la música sino que lo hace el espectador. En edtos casos la música está en otro plano, además de ser una representación de un personaje, no un personaje en sí.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Enrique Diaz
Fecha de publicación: 16.02.2017
Prometo no hablar de La profecía, podrías decir algo del motivo de Williams para Tiburón, donde gran parte de la peli no se ve y es ese motivo precisamente el que se come al primer niño.
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: Conrado Xalabarder
Fecha de publicación: 16.02.2017
Pero no tiene nada que ver. El motivo del tiburón no es en sí un "personaje", porque ya lo es el tiburón.
Responder
Usuario: Enrique Diaz
Fecha de publicación: 16.02.2017
Pues si, pero entonces yo creo que salvo que sea música diegética no hay posibilidad alguna que un tema musical en si mismo sea un personaje, aunque no se vea porque sea dios o satán ya que siempre representan una idea que se puede personificar.

Responder
Usuario: Pablo Rosell
Fecha de publicación: 17.02.2017
Es algo que Conrado ha explicado perfectamente bien (basta con leerlo con un poco de atención). Tal y como explica, un "personaje invisible" si está en el recuerdo de otro está condicionado a sus emociones, sentimientos o en definitiva subjetividad. Como explica, no sería un personaje "autónomo", pero es un personaje...

Gracias, Conrado, un tema muy interesante!
Responder
Usuario: Enrique Diaz
Fecha de publicación: 17.02.2017
Efectivamente, hay que leer a Conrado y a cualquier otro con la misma atención, porque de lo contrario este espacio no se llamaría Ágora sino TV3.

Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (ignus) Ignacio Marqués Cuadra
Fecha de publicación: 15.02.2017
Un tema muy interesante, la verdad. Yo creo que el ejemplo de "The Omen" es perfecto y sí que aporta un personaje más a la película. Pero creo que pueden existir otros ejemplos, especialmente en el cine religioso donde por ejemplo Dios no aparece pero está en la película gracias a la música. Esto sucedía en "Sodom and Gomorrah" de Rózsa, donde uno de los temas centrales es el de Dios (en este caso el Dios apocalíptico y es con diferencia el tema más poderoso e imponente de la película). No recuerdo mucho de la película, pero creo recordar que al igual que en "The Omen" los personajes prácticamente tampoco hablan de Dios, o por lo menos no hay indicios con los que poder asociar ese tema a él, sin embargo yo creo que Rózsa trató de que sí estuviera presente como personaje en determinados momentos con la música, principalmente para manifestar su poder.

Ahora mismo no se me ocurren más casos, pero seguro que en otras películas religiosas Dios está presente musicalmente como personaje. En el caso de Satanás en otras películas de terror imagino que quizá también habrá alguna más, aunque tal vez no tan explícito como lo hizo Goldsmith.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar