Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 15 YEARS ON INTERNET
22.672
BANDAS SONORAS
4.488
COMPOSITORES
5.084 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ASSASSIN'S CREED

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Kurzel, Jed
Sello: Decca
Duración: 67 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Assassin's Creed
Director: Justin Kurzel
Nacionalidad: EE UU
Año: 2016
ARGUMENTO

Gracias a una tecnología que permite el acceso a los recuerdos genéticos, un hombre revive las aventuras de un antepasado suyo que vivió en la España del Siglo XV.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
7
PUNTUACIÓN USUARIOS
4.6
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Reseña de Jesé Cabezas:

Tras haber visto la película, he de reconocer lo bien que funciona el trabajo del compositor de nuevo junto a las imágenes de su hermano Justin. Es una casi extensión lúgubre y vigorizada de Macbeth (15). Como aquella, la música ni quiere ni pretende narrar nada, más bien ambientar el trasfondo de lugares y situaciones con un sonido tan ambiguo como lo es la fotografía, el guion o la interpretación de los personajes. Tiene muchas referencias orientales en primer lugar debido al origen innato del Credo de Asesinos, y porque los recuerdos genéticos nos trasladan a la España sumida en el cruce entre "moros y cristianos". Las partes de acción (pocas) son frenéticas y la música se encarga de aportar el grado de emoción que derivan las persecuciones y luchas que observamos. Pero son las escenas de transito y baja intensidad escénica donde, para este que escribe, brilla más esta banda sonora. Porque se siente la claustrofobia, la desorientación y la irrealidad que vive el protagonista en esta prisión Templaria y Madrileña.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (ignus) Ignacio Marqués Cuadra
Fecha de publicación: 10.01.2017
Ya que el buen amigo Jesé ha resaltado las cosas positivas de esta banda sonora, como sucedió en el apasionante debate que mantuvimos en la ficha de “Warcraft”, me va a tocar otra vez a mí hacer el papel del malo. Allí me puse la careta del malvado chamán orco Gul’dan, y esta vez me pondré la de templario, o en este caso debería decir ¡inquisidor! jeje. Porque una vez más, desde mi punto de vista, queda en evidencia que las bandas sonoras de los videojuegos están muy por encima y se desenvuelven más ágilmente que las de sus respectivas adaptaciones de cine, que no sé qué demonios ocurre pero acaban siendo siempre muy ortopédicas (salvando alguna honrosa excepción como creo que es el “Prince of Persia” de HGW, aunque también sea un poco irregular). A mi juicio pasó en “Warcraft” y aquí se acentua aún más. Y aunque este trabajo de Jed Kurzel logra ser mínimamente eficiente en la película y trata de adentrarse un poco en la psique del protagonista (como hizo mucho más brillantemente en Macbeth), aquí, a diferencia de lo que hizo Jesper Kyd en los primeros juegos, creo que flaquea bastante en un punto importante por un lado y, al tratarse de una película y no un videojuego, comete a mi juicio otro error garrafal por otro lado.

Lo primero que quiero señalar es que prácticamente no hay contextualización musical del pasado (lo poquísimo que hay es pobre, insuficiente y absolutamente decepcionante). Esto es ya un punto que se separa bastante del sello de identidad de los juegos y es algo que hasta cierto punto puede tener una intencionalidad más o menos buena en la película -como reflejo de que el protagonista sigue encerrado en su amarga realidad del presente, a pesar de estar viviendo varios momentos de su antepasado- pero, al igual que hace la película, a costa de sacrificar todas las enormes posibilidades que planteaba ese pasado, precisamente para conseguir justo lo contrario y lo que a mi juicio habría sido mucho más interesante, una vía de escape del cautiverio del protagonista en esa otra realidad (ese nuevo enfoque y alejamiento de los juegos es lo que más detesto de esta adaptación, que en su algo forzada y pretenciosa oscuridad está a mi juicio una de sus principales debilidades). Podría haberlo hecho basándose también en lo lírico y en la fascinación por los entornos históricos independientemente de que la realidad dibujada fuese también oscura, con sus sombras (aunque eso también está exageradísimo en la película y se hace una tergiversación de la Historia y personajes históricos que lo único que realmente consigue es fomentar una idea errónea y muy tópica de nuestra Historia) que es como se planteaba en los juegos y creo que habría sido una opción mucho mejor si la película se hubiese planteado también así y no tan gris en sus dos realidades, tan monocromática, tan absolutamente deprimente, que hace que se contemple todo desde la lejana distancia y no la cercanía necesaria para empatizar con los personajes y la historia (y eso que el pasado transcurre en Andalucía, donde la luz precisamente no es escasa, al contrario de lo que retratan aquí que por momentos parece que seguimos en la gris Escocia de Macbeth). Jesper Kyd (y los sucesivos compositores que han trabajado en la saga) logró abordar todo eso en los juegos sin olvidarse tampoco del presente, utilizando su particular estilo donde se fusionaban los elementos étnicos y líricos del contexto histórico-geográfico con los modernos y electrónicos que nos vinculaban más con el presente. Aquí eso ya no está, tan solo inserta ciertos elementos orientales arabescos (que curiosamente me han recordado más a algunos momentos de los juegos de “Prince of Persia”), dando la espalda a todo lo que, por ejemplo, podría haber sido un interesantísimo acercamiento a las raíces musicales españolas y a todo el misticismo que podría haber dado de sí el muy presente tema religioso del S XV, y que por supuesto estaba en las bandas sonoras de los juegos. Total, un completo desperdicio.

El otro fallo es que la banda sonora es tremendamente estática y no hay prácticamente progresos ni evolución en su música. Termina igual que comienza sin que haya un mínimo desarrollo de por medio, y es excesivamente monotemática. Está todo el rato subordinada a la película ya que parece que es ésta la que va tirando de ella, pues sigue llenándolo todo de gris, de abstracción, de monocromía, y creo que en este aspecto no ayuda a la película, más bien la perjudica y pone de manifiesto la torpeza con la que han abordado el director y el compositor el apartado musical. Los temas de acción presentan cierto dinamismo, pero están absolutamente faltos de todo, de épica, de verdadera agilidad, de emoción. Está todo hecho sin garra, sin personalidad, sin ser comercial pero tampoco aportando algo novedoso y coherente con el contexto de la época, sin entrar realmente en lo que viene siendo la trama del presente (hay un tema central absolutamente ambiguo que parece que sirve para exponer de modo dramático el cautiverio que está viviendo el protagonista y luego, si no recuerdo mal, se utiliza en la escena de la Catedral de Sevilla en el presente y sin que esté siquiera el protagonista. En fin, que lo único que consigue plantear la banda sonora es el hermetismo psicológico que ya logra perfectamente por sí sola la película, con un par de temas dramáticos de lo más deprimente (en todos los sentidos). En este aspecto la banda sonora me parece un absoluto fracaso, aunque la culpa es más del enfoque que le han dado a la película. Donde Jesé ve que es positiva esa ambigüedad e indefinición de la música, yo solo veo un lastre y un querer atarse de manos y pies, que finalmente en lo que deriva es en no aportar, no construir y no matizar.

Todo esto que he comentado obviamente es solo otro punto de vista y me encanta tener de vez en cuando una opinión tan diferente a la de Jesé para que puedan surgir interesantes debates. Pero, honestamente, para mí es una BSO que voy a olvidar muy rápidamente porque no le encuentro nada destacable o de interés, que va navegando a lo largo de todo el film muy a la deriva. Y me entristece que después del buen trabajo que hizo el compositor en “Macbeth” aquí haya pretendido hacer algo parecido cuando, pienso, no tocaba porque en lo que incide ya queda resuelto en la ambientación, el guion y la nula definición de personajes. Con la visión que ha tenido el director ídem, me parece una gran equivocación no haber aprovechado ese posible contraste que podría haber dado de sí ese presente necesariamente (aquí sí, la parte del presente en Abstergo es lo único que rescato aunque no necesitaba tantas escenas) monocromático y claustrofóbico con la luminosidad, fascinación y amplitud que pide a gritos ese fascinante pasado. Aprecio la buena intención de haber intentado hacer algo distinto y menos convencional (aunque por mucho que algunos digan esta película no tiene nada de personalidad y no hay rastro de autoría por ningún lado), pero creo que no lo han conseguido. Una verdadera lástima.

https://www.youtube.com/watch?v=ZU_w0TxKe0I

Casi que habría metido ese mismo tema del tirón si las escenas del pasado hubiesen sido algo más que carreras y saltos (lirismo, guitarras españolas, cánticos en latín, voces místicas, flautas orientales para no perder esa conexión con lo árabe...).
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: (Feisal) Isaac Duro Sánchez
Fecha de publicación: 12.01.2017
No mucho más se puede añadir a tu enorme y desarrolladísimo análisis de la banda sonora. Únicamente expresar que estoy completamente de acuerdo en que si ambos hermanos Kurzel tenían una intención diferente u original de abordar musicalmente esta adaptación han naufragado a pesar de que, en según qué temas y qué momentos, parece que hay un esfuerzo por construir algo que finalmente se queda en nada. Las melodías y composiciones de Jesper Kyd eran mucho más elaboradas y cumplían una función más definidad y, por lo tanto, eran más importantes para los argumentos. Creo que la propia indefinición de la película y su guión contribuyen a lo desvaída de la música de Kurzel, que se empeña en repetir sonoridades y texturas que ya realizó en "Macbeth" cuando "Assassin's Creed", por mucho que pretendan Kurzel y sus guionistas de dotarle de un aura de profundidad y reflexión, es una aventura cuyo fuerte debería ser (como en los juegos) las tramas e intrigas que se desarrollan en el pasado y en los marcos fastuosos de civilizaciones y épocas antiguas. Por desgracia, la BSO no atiende a esto e incluye tracks tan, literalmente, horrendos como esa "Columbus Suite" que se hace durísima de escuchar. Una pena y una oportunidad perdida.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Manu Martinez
Fecha de publicación: 29.12.2016
Muy pero que muy lamentable banda sonora a base de ruidos insufribles y que dañan el oido...vale que seas el hermano del director y te enchufe a una pelicula de serie a pero por dios,porque dañar al espectador..aqui no hay temas, son mezclas absurdas que bien podia haber echo un dj borracho a las 4 de la mañana....y que este elemento vaya hacer la nueva de alien!!!que dios nos pille confesaos...triste final para un lamentable 2016.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar