Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 15 YEARS ON INTERNET
22.393
BANDAS SONORAS
4.399
COMPOSITORES
4.981 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios Globos de oro 2016
Nominada Mejor música

Premios Oscar 2016
Nominada Mejor música

MOONLIGHT

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Britell, Nicholas
Sello: Lakeshore
Duración: 37 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Moonlight
Director: Barry Jenkins
Nacionalidad: EE UU
Año: 2016
ARGUMENTO

La existencia de un afroamericano en Miami desde su infancia hasta que, en plena guerra de los carteles de la droga, descubre su homosexualidad y busca su sitio en el mundo.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
6
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Banda sonora en la que se pretende dar un cariz refinado con música de aire clásico, que es elegante y que es combinado con temas ambientales. Es un modo de darle al protagonista singularidad y resaltarlo del entorno que le rodea, pero la música está débilmente estructurada y no acaba de cuajar ni de ser explicativa. Aporta distinción, pero más estética que dramáticamente. Solo el tema principal, sencillo, breve y bello aparece para acudir al rescate del protagonista, en puntuales ocasiones, donde lo abraza, le da ternura y lo expone en su fragilidad y necesidad de afecto. Pero fuera de estos escasos momentos, la música no acaba de encontrar su lugar, más allá de la que es meramente ambiental.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (manu) Manuel Monteagudo Lopez
Fecha de publicación: 27.02.2017
Moonlight es una preciosidad de película. La cinta, mas que hablar sobre el tema de la homosexualidad, trata sobre el encorsetamiento al que se ve sumido el protagonista ante sus inquietudes por una sociedad (negra, en este caso) que le impide ser quien es, y su director lo trata con una sensibilidad (y crudeza) digna de todo elogio, gracias a una puesta en escena que sabe imprimir un intimismo muy conseguido gracias a unos actores SOBERBIOS, que son los que consiguen transmitir en sus miradas y silencios ese dolor y amor por el que pasan sus personajes (y que el director, maneja a la perfección). Merecidísimas nominaciones por las que ha sido candidata en los próximos premios de la Academia.
Respecto a la banda sonora de Nicholas Britell, se puede decir que está a la altura de las circunstancias. La película se divide en tres bloques, de los cuales, la música toma partido durante los dos primeros a la hora de representar esa inquietud por la que pasa el protagonista, que va formándose poco a poco, sin saber que rumbo ha de tomar. Especialmente llamativo es el uso del violín para representar el conflicto por el que pasa, donde sus inquietudes intentan aflorar pero del que se resiste, y la música encuentra esa dualidad con momentos verdaderamanete conseguidos, como el momento en que enseñan a nadar al protagonista de forma que parece una purificación de su propia alma o aquel en la que el personaje principal toma una decisión que cambiará el rumbo de su vida (en la que la orquesta parece que va a dar inicio, o todo lo contrario, a su nuevo renacer, para bien o para mal). Estos dos bloques, donde su personalidad no está del todo definida, son primordiales para que la banda sonora muestre esa flor que está a punto de salir, con sus respectivos miedos por los que pasa a su edad.
Ahora, llega el tercer acto, y la banda sonora está, practicamente ausente ¿ La razón? El personaje ha crecido y finalmente ha encaminado su estilo de vida (distinto o no a lo que pensaba en un principio), por lo que ese enfrentamiento consigo mismo, apenas está presente, y esa sensibilidad queda representada por una selección de canciones que no podía ser mas acertada. Música rap que puede resultar agresiva con el estilo de vida que lleva el personaje, pero que en sus momentos de intimidad toma otro camino totalmente distinto (no por nada suena una canción de Caetano Veloso que resulta muy esclarecedora respecto a dibujar la mente de su protagonista). Una dualidad que sigue vigente, pero del que ya se ha tomado partido, y solo es en pequeños instantes (si mal no recuerdo, uno) donde la banda sonora hace acto de aparición, con un sentido claro respecto a esa sensibilidad e inquietud. Su final, con los títulos de crédito, aparece de forma que asienta todo lo escuchado previamente para así florecer las emociones frustradas del protagonista.
Por lo tanto, podemos decir que Moonlight puede parecer algo desangelada en su escucha aislada, pero en su aplicación a la película no podía ser mas afortunada. Muy contenida, tomando un partido respecto a lo que quiere describir dentro del propio film, y del que sabe ausentarse en el momento justo para que narrativamente cobre mayor sentido. Muchos clamarán al cielo por su nominación al Oscar, pero lo que está claro es que el trabajo de Nocholas Britell es delicado y sutil con sus imágenes, a las que acompaña como un personaje mas que aparece en los momentos precisos, por lo que su candidatura, no me parece para nada tan descabellada como algunos lo quieren tachar. Una obra cuya aplicación en la película no podía estar mas meditada.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar