Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
25.064
BANDAS SONORAS
5.169
COMPOSITORES
5.764 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios César 1981
Nominada Mejor música

PROFESIONAL, EL

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Morricone, Ennio
Sello: GDM
Duración: 36 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Professionnel, Le
Director: Georges Lautner
Nacionalidad: Francia
Año: 1981
ARGUMENTO

Un militar francés está dispuesto a vengarse de sus superiores, quienes lo condenaron injustamente a prisión.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
10
PUNTUACIÓN USUARIOS
9.6
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Una de las creaciones del autor más brillantes y lúcidas en el género del thriller europeo, con una partitura emblemática no solo por su sobresaliente tema principal, sino también por la gran soltura con la abordó la variedad temática y estilística, el sentido de humor refinado y el empleo de una instrumentación atrevida y valiente.

Ágora: Las Mejores BSO

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Ángel González
Fecha de publicación: 27.05.2018
Se ha hablado en no pocas ocasiones acerca de lo frustrante que resultaba la aplicación de la banda sonora de Goldsmith para Alien en el filme de Ridley Scott. Pero hay bastantes más ejemplos de erróneas opciones que finalmente tomaron [email protected] y/o [email protected] respecto a la aplicación de la música compuesta para sus películas, como The Elephant man, por poner otro título sobresaliente. En unos casos la edición discográfica nos permite disfrutar de la música que finalmente quedó ausente, y así recrear (y recrearnos en) un filme alternativo donde las decisiones de edición musical fuesen las que estimamos correctas (entiendo que cada cual con su criterio).

Yo creo que es un poco injusto que esa idealización que hacemos internamente nos lleve a considerarlas mejores bandas sonoras. Es decir, si Ridley Scott desaprovecha la oportunidad que le brinda el material de Goldsmith, o Malick el de Desplat para The tree of life, es probable que estemos de acuerdo que es una faena enorme, por no expresarme de otro modo. Mi admiración máxima y empatía por lo que hicieron los compositores, pero como banda sonora para mí pierde enteros. Y te da rabia, pero eso no cambia que la banda sonora, aunque funcione, no lo haga tan bien. Evidentemente esto es una opinión personal.

Curiosamente, de la banda sonora compuesta por Morricone para Le professionnel, yo nunca he oído o leído (salvo en una ocasión) que se la hubieran “cargado”. Es cierto que no he conseguido rastrear demasiada información en Internet, y en el libro-entrevista de Morricone En busca de aquel sonido tampoco aparece ninguna mención al respecto. Vaya por delante que Morricone es mi compositor favorito por muchos motivos (especialmente tras leer ese libro), y que el Chi mai -por el que tanto se conoce esta película- para mí es un tema sublime, pero he de decir que esta banda sonora me parece un fiasco, no tanto porque no tenga buenos momentos, sino porque la diferencia entre la música que podemos escuchar en sus edición discográfica (yo me refiero a la de GM) y lo que aparece en el filme, es más que notable. A continuación entro en detalles.

Georges Lautner, su director, había venido trabajando con Philippe Sarde con regularidad. Según parece Sarde no estaba disponible para musicar Le professionnel, lo que abría la búsqueda de nuevo compositor. Jean-Paul Belmondo (una megaestrella de esos años en el cine francés) había escuchado el Chi mai, tema original de la película Maddalena (1971), donde aparece como tema secundario, y que posteriormente fue cantado por Milva, y empleado en algunas series, especialmente The life and times of David Lloyd George como título de cabecera. De hecho se dice que la versión que conoció Belmondo era un single grabado en 1978, y por eso suena algo diferente a la música original de Maddalena.

Pues Belmondo y Lautner decidieron que también podría formar parte del filme y, coherentemente, se contacta con Morricone para que escriba la banda sonora original. Morricone compone una banda sonora original con un tema precioso Le vent, le cri, en línea estilística afín al Chi mai, y desarrolla sucesivas versiones y otros temas de refuerzo (uno de ellos, Le retour, fue luego utilizado como tema central en La gabbia en 1985). Escuchar la edición discográfica es una delicia, especialmente si la consideramos en música inspirada en Le professionnel. Y es que casi pasa a ser eso.

Perdón pero habrá algunos SPOILERS. La película empieza con unos créditos iniciales donde se introduce Le vent, le cri. Esto pinta bien. Belmondo, un agente secreto francés, ha sido atrapado en África y -por motivos políticos- abandonado a su suerte. Recluido, haciendo trabajos forzosos, esta primera parte de la película tiene un montaje un tanto chusco, en mi opinión, aparte de que aparecen algunos deus ex machina de guión un poco sonrojantes. Es ahí donde su baza esencial se la juegan en el Chi mai, que aparece una y otra vez. ¿Pero obedece a algún papel narrativo en el filme? ¿Tal vez narra esa desazón interior que entendemos tiene el protagonista, víctima de la traición de los suyos? Probablemente. El Chi mai creo que es un tema que se podría utilizar en casi cualquier lugar: un documental, una película no humorística sobre guisantes, … y le daría humanidad a los personajes. Bueno, dejemos aparte su uso en la publicidad de Royal Canin de 1986, que aún me sonroja recordar.

Por tanto podríamos decir que es una buena elección. Tal vez no lo sea tanto el abuso y reiteración en esta primera parte. Aunque he leído que Lautner explicó que la apuesta por la sobreutilización del Chi mai venía de Doctor Zhivago, de la que llega a decir que quería copiar el recurso de la sobreutilización, y que así tapaba fallos de guión. Valiente chapuza de pensamiento.

Y lo que sí nos da una idea de chapuza total es la edición musical del Chi mai en estas escenas: cortes bruscos, intentando encajar trocitos del tema en diversos momentos. Evidentemente esto hubiera mejorado si hubiera habido variaciones de su leit-motiv, adaptadas a la duración de las escenas. Casi llegas a creer que Belmondo hizo la edición musical a puñetazos.

No obstante se consiguen momentos especialmente brillantes con el uso del Chi mai: la vuelta a París tras escapar de la prisión africana es claramente uno de ellos. Y entonces la música desaparece, o casi. Habrá que esperar hasta la reunión con un antiguo compañero (Valeras) para retomarlo. ¿Pero dónde está Le vent, le cri, y sus enormes posibilidades? ¿Y las Variations sur Bach y temas de apoyo de la edición discográfica? ¿Por qué no aparecen?

Intentaré abstraerme de ello y me centraré en el papel del Chi mai. Sigue sin presentar variaciones, no hay evolución. Quizás quiera transmitir que Joss (Belmondo) tiene una deuda que saldar, de sentimientos encontrados (decepción, ira … en un entorno de cariz fatalista). Pues podría ser, pero casi parece una justificación a posteriori y no algo pensado de antemano. Parece un golpe de suerte fruto de la energía que transmite esa pieza musical.

Más allá de esta valoración previa, la parte final tiene un momento maravilloso, el duelo con el comisario Rosen (el antagonista) y el prolegómeno a ese duelo. Comienza a sonar algo distinto, ¡gracias! Es el tema Le retour que luego sería utilizado en La gabbia, y que antecede a un duelo propio de un western, pero con el Chi mai entrando como un cuchillo a través de los primeros planos, alcanzando el clímax de la película. Joss puede ajustar cuentas y tal vez expiar su dolor interior. Bueno, lo del dolor interior solo lo transmite la música, porque la actitud que transmite Belmondo es bastante contrapuesta al Chi mai. Aunque debo decir que en eso reside buena parte de la magia de las bandas sonoras: aportar valor e información cuando por otro medio no es posible.

El desenlace final, con el hiperexpuesto tema musical, le otorga nuevamente esa vena melancólica, de sentimientos, de humanidad … Pero ha sido tan constante y tan poco evolutivo este tema principal, que me quedo con la sensación de que Belmondo y Lautner hicieron un collage con estupendos mimbres, pero muy mal entrelazados. Sobre todo considerando la variedad en los mimbres, y que buena parte de ellos no los utilizaron.

Partiendo de la música original compuesta, y del carácter secundario que se le da en la edición discográfica (último tema del disco y listo), voy a permitir recrearme en cómo me imagino que podría haber sido la aplicación musical en la película:

- Le vent, le cri sería el tema principal, que retrata al protagonista, lo humaniza ante la traición sufrida, le otorga esperanza. Es una fuerza interior que lo mantiene vivo mientras está preso y luego mientras huye.
- Chi mai. Aparecería (por mantener el buen impacto que causa en la película original) en la transición a la llegada a París. Dado que es una pieza musical coherente estilísticamente con la anterior, podría ser el tema de los objetivos cumplidos, con un impacto rotundo dado que se dosificaría mucho: solo esta y dos apariciones más para conseguir sus otros dos objetivos claros: deshacerse de su antagonista (Rosen) y cumplir su misión, eliminando al presidente N’Jala.
- Le retour sería el tema del sentimiento de venganza. Una vez alcanzado el objetivo de llegar a París sano y salvo.
- Le vent, le cri y sus variaciones puede seguir presente, reflejando la dignidad de Joss. Incluso podría malearse con el tema de la venganza, dando lugar a crear un dilema interior del protagonista, aunque el guión literario no da pie a ese tipo de complejidades en Joss (ya sería otro tipo de película).
- El preludio del encuentro final con Rosen y su duelo podría seguir perfectamente como está. Le retour, breve pausa y Chi mai, porque el segundo objetivo se ha cumplido.
- Solo falta el tercer objetivo, eliminar a N’Jala. Y esa es la antesala de la escena final. Ahí comenzaría la música con el Chi mai, tras haber cumplido su objetivo, y deterner la música con el disparo final.
- Como tema para los créditos finales se podría tomar la decisión de proseguir con el Chi mai, dando a entender que los objetivos de Joss se cumplieron y eso era lo importante; o retomaría el tema Le vent, le cri, para enfatizar la dignidad del protagonista hasta que se apaguese lenta y paulatinamente con el piano.

Lo dicho: cada uno se puede imaginar su banda sonora perfecta de aplicación a una película, pero lo que al final vale (para bien o para mal) es la película que definitivamente se montó.

En cualquier caso, si alguien conoce más sobre la opinión de Morricone sobre esta película, o de la intra-historia de la misma, estaría muy bien saberlo. Saludos.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: jrh21
Fecha de publicación: 01.02.2014
Solo por el tema principal, merece un 10, uno de los temas mas descriptivos, romanticosy originales de la extensa creacion del compositor.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar