Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
25.046
BANDAS SONORAS
5.165
COMPOSITORES
5.753 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios MundoBSO 2015
Nominada Mejor BSO extranjera

MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Junkie XL
Sello: WaterTower
Duración: 121 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Mad Max: Fury Road
Director: George Miller
Nacionalidad: Australia
Año: 2015
ARGUMENTO

Cuarta entrega de Mad Max (79). Un grupo huye de una ciudadela tiranizada y se inicia una persecución sin tregua por las arenas del desierto...

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
7.2
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Es importante señalar la importancia que se le ha dado en este filme no solo a la música sino también al sonido (los efectos de sonido, especialmente), todo ello para magnificar y singularmente para involucrar al espectador, cometido imprescindible para mantenerlo sentado en la butaca durante dos horas de frenesí adrenalítico. A grandes rasgos, tanto en las dos primeras entregas (con música de Brian May) como en la tercera (firmada por Maurice Jarre) las bandas sonoras se sostenían en el mantenimiento de una dualidad musical en dos extremos, muy equilibrados: por una parte, músicas apocalípticas, agresivas y caóticas, y en el lado opuesto, un temario dramático para resaltar el anhelo por la libertad, por el sueño por un futuro mejor o para explicar motivaciones y emociones de personajes, según el caso. Música árida, atonal o electrónica frente a melodía, orquesta, lirismo… y esto es algo que se repite aquí, lo que evidencia la decisión de George Miller de mantenerse leal al espíritu y la dinámica de los filmes precedentes. Y lo hace, pero con trampas. Con una breve excepción, en toda la fantástica primera parte de la película (no entraré en detalles, simplemente diré que en un buen trozo de película) no hay música, hay apocalipsis, y funciona de maravilla. La música es una música de efectos de sonido, de destrucción, la de un mundo que ya no existe, de desolación y aridez. Son varios temas industriales (con orquesta y electrónica), bien hechos y con estupenda producción. Y todas estas músicas sirven para amplificar los espacios y llenarlos de muerte, de violencia extrema, de asfixia, que son áridos y se imponen arrogantemente haciendo que el desierto resulte irrespirable, demencial y peligroso. Todo ello, pensado no tanto para ambientar (que obviamente también) como para acosar al espectador, que es la víctima principal. Un ejemplo: El resultado, insisto, es brillante. Pero hay un problema o cuando menos un riesgo: el espectador aguanta la incomodidad y la asfixia, pero hay límites. Puede suceder que, bien por saturación o por pura protección, no quiera seguir inhalando aire musical irrespirable, se acostumbre a él y comience a resultarle todo indiferente: el gas tóxico deja entonces de ser venenoso. Y si sucede, de nada sirve la música, que se convierte entonces en un mero ejercicio de artificios, impostada. Hay que ser un maestro para lanzar tóxicos de principio a fin y tener al espectador dominado y desprotegido, como hicieron Jerry Goldsmith en Planet of the Apes (68) o Bernard Herrmann en Psyscho (60), por citar dos ejemplos. Y para los que no son maestros, sirve y ayuda el recurso de introducir balones de oxígeno: la melodía, las emociones, las razones, la empatía. Es decir, una música que alivie, que quite presión y resulte agradable al espectador. Generalmente poniendo la cámara musical en la perspectiva de alguno de los personajes, para que el espectador sea testigo -incluso partícipe- de sus emociones, sentimientos, pensamientos, fortalezas o debilidades, lo que sea pero que dé cierta tregua y permita respirar. Como he comentado, es lo que George Miller hizo en sus anteriores filmes y que repite aquí. Hay un primer problema en que hay demasiadas músicas oxigenadas, que sí explican alguna cosa en concreto pero que al final resultan demasiado dispersas, cuando debieran concentrarse en algo. Pero el gran problema -y la trampa- en la película empieza cuando entra la primera melodía a dar oxígeno… y el apocalipsis desaparece para no volver hasta el final. En una escena determinada (no entraré en detalles: cuando todos han de cruzar determinada barrera) es cuando aparecen los primeros balones de oxígeno pero la película comienza a dejar de ser apocalíptica para convertirse en una película de acción: todos los espacios antes ocupados por músicas atosigantes, venenosas, ahora lo empezarán a ser por músicas para enfatizar la acción, músicas de dinamización, músicas de género. Ninguna de ellas ha de hacer sentir incómodo al espectador, sino todo lo contrario: con el cambio de música, acaba la tensión y empieza la diversión. Solo con un cambio de música. Junkie XL no es Goldsmith, no es Herrmann, tampoco es Jarre. Pero es que en 2015 ya no se asumen riesgos y el atrevimiento no cotiza en bolsa, así que si hay que renunciar para complacer, pues se renuncia, y la música es aquí una renuncia a lo que se había presentado. También tiene parte de engaño: no es hasta el final del filme cuando se recupera esa sonoridad arcaica y apocalíptica, para hacer creer al espectador (un juego de prestigiditación que funciona muy bien) que todo, absolutamente todo, ha sido apocalipsis, cuando no ha sido así, cuando al espectador se le ha vendido gato por liebre para tenerlo contento, no incómodo, y asegurarse réditos en taquilla, temiendo absurdamente que una cuota de incomodidad restaría diversión al espectador, cuando no debiera ser así. La música es afortunadamente una herramienta de manipulación fantástica en este gran arte de la manipulación que es el cine. Pero hacer juego sucio no está bien. Los que saben jugar sus cartas no necesitan hacer trampas en las partidas en el cine. Y esta es una película con muchas virtudes que podía ser realmente excepcional pero que acaba siendo algo convencional. Será un gran éxito comercial, y bien merecido. Pero no hay nada de memorable en lo musical, y podía haberlo habido.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Mikel C.G Siw
Fecha de publicación: 04.07.2015
MAX MAD FURY ROAD me parece un film potentísimo y lleno de adrenalina. Película salvaje y estilizada, destinada más a sorprender que a perdurar, con algunas secuencias apoteósicas y otras menos afinadas. Notable espectáculo al que, no obstante, le falta una banda sonora más inspirada. Posee algún que otro momento más o menos acertado, pero en líneas generales creo que es una detonación sonora que a menudo se pierde en medio de su propia exageración. No es una bso banal ni despistada; simplemente es música de cine muy torpe que prefiere no dibujar planteamientos ni consecuencias, configurándose por el contrario como una sintonía poco interesante y bastante estática. Me alegro por todos los que disfrutéis con semejante espectáculo musical. Para mí, esto ni es un soundtrack de acción ni es nada.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: jewen07
Fecha de publicación: 24.05.2015
Ya vista la película: La música se acopla, se amolda, acompaña, se fusiona, persigue, va junto, bueno....no sé qué adjetivo o termino más aplicar para explicar lo bien que traba la música de Holkenborg con las imágenes de Miller. ALERTA SPOILERS: El track -Storm is Coming- es tal cual la escena de la película, un in crescendo fastuoso que tanto visual como sonoramante deja exhausto al más pintado. Me encanta la tensión contenida del track -Into de Canyon-, melodía que también se puede vislumbrar brevemente en el track -Inmortan Citadel-, pero que antes de la metralla de -Brothers in Arms- aporta el magnetismo necesario y prepara el terreno. Por cierto hablando del track -Brothers in Arms-, muchas voces dicen que lo han puesto, vamos, que lo han largado como el que suelta el plato en la mesa, en una escena de acción del montón...JA. Claro que sí, del montón. Si alguien vio la persecución por el cañón a balazo limpio y granadas caseras entre Furiosa y Max y los motoristas, y no se emociono, disculpa amigo. Pero te equivocaste de film y de bso. Una secuencia brutal, un trabajo en equipo, hermanos de armas luchando por la supervivencia. De ahí salto a la MAGISTRAL -Many Mothers-. Sensacional, Sentida, Arrebatadora. Toda la escena del reencuentro entre las muchas madres restantes y Furiosa, y la consecutiva consciencia de que su mundo ideal se ha ido al carajo, es respaldada por esta virtuosa melodía que transmite todo el sentir y sufrir de este personaje, que a estas horas, ya ha robado muchos corazones. Furiosa, un personaje, una actuación -por Charlize Theron-, y uno pieza musical para la historia. -Chapter Doof- y -Walhalla Awaits- terminan la persecución de una manera Brutal y Épica. ¿Quién decía que el desenlace estaba mal tratado? Pero esperad, que esto no es el final. -Let Them Up-, coge la emoción y sensación de triunfo que pudieran quedar y los eleva a la gloria de la eternidad, a la misma gloria que merecen Furiosa y esas mujeres guerreras que elevándose sobre la multitud, ascienden entre tambores de victoria a su Edén Particular. Me encantan todos los tracks, pero solo menciono mis favoritos para no extenderme sin necesidad. Porque Nadie que ame el cine -o si queremos ir por la vía tikismikis, el cine de acción, que no deja de ser cine- puede dejar pasar este film que marcara historia, y lógicamente dejar de escuchar esta BSO, que para dolor de muchos y aprecio de otros, no solo es la mejor del tal Junkie XL, sino que es sin género de duda de lo mejor (que no la mejor obviamente) que ha parido la música de cine en los últimos 30 años. Ahí es nada jaja. Un Saludo y a Disfrutar.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: manu
Fecha de publicación: 19.05.2015
En mi opinión, la mejor obra de Junkie XL, aunque no por ello es excelente, ni mucho menos. Se agradece en su edición el incluir todas las pistas que se escuchan en el film (por cierto,el mejor film de acción años y años), pero es indudable que se hace extremadamente largo (e incluso interminable) el viaje, sin muchos temas o desarrollo que plantear para la extrema duración que tiene. A pesar de ello, sigo pensando que es su mejor creación, primero, por que presenta los temas de forma estupenda y rotunda y sabe desarrollarlas con buen tino (pese a la edición ya comentada), y con una variedad de temas (aunque tampoco nos pasemos) que no me esperaba en el compositor. Ahora...en su comunión con imágenes he de decir, y lo siento Conrado, que me ha parecido una gozada...una gamberrada que tiene pretensiones, pero a pesar de ello, una gamberrada.Por poner un caso, en su obra 300 el origen de un imperio, el compositor acudía al caos de forma desorbitada y sin gancho al que aferrarse (salvo en sus últimos temas)...en cambio aquí no sucede, y pone un rumbo claro durante toda su trayectoria, de ahí que, por ahora, me haya parecido la mejor obra del compositor. Sinceramente...me la esperaba peor, y cumple con solvencia (el comentado Brothers in Arms es un temazo, no lo neguemos, aunque el oprístico final no se queda atras).Muy Zimmeriana, pero en el buen sentido
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: RabinJablonsky
Fecha de publicación: 16.05.2015
Despues de haber visto, la apabullante pelicula, debo decir que Conrado tiene algo de razon, en terminos musicales, esta bso de Junkie funciona con las espectaculares y arrolladoras imagenes y el comienzo es antologico, a pesar de su consabido robo al tema de Artemisia de 300, bastante obvio e inclusive pense que saldria una voz masculina en plan etnico, pero la bso de Junkie le falta algo, le falta la presencia para realmente ser potente, es potente si, pero es vacia, pero es imperdonable que el mejor tema del disco: Brothers In Arms sea usado de esa manera tan deznenable posible, el tema es potente, es Junkie puro, pero se usa en una de las muchas espectaculares escenas de accion, cuando debia haberse usado al final y eso que Chapter Doof con esa guitarra malefica y furiosa es realmente potente, el problema es como bien dice Conrado, la musica tiene un significado al principio, para luego ser una mera acompañante de las escenas de accion, funciona, si, transmite algo al principio, pero con esta peli, Junkie podria haber destaco y va a ser que no, veremos si junto con el germano para el año que viene se pone a la altura, pero no os preocupeis, 300 sigue estando ahi para sacarnos la adrenalina, aqui por desgracia, no tanto.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: ignus
Fecha de publicación: 15.05.2015
Mentiría si negara que me lo he pasado muy bien viendo Mad Max, lo reconozco (por el trailer esperaba algo muchísimo peor), visualmente espectacular y de lo más trepidante que he visto últimamente, sin duda. Pero el argumento es de A a B y de B a C, se acabó. No por ello es un despropósito, es muy entretenida y tiene personajes y momentos que están bien, pero a parte de aportar una nueva visión de la saga, tampoco es que profundice esta nueva entrega en el mundo de Mad Max, algo que he echado mucho de menos. El poco argumento de la película creo que condiciona mucho a la banda sonora, donde Junkie se limita (tampoco puede hacer mucho más) a acompañar esta montaña rusa de dos horas. Por otro lado, la explicación de Conrado me ha condicionado un poco en la valoración final (cuánto me queda por aprender, porque me interesa mucho como gran aficionado que soy). Aún así, mantengo mucho de lo que dije en el foro. Narrativamente, me sigue pareciendo algo pobre y poco sustanciosa. Incide demasiado en lo ambiental y en el énfasis de todo, muy excesivo en todo momento, que acaba cansando por repetitivo. Nada que ver con aquellos enérgicos, pero sutiles, temas de acción de Brian May. En segundo lugar, el gran problema que le encuentro, es que hay demasiada música. Dos horas para una película de igual duración me parece innecesario, rellenar por rellenar. Y en tercer lugar, en relación con lo segundo, hay una enorme cantidad de música reciclada de otras obras del compositor, algo inevitable pues producir tantos minutos de buena música original creo que requiere un tiempo del que probablemente no se dispone. Lo dramático está bien, pero creo que no va más allá de la convencional resolución dramática de este tipo de filmes, sin aportar nada interesante. Y los temas, digamos, épicos, que se ponen más de parte de los protagonistas, creo que están muy desordenados. El “Brothers In Arms” (que es el único que me ha gustado, y bastante porque empieza con el caótico motivo del apocalipsis y se va desarrollando orquestalmente el tema de apoyo en contraposición) es el más épico y heróico de la banda sonora pero creo que no se encuentra en el momento de acción más privilegiado ni determinante de la película (yo creo que tendría que haber estado al final, como una suerte de última lucha de los protagonistas por la supervivencia), y al final resulta que los temas son perfectamente intercambiables. Por lo demás, esta obra funciona y tiene ideas pero queda lejísimos de las dos primeras entregas de Brian May y la tercera de Maurice Jarre, y vista la película me parece muy bien la electrónica, pero que se haga bien y no se recicle tanto. Además, siempre he pensado que las bandas sonoras de esta saga deberían de incorporar elementos del Western, aprovechando ese carácter de Western futurista de las películas, creo que sería un valor interesante. Esta banda sonora de “Mad Max” no es lo suficientemente arrolladora.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar