Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
25.027
BANDAS SONORAS
5.158
COMPOSITORES
5.748 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

GUERRA DE LOS MUNDOS, LA

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Williams, John
Sello: Decca
Duración: 61 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: War of the Worlds
Director: Steven Spielberg
Nacionalidad: EE UU
Año: 2005
ARGUMENTO

Una masiva invasión de extraterrestres atacan y destruyen cuanto se encuentran en su camino. Un hombre intentará proteger la vida de sus dos hijos.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
8
PUNTUACIÓN USUARIOS
7.7
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

1.- La música del caos

Una de las principales características del filme es que convierte en impredecible aquello que es perfectamente previsible: un ataque sucederá a otro, y eso se sabe; el cómo se producirán los ataques y, más importante, cómo escapará el protagonista es la baza sobre la que el director mantiene la tensión. Si los ataques de los extraterrestres son brutales, fulminantes y generan desorden y caos, es lógico que la música sea a su vez brutal, fulminante y que genere asimismo desorden y caos. Por ello, Williams elude construir su partitura en torno a algún tema reconocible al que el espectador pueda agarrarse emocionalmente para buscar cierto alivio o asimilación (algo así como: bueno, sabemos que son bichos muy perversos, y lo sabemos porque la música nos lo está explicando). Si en Close Encounters of the Third Kind (77) se tendía hacia una construcción temaria era precisamente porque la película -y la música- estaba llevando hacia algo concreto: el encuentro; y si en E.T. The Extraterrestrial (82) sí habían temas reconocibles era, entre otras cosas, porque se quería del espectador una actitud empática hacia el extraterrestre protagonista. Y lo mismo con respecto a Jurassic Park (93) los dinosaurios estaban agrupados en torno a un tema unificador que magnificaba su grandeza. En War of the Worlds, sin embargo, los alienígenas son seres completamente desconocidos, fantasmales, que actúan a través de su maquinaria de muerte y la música no nos va a aclarar nada sobre ellos que no sea lo que es obvio: han venido a destruir la Tierra. Así, permanecen en el enigma del anonimato. De haber escrito un tema musical dedicado a ellos, Williams, en realidad, los hubiera humanizado (exactamente del mismo modo que se humanizó, con propósitos evidentes, al escualo de Jaws). Pero no es el caso.

Al no existir temas referenciales (un tema principal o temas centrales reconocibles e identificables, por ejemplo) lo que se genera es exactamente eso: caos y desorden. Es virtualmente imposible, así, que el espectador pueda recibir de la música indicaciones que le hagan valorar el estado de la cuestión en las diversas escenas, ni tan solo en aquellas en las que la presencia física de los extraterrestres es explícita. Y como bien sabe Williams, el caos y el desorden son el paso inmediatamente previo para provocar el terror. Lo consigue mediante una música elaborada, ocasionalmente densa, muy violenta, pero también de factura clásica incluso en su impresionismo, lo que da como resultado, justamente, mayor zozobra.

Pero si los extraterrestres no traen al Planeta Tierra un tema musical concreto y definido, tampoco los humanos (representados en la figura de Tom Cruise) lo tienen, de tal manera que quedan a merced de su mala suerte, sin arropamiento emocional desde la música, pero no por ello Williams los ha dejado solos. Aunque tampoco los va a ayudar mucho.

2.- Lucha a vida o muerte

Hay un doble nivel dramático muy interesante en la música de War of the Worlds, que se cocretiza en la pugna que se entabla entre dos tipos musicales diferentes, bien definidos y contradictorios: la música de los extraterrestres frente a la de los humanos. La primera, como se ha indicado, es caótica y violenta, pero muy poderosa, tanto por su sonoridad como en su escritura. No es, en realidad, una música que describa acciones concretas ni que realce aquello que se está viendo (aunque obviamente también lo hace), sino que es una música que se aplica en contra del espectador, como si Williams estuviese dentro de una de esas máquinas de destrucción manejadas por los extraterrestres y, mientras éstos destruyen humanos, el compositor mina la moral de los espectadores. Frente a ella, la música de los humanos, melódica, frágil y, por tanto, deliberadamente débil.

En el contraste entre ambas, naturalmente, quienes salen perdiendo son los humanos: la música de los extraterrestres, en la comparación, acaba siendo aún mucho más poderosa. Algo muy parecido a lo que ya se hiciera en Jaws (75) Y la debilidad en la música de los humanos, cuando encuentra su espacio físico en la película, no hace sino evidenciar su falta de fortaleza, su absoluta impotencia ante el devastador enemigo. Al no existir temas definitorios, no se trabaja con el duelo tema-contratema, pues ello en realidad así se estaría dando cierta esperanza al triunfo del Bien sobre el Mal. Y esperanza hay tan poca que en la resolución final -con el exterminio de los extraterrestres y, consecuentemente, de su música- la música de los humanos no llega a expandirse, aunque sí aliviarse moderadamente. Y es que todo aparenta ser tan solo un punto y seguido.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
de 0 a 5 Comentarios de 6
Siguiente
Usuario: Pedro De Juan Segura
Fecha de publicación: 28.05.2018
Demasiado oscuro, para mi gusto. En general, cuando Williams compone para películas oscuras, me resulta algo tedioso y repetitivo, pero es mi gusto personal.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Fabio
Fecha de publicación: 18.02.2014
Pues a mi me parece un score cojonudo, terrorífico y angustioso como ninguno. Me encanta este Williams, sigue siendo igual de grande que cuando me entusiasma con su poderío orquestal. Siendo una banda sonora más incidental, la considero de primer orden. El más que inquietante prologo deja ya claras intenciones de lo que el maestro nos regala en este trabajo.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: RabinJablonsky
Fecha de publicación: 02.07.2012
Para muchos, una de las bandas sonoras mas polemicas de Williams, para este servidor, uno de sus trabajos mas intensos y mas oscuros dentro de su vasta filmografia, ofrece dinamismo, drama y mucha, mucha accion, y lo mejor que funciona cojonudamente con las imagenes del film de Spielberg, a pesar del monton de polemica que habido a su alrededor, creo que es una burtal banda sonora, asi de sencillo, pura genialidad en estado puro.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Eugenio
Fecha de publicación: 10.05.2009
Estoy de acuerdo en que es una gran banda sonora aunque no de las mejores de Williams. Las críticas se deben sólo a que es música fuera de lo normal, como ya ocurrió con El planeta de los simios de Goldsmith, que es superior pero también fue criticada en su tiempo.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Mikel C.G Siw
Fecha de publicación: 26.04.2009
Que John Williams compusiera esta banda sonora obviando cualquier leitmotiv reconocible y prefiriera enfrascarse en una atmosfera menos dependiente de las imágenes, dio como resultado un trabajo muy polémico en su día, y seguro que todavía sigue provocando debate. Lo cierto es que a Williams talento, lo que es talento, no le faltó, a pesar de lo que muchos quieran sentenciar vanamente. Pero su resultado en esta ocasión no convence del todo. Con las imágenes la verdad es que queda asombrosamente, aunque en su escucha aislada esa incidentalidad pesa, en opinión de un servidor, sobre la resolución global del trabajo. Con todo, una banda sonora “de altura”. Como los Zancudos, vaya.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
de 0 a 5 Comentarios de 6
Siguiente