Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
23.896
BANDAS SONORAS
4.849
COMPOSITORES
5.460 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

33, LOS

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Horner, James
Sello: WaterTower
Duración: 63 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: 33, The
Director: Patricia Riggen
Nacionalidad: EE UU
Año: 2015
ARGUMENTO

Narra los sucesos reales que ocurrieron en Chile en agosto del 2010, cuando el derrumbe de una mina dejó atrapados a 33 mineros a unos 720 metros de profundidad durante 70 días.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
7
PUNTUACIÓN USUARIOS
8.4
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Uno de los testamentos cinematográficos del compositor es una banda sonora muy sencilla en sus pretesiones, que se ubica a ras de personajes (trabajadores, gente humilde) para arroparlos de un modo afectuoso obviamente con elementos orgánicos étnicos. Se construye en base a un notable tema principal compartido, una música que se aplica tanto para explorar la desolación, angustia y preocupación de ellos y de sus familiares, como para enfatizar la esperanza e ilusión por una resolución feliz, como por ejemplo cuando suena al llegar al lugar los equipos de rescate. Acaba de modo radiante, casi en el modo de un himno o tributo musical. En cierto modo, recuerda a aquellas músicas con las que se significara tanto Mikis Theodorakis para películas de contenido social, obrero o sindical. Sucede, eso sí, que esta no es una película de Miguel Littín o de Costa-Gavras sino un filme plano y sin mensaje reivindicativo o político y la música queda así un tanto impostada.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Mario Pons
Fecha de publicación: 17.09.2016
Esta madrugada tuve la oportunidad de ver la película (que más tarde hizo que me pusiera a ver las noticias reales en el canal chileno para ver cómo estos grandes mineros eran sacados en la realidad del refugio)
Me hizo comprobar que esos diez minutos (donde todos los mineros salen y hasta el último se queda a mirar el refugio donde han estado) son totalmente reales, pues viendo cómo sacan a Mario Sepúlveda, el minero interpretado por un gran Antonio Banderas, hizo lo mismo que sale en la película al salir.
Una pelicula muy conmovedora que llega al punto clímax antes de los créditos, cuando la pantalla queda en negro y una frase ya llena mis ojos de lágrimas: "In the Loving Memory of our friend, James Horner"

El Planteamiento – Ya en "the Atacama Desert", el primer track de la banda sonora y también en "Empanadas for Darío", Horner nos muestra la humildad y el adjetivo que tanto he visto en los comentarios de abajo, la honestidad de los mineros y del pueblo chileno en general, algo que Horner realmente transmite bien con su música: el primer punto a favor para esta banda sonora.
Toda la honestidad da paso a un track aventurero, seguido de un claustrofóbico tema de acción que se da cuando la mina se colapsa en el interior y los mineros quedan atrapados, un tema reminiscente a la mejor acción escuchada en “Titanic”. Una primera parte deliciosa donde ya se nos muestra un inicio, a punto de ser continuado por el nudo de la película y la banda sonora. Un inicio donde se plantea a los personajes (también musicalmente), el lugar (la mina) y el problema (el colapso), todo cuidadosamente detallado por Horner.

El Sentimiento de Claustrofobia – Algo que Horner ha sabido musicalizar de una manera genial en esta banda sonora es el sentimiento de claustrofobia, que mezclado con la acción encontramos en la mencionada “the Collapse” pero que James también sabe mezclar perfectamente con la preocupación en “Buried Alive”, un tema minimalista arropado por el sentimiento de desesperación y que acompaña al sufrimiento de los mineros.

La Estructura de la Banda Sonora – Los temas escuchados en la superficie son normalmente los temas más alegres, los que siempre dan esperanza al espectador.
Así pues, James Horner basa este nudo musical de la banda sonora en dos pisos: el de arriba y el de abajo. El de arriba, acompañando de nuevo a la humildad del pueblo chileno y a la esperanza de las familias y el gobierno. El de abajo, en cambio, claustrofóbico, minimalista, más dramático...

El Tema de “Los 33” – Al final de esta banda sonora, hay dos tracks que son la clave para saber qué tema es el principal. “Los 33” tienen un tema principal, sí. O quizá deberia decir dos. Exacto, dos.
Los 33 tienen un tema como chilenos pero a la vez tienen un tema como familia, como hermandad. En los dos últimos temas veis a lo que me refiero: “the 33” como tema de pueblo chileno y “Hope is Love”, como tema en el que los mineros son retratados como una hermandad unida. Unida por la esperanza y el amor, como el título expresa. Unión que les ayuda a sobrevivir.
Como curioso dato aunque totalmente necesario narrativamente tanto en film como banda sonora, el tema de los 33, como chilenos, solo se escuchará en la superficie y el tema como hermandad, se escuchará en el lugar donde lucharán por su libertad y la supervivencia: bajo tierra.

El Matiz Narrativo – En “Aiming to Miss”, James Horner compone un track que aunque no lo parezca, está lleno de matices narrativos muy interesante. Probablemente, sea el tema menos interesante a escuchar en su escucha aislada pero si se analiza es uno de los más determinantes: en este tema, el Ministro de Mineria de Chile plantea una solución, cuando todo parece perdido, al líder del rescate. En esta escena, no se ve a los 33 mineros pero Horner los introduce musicalmente, como contexto para el tema, ya que son el objetivo de la misión, el problema que necesita esa solución. Además, Horner introduce un tema muy escondido durante la banda sonora pero que también existe, basado simplemente en percusión: el tema de la mina.
Lo encontramos al final de “the Atacama Desert” o en “Buried Alive” y también al final del track que estamos comentando, mezclado con el tema principal para explicar al espectador (aunque visiblemente por la escena ya se entienda) que la solución es para sacar a los 33 mineros de la mina.

Momentos Horner – Uno de los momentos más “Horner” lo encontraremos al final de “Fénix”, incitando a la esperanza, al descubrimiento de la salvación pero sin mostrarse tampoco muy clara, de algún modo incluso minimalista... y también en “First Ascent”, para la mitad del track, mientras uno de los mineros, interpretado por Mario Casas, sube en la cápsula, música que representa el estar a punto de ser liberado de una prisión musical que estaba siendo claustrofóbica.

El Temazo – El final llega con “Celebrations”, probablemente el mejor tema de la banda sonora, en el que más se desenvuelve. Aquí, no solo los mineros quedan liberados sino que Horner, musicalmente también libera la orquesta para que pueda engrandecerse. Una lección musical en toda regla: el drama del piso de abajo se suma a la humildad y a la alegría y esperanza del piso de arriba y emergen en este temazo. Sí, puede recordar por ejemplo a “Mi Gran Amigo Joe” o a otros temas del compositor, pero nadie puede negar la belleza, el himno de celebración, la liberación que uno siente, además viendo a los mineros salir de la cápsula Fénix, que provoca el que es el mejor tema para todo aficionado a las bandas sonoras y a Horner.

Las Canciones – Si bien no son el tipo de música que me gusta, no veo de relleno estos dos temas cantados: “Gracias a la Vida” y “Al Final de este Viaje en la Vida”, claramente necesarios en una banda sonora que pertenece al corazón de Chile, una banda sonora para los chilenos pero sobretodo para los fans del tristemente difunto Horner.

7/10
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Jack Grensleaves
Fecha de publicación: 15.03.2016
No, no puedo ser objetivo con este postrero score de Jamie. Le he seguido desde su Elora Danan en los 80s cuando a base de Krulls y Cocoons varios y reválidas como S.T.II fue haciendose un nombre en la industria. Como fan suyo defendí en el antiguo foro de MBSO (soy el antiguo Hornerman) hasta el límite sus autoplagios y parabarás cuando muchos de los demás no soportaban que algunos le prefirireramos por encima de Zimmer, Williams o ¡HEREJIA! Goldsmith.

Y todo para que? para concluir una mañana de junio, volando arriesgadamente en el parque natural Los Padres en California...

Ahora como coda a una vida entregada a la pintura emocional de películas con el pincel rematando sueños via partitura nos llega "Los 33" y no puedo ser objetivo, me duelen las entrañas y el alma cuando escucho "highlights" como "Camp Hope", "We are all well in the refugee, The 33", la catártica "Celebrations" o los créditos "The 33" desgarradora en lo que evoca y me evoca, pero es en la coda a toda una vida y carrera "Hope is Love" donde uno se rompe por dentro, el último canto del poeta donde se entrega por completo a un ideal ya caduco y fuera de su tiempo. Pero fue ese ideal el que nos unió a todos sus fans/seguidores, a pesar de la maledicencia y las críticas más o menos argumentadas, creimos en la pureza de su lenguaje y nos dejamos transportar mediante la magia orquestada (o no) a lugares sólo conocidos en sueños. Ahí estuvo su grandeza, ya intacta e inalcanzable al convertirse el hombre en mito.
Puedo decir con orgullo que viví en los tiempos de James Horner, pero entonces... Porqué me llora el corazón cuando hoy vuelvo a escuchar "Casper Lullaby"?

Por qué?

Por qué James?

Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (manu) Manuel Monteagudo Lopez
Fecha de publicación: 18.11.2015
Pues seré yo quien dé la nota de la discordia, si bien no me ha parecido un mal score, en absoluto. Pero de ahí a calificarlo como una de sus grandes obras cuando este mismo año nos ha regalado una maravilla como Wolf Totem no me resiste comparación, sintiéndolo mucho. Aún así, The 33 es una obra sencilla, muy honesta en sus pretensiones y propósitos, y en la que Horner demuestra la eficacia de un compositor que ha dejado huella a todos los amantes de la música de cine. Quizá sea en sus pequeñas intenciones donde Horner luzca mas en esta obra, y desde luego, como testamento cinematográfico (aunque aún nos espera una muy esperada como es Los 7 magníficos...o eso dijo Antoine Fuqua) es perfecto, pero de ahñi a calificarla como una gran obra en su carrera creo que hay un gran techo. Aún así, una emocionante despedida de un compositor al que la mñusica de cine echará mucho de menos...pero mucho.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Luis Sandoval
Fecha de publicación: 17.11.2015
Emotivo y honesto trabajo de James Horner. Si bien tiene calcas a temas previos - habitual en su carrera - es, en definitiva, el Horner que gusta y conmueve. Debo admitir que durante los primeros minutos de la primer pieza tuve una sensación de indiferencia. Sin embargo, conforme avanza se descubre ese estilo étnico del que sabía sacar partido. Evoca con maestría el aire sonoro de Chile y ese sazón andino tan peculiar y bellamente escrito por el compositor.

Es una pena que no volvamos a escuchar algo nuevo de Horner. No obstante, este último trabajo es un "farewell / end credits" digno de su prolífica y brillante carrera.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: FeisalJarre
Fecha de publicación: 11.11.2015
Maravilloso legado el que nos ha dejado Horner en forma de esta composición. Tras la normalita \"Southpaw\", aquí vuelve a puntuar muy alto con una partitura que recuerda a sus mejores trabajos por la carga profunda de emotividad que conlleva cada nota, así como el retrato musical que hace de los mineros y los estados de ánimo por los que van pasando. Todo ello con sensibilidad y emotividad nada impostadas, sino con profundidad y partiendo de un tema principal sencillo y hermoso, con una guitarra vertebrando cada nota y esculpiendo los sentimientos de los 33 protagonistas (a pesar de que no puede evitar tomarse prestado a sí mismo unas notas muy evidentes de \"La máscara del Zorro\"). También es muy de agradecer el uso de instrumentos de la zona, como esa flauta con la que Horner retrata la humildad y el carácter de los mineros, en un tema que recuerda poderosamente al de la legendaria \"Under Fire\" de Jerry Goldsmith. También hay reminiscencias de Morricone y esas partituras con las que retrataba y homenajeaba a los trabajadores, obreros y gente de clase baja, como en \"Novecento\" o \"Queimada\". En tracks como \"Prayer/Camp Home\" o \"Drilling\" es donde más lucen estos temas, pero la composición es una progresión constante que va \"mostrando\" narrativamente las fases por las que pasan los mineros, hasta terminar en un desenlace pleno de emoción y belleza, especialmente en las pistas \"Celebrations\" y \"The 33\". Esta partitura hace que sea aun más duro de asumir que no volveremos a escuchar nada más de Horner, pero al mismo tiempo es el más hermoso regalo que podía haber hecho al cine, el perfecto colofón de su carrera. Porque aunque no sea su obra maestra, ni sea tampoco un trabajo que marque un antes y un después, \"The 33\" es el mejor Horner, un compendio de las virtudes que le hicieron grande tamizadas por la madurez y la experiencia, su emotividad de siempre esta vez con una carga de identificación y homenaje a los personajes de la película como pocas veces se vio en su trayectoria. Una joya que guardaremos siempre.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar