Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
24.438
BANDAS SONORAS
5.024
COMPOSITORES
5.639 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios MundoBSO 2017
Nominada Mejor BSO extranjera

Premios Oscar 2017
Nominada Mejor música

STAR WARS: EPISODIO VIII - LOS ÚLTIMOS JEDI

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Williams, John
Sello: Disney
Duración: 78 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Star Wars: Episode VIII - The Last Jedi
Director: Rian Johnson
Nacionalidad: EE UU
Año: 2017
ARGUMENTO

Continuación de Star Wars: Episode VII - The Force Awakens (15). La Primera Orden tiene contra las cuerdas a la Resistencia, liderada por Leia Organa. El piloto Poe Dameron lidera una misión para destruir un acorazado de la Primera Orden. Mientras tanto, Rey tendrá que definir su futuro y y Luke reevaluar el significado de su vida.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
8
PUNTUACIÓN USUARIOS
8.8
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

A fecha de hoy, tras tantas películas de la saga y con tal cantidad de temas musicales escritos para ella es imaginable el llegar a un estancamiento, a un punto donde no poder aportar nada nuevo para no colapsar y saturar o porque no hay nada más que contar. Es imaginable, pero con John Williams sencillamente no sucede, pues esta entrega viene a funcionar a modo de una gran ciclogénesis explosiva, donde se acumulan casi todos los temas centrales preexistentes para formar conjuntamente una gran obra magna, que en algunos aspectos lleva a un punto álgido lo hecho en toda la saga.

Este punto álgido lo es especialmente en lo que se refiere al espléndido uso de tantos temas centrales que no son aplicados solo como cita (aunque también) sino para la narración. Es, así, una banda sonora muy elaborada, de alta precisión y exactitud, y que al contar con la ventaja de operar con temas musicales cuyo significado es conocido, hace mucho más fácil que aquello que explique el espectador lo entienda. Y de este modo, porque no hay grandes músicas nuevas, se puede entretejer un relato que complementa y muy bien al del resto de la película, pues aporta muchos matices dramáticos que solo se entienden desde lo que indica en la música.

Williams opera con muchos temas y sus correspondientes motivos. Alguno de ellos nuevo, como el de Rose Tico, que aquí presenta de modo germinal, pero es más destacable el uso que hace del tema de la resistencia, frecuentemete usado y que aporta la parte más enfática y dinámica. También destacables son las músicas de Leia y de Luke Skywalker, cuyos matices dramáticos dan calidez a los personajes, con un tono sentimentalmente crepuscular, bondadoso y cercano, lo que ya sucedía en el anterior filme, donde las músicas funcionaban a modo de mirada al pasado, de gente ya no joven y vital sino hábilmente envejecida musicalmente, pero con ternura y serenidad. Un elegante y enormemente digno ocaso.

Frente a la madurez de Leia y Luke, sucede algo espléndido con las músicas de los jóvenes Rey y Kylo Ren, y es que ambas se confrontan -como sus personajes- estableciendo una pugna a modo cercano de tema/contratema pero con resultados bien diferentes: mientras a Rey su música la fortalece, a Kylo Ren la suya le hace más vulnerable. El tema de Rey ya fue presentado en su plenitud en el episodio VII y aquí se emplea entre otras razones para darle impulso al personaje allá donde está en mayores dificultades, aunque también hay momentos donde se emplea dramáticamente; Kylo Ren, por el contrario, está en aparente situación de ventaja, pero su música acaba por jugar en su contra. Esta diferencia de efecto e impacto constituye el epicentro dramático musical en esta entrega, y todo lo demás -siendo importante- pasa a segundo plano.

Rey se vigoriza con su música y Kylo Ren queda más desamparado con la suya. Esto es así, en el caso de Rey, porque su tema, tan empático y atractivo, no es tanto un tema emocional de sentimientos sino de determinaciones y de actitudes, y cuando en el episodio anterior fue llevado al clímax se convirtió casi en un himno, y eso es lo que aún se vincula a Rey: fuerza.

Sobre el tema de Kylo Ren, habíamos comentado en la reseña del episodio VII que:

Es un personaje inseguro, atormentado, con poderes en sus manos y muchas debilidades en su alma. No es Darth Vader y tampoco tiene un tema musical que lo refuerce y le dote de poder. Bien al contrario, se le asigna un tema pero solo para hacer evidente que no va a poder disponer (aún) de él, lo que lo deja en una situación más lamentable y vulnerable: privado de un tema musical, no inspira terror ni siquiera un aura que le signifique mínimamente: no es Dath Vader. Esta información de su fragilidad le llega al espectador precisamente en las ausencias de ese tema apuntado pero no asignado, y lo convierte en un personaje cercano a lo peripatético.

Ahora y aquí, Kylo Ren tiene para sí más parte de ese tema que allá se le resistía... pero no acaba de hacerse con él, ni logra envolverse en él, como sí lograba Darth Vader, cuyo tema musical era su propio aura de terror y poder. En Kylo Ren es un quiero y no puedo, un constante pretender imponerse en la forma de poder y amenaza pero con un tema que se le escapa, que no acaba de desarrollarse, de tomar cuerpo y forma, con el que no puede revestirse, porque sigue en fase germinal, aunque esté más avanzado que en el anterior episodio. Kylo Ren aún no dispone de tema musical que pueda controlar: de hecho, mientras Rey sí controla su música, él sigue sin poder controlar la suya. Rey y Kylo Ren se enfrentan entre sí con similares poderes Jedi, con parecida destreza en el manejo de la espada láser. Pero él no domina la espada láser musical que Williams ha creado para él, y con ello sigue siendo el personaje frágil, inseguro, casi shakespiriano, que busca poder ser como los demás, y que no lo será mientras no pueda hacer de su música una extensión de sí mismo, como los demás personajes. Es una manera espectacular de crear narración y personaje.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
de 0 a 5 Comentarios de 9
Siguiente
Usuario: Pablo L.
Fecha de publicación: 11.01.2018
Si tuviera que escoger un sólo álbum de Star Wars, sin duda sería este. Los fanáticos de Star Wars deben recibir esta banda sonora como (esperemos que no) el último regalo de John Williams de esta saga. Muchos lo remarcan, pero es que es increíble cómo un hombre de 86 años puede hacer semejante obra, cogiendo prácticamente todos los temas existentes de la saga y aderezarlos con la maestría que solo sale de la batuta de John Williams. Después de tanta espera quizá echaba de menos algún tema nuevo (solo aparece uno de manera (muy muy) tímida), pero después de escucharlo entero sólo puede decir una cosa: Gracias.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (manu) Manuel Monteagudo Lopez
Fecha de publicación: 30.12.2017
Sin duda alguna, la mejor banda sonora del año 2017...algo que tampoco sorprende viniendo del que ahora mismo, es el rey en este campo, y que aquí da muestras sobradas de una calidad inmensas. Fuera de que nos guste o no esta entrega (a mi desde luego, me ha encantado y estoy de acuerdo en todo lo comentado por jewen), la composición de Williams para esta entrega supone sin duda, una sinfonía casi definitiva de lo que Williams ha podido regalarnos durante todos estos años y que aquí reúne con una eficacia narrativa que desde luego, deja en pañales a cualquier compositor de hoy en día por cómo narra y acompaña a las imágenes de manera tan crucial. Y en esta entrega no lo tenía tan fácil debido al cambio de roles que el film juega constantemente y que Williams aprovecha de manera tan inteligente y tan rotunda que sin duda, pone los pelos de punta.

Hay un instante en el film que resume las intenciones de Williams (SPOILER HASTA EL SIGUIENTE PÁRRAFO) en el que Rey se enfrenta a Skywalker tras conocer la historia entre Kylo Ren y este último. El compositor no se posiciona, pese a contar con el tema de Rey en una versión algo mas oscura y desequilibrada (porque, nosotros espectadores, poseemos la misma información de ella), ni siquiera usando el motivo de la Fuerza. Es una forma de dar la información justa y necesaria creando un ambiente tenso sin posicionarse del todo en el que Williams esta contando TODO lo que pasa con su música (algo que MUCHOS compositores parecen haber olvidado). Momentos como este hay miles durante el film...

El único motivo que no celebro (pero que espero, celebraré en un futuro) es toda la música que se ha quedado fuera del disco y que es EXCELENTE, pues estamos hablando de casi dos horas de música durante todo el film y que en el cd solo podemos vislumbrar una parte de lo que ha compuesto (bastante importante y muy bien seleccionada, eso si que hay que agradecer).

El inicio con Main Title and Escape (donde Williams ofrece un momento dramático final impecable y que en el film queda de lujo dando mucha importancia al momento); la intensidad del tema The Supremacy (con un uso del tema de Leia que salva Y MUCHO a las imágenes); el nuevo tema de Rose Tico; el homenaje al episodio IV con el tema Canto Bright; el tema de acción de The Fathiers (de un sinfonismo arrollador y donde explota el tema de Tico de forma GENIAL); la emotividad de The Sacred Jedi Texts (con un uso del tema de Yoda magistral y precioso); la intensidad y emoción de A New Alliance ( con el tema de la fuerza sonando mas potente que nunca de manera crucial por lo que supone en el film); el brutal tema de acción Chrome Dome (atención a la percusión de su parte final); el IMPRESIONANTE The Battle of Crait (resumen de toda la obra, simplemente...un compendio de temas espectacular y emocionante); la joya de la corona...el tema The Spark (este se merece un punto y aparte por su emotividad y por su épica); el magistral The Last Jedi (muy emocionante); y el Finale (donde Williams recopila toda la obra de manera PERFECTA)....lo dicho, que es una joya.

Y desde aquí agradecer tanto a J.J.Abrams como a Rian Johnson por respetar al máximo la figura del compositor, algo que George Lucas ni supo entender con un montaje musical que estropeaba la obra del compositor. El respeto con el que le han tratado su obra magma, y el buen uso de sus correspondientes temas (lo del tema de los hermanos me puso los pelos de gallina pues no me lo esperaba...y es que Lucas quiso obviar, no se por qué razón, este tema en su Episodio III, por lo que no escuchabamos esta PRECIOSA melodía desde hacía mas de 30 años) denotan que han dejado a los maestros hacer un trabajo que conocen mejor que ningún otro pues....¿ qué sería de Star Wars sin John Williams?
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: jewen (Jesé Cabezas)
Fecha de publicación: 31.12.2017
Que decir Manu, fantástica reflexión.
Pero sí, ya podemos empezar a celebrar. Aquí comparto para ti y quien lo desee el link de descarga del album promocional para el comité de los premios Oscars, For Your Comsideration.

Contiene variaciones de los tracks ya lanzados así como música descartada en la edición discográfica.

Esperemos ver algún día una edición realmente completa como de hecho ya disfrutamos en el caso de la trilogía original.

http://disneystudiosawards.s3.amazonaws.com/thelastjedi_original_score.zip

Una posible lista de reproducción actualizada mezclando BSO discográfica y FYC album sería:

01. OST 01 Main Title and Escape o FYC 01. Escape
02. OST 02 Ahch-To Island
03. OST 03 Revisiting Snoke
04. OST 04 The Supremacy
05. FYC 04 Admiral Holdo
06. FYC 05 Fun With Finn and Rose
07. OST 06 Old Friends
08. OST 08 Lesson One
09. OST 09 Canto Bight
10. FYC 09 The Master Codebreaker
11. OST 10 Who Are You?
12. OST 11 The Fathiers
13. OST 12 The Cave
14. OST 13 The Sacred Jedi Texts
15. FYC 12 Rey’s Journey
16. FYC 13 A New Alliance
17. FYC 14 Holdo’s Resolve
18. OST 15 “Chrome Dome”
19. FYC 16 The Battle of Crait
20. FYC 17 The Spark
21. FYC 18 The Last Jedi
22. OST 19 Peace and Purpose
23. FYC Finale
24. OST 07 The Rebellion is Reborn (Suite Temática)
Responder
Usuario: (manu) Manuel Monteagudo Lopez
Fecha de publicación: 31.12.2017
Jewen....sabes que te amo no ? Jajajajajajaja
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: HECTOR MANUEL ROSAS CAUICH
Fecha de publicación: 25.12.2017
Muy buena bso de la saga, es cierto en general williams no aporta nada nuevo a este capitulo de la saga, si, contiene todos los temas preexistentes de la saga, solo hay una nueva melodia para la relacion de finn y rose la nueva chica de este capitulo de la saga, es una melodia presentada pero no desarrollada, por lo demas es de lo mismo que se ha escuchado en los capitulos anteriores, aunque puede que esten presentados de otra forma diferente para mostrarle alguna identidad propia al capitulo, pero tiene momentos geniales como cuando se escucha el tema de la princesa leia cuando flota en el espacio y casi muere en el combate, una ovacion a carrie fisher recien fallecida, gran momento y como ese contiene otros, la mera verdad y a pesar de todo, john williams no a perdido el toque.
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: Juan Manuel Alcocer Sánchez
Fecha de publicación: 28.12.2017
Has dado en el clavo Héctor Manuel! Es exactamente lo que dices. Nadie mejor para hilvanar una obra como su propio creador y Willams en este episodio VIII ha hecho encajes de bolillos con toda su obra de Star Wars. Lástima que no desarrollase completamente el tema de Rose que es una delicia. Tengo muchas expectativas a con el Episodio IX (en lo musical por que en lo cinematográfico ya me he borrado) creo en este el bueno de John tendrá que esmerarse y sorprendernos con un gran cierre de saga y de su participación en Star Wars. Saludos y Feliz Año!
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: jewen (Jesé Cabezas)
Fecha de publicación: 21.12.2017
Que autentico placer es ir al cine con cero expectativas, cero precogniciones, cero teorías infundadas y muchas, muchas ganas de volver a mi eterno y dulce hogar, “La Guerra de las Galaxias”.

Un chaval rubio, inexperto, pero valiente y decidido se gano mi corazón para siempre, fue el héroe de mi infancia, y ahora que ya no es tiempo de héroes que hagan volar la imaginación sigue estando en un lugar especial de mi corazón, por todos aquellos momentos mágicos dentro y fuera del cine en los que me permitió soñar despierto. Hablo del que es para mí, el personaje por excelencia de esta saga, “Luke Skywalker”.
Perseguirlo cual macguffin durante la familiar odisea de The Force Awakens, y tras una metafórica ascensión al compás de los “Escalones Jedi” de Williams, encontrarlo de nuevo por primera vez después de una verdadera eternidad, fue de un calado emocional difícil de describir, tan grande quizás como el cliffhanger que nos ha tenido dos años más aún en vilo por conocer su papel en esta nueva historia.
Con esa premisa, lo único que mis plegarias internas le pedían a “Rian Johnson” era que por favor hiciera justicia al legado del personaje, y de tener que darle un final, que fuera uno tan digno como memorable.

Y bueno, sin entrar en detalles sobre la trama, he de reconocer que tras dos visionados (y para el tercero habrá que esperar), “The Last Jedi” me parece la mejor película de la saga junto a “Star Wars” y “The Empire Strikes Back”. Y digo junto, y no después o por delante, porque aunque los episodios IV y V tengan un significado especial para mí, soy capaz de disfrutar de los demás y cada uno tiene su propia luz.
¿Es una película perfecta? No, pero no, como no lo es ninguna de la saga Star Wars.
Todas, da igual lo mitificadas que estén, tienen sus aciertos y sus pormenores, en cualquiera de los ámbitos que las hacen obras cinematográficas. Pero todas rebosan pasión por lo que narran y un esfuerzo titánico por lograr que se disfrute con ello, ya sea por parte de su hacedor George Lucas o cualquiera de los demás directores y guionistas que han aportado sus valores creativos y humanos para que esta sea la saga por excelencia del Séptimo Arte.

Y para comentar brevemente la octava contribución de “John Williams” no me queda otra que entrar en terreno explícito, o como se dice hoy día:
“SPOILER ALERT”.

Como me pasara hace dos años con The Force Awakens mi experiencia BSO en la sala de cine ha sido a ratos Explosiva y por momentos Horripilante. Y está claro que no es tanto problema de la edición de sonido y música como si de lo mal ecualizados que pueden estar los altavoces de esta cadena de cine con armadura medieval, realmente horrible.
Tras los créditos principales (track “Main Title and Escape”) una breve referencia musical a la “Star Wars” original nos pone de nuevo a flotar en la galaxia para que rápidamente, cual precuela, un vivo compas “Williams siglo XXI” nos meta de lleno en el conflicto Resistencia vs Primera Orden. Unos espectaculares minutos de batallas espaciales y emoción en los que vamos saltando de la temática de Kylo Ren, pasando por nuevos motivos musicales para la Primera Orden confrontados al potente tema de la Resistencia, y todo para llevarnos a un climax donde sale a relucir uno de los motivos más espectaculares que le he oído al maestro en años, justo cuando observamos junto a Poe Dameron como Paige Tico se estrella con su bombardero y estalla en un mar de fuego para dar fin a la “todopoderosa” Dreadnought. Un desenlace tan heroico como descorazonador, tan hermosamente filmado y orquestado que llega a las entrañas.
Sí, así empezamos. Tela.
Igual de brillantes que esos breves y refrescante instantes musicales para la Primera Orden y Paige Tico, me parecen los nuevos leitmotiv, uno de ellos compuesto para Rose Tico y otro para las andanzas de Luke por la isla de “Ahch-To”. Porque lo genuino no es que John Williams sea capaz (a estas alturas) de seguir generando nuevos temas musicales, sino escuchar como lo nuevo y lo antiguo se dan la mano y danzan como uno solo. Es un logro realmente abrumador, digno de ser estudiado.

Pero me quedo sobre todas las cosas, con el que para mí, es el momento del film, uno que no esperaba y que necesitaba.
La redención de Luke Skywalker.
Ahora que ya puedo escucharlo en el track “Spark”, vibro rememorando el significado de la secuencia.
Luke saliendo de las sombras, trayendo luz desde la oscuridad, devolviendo la esperanza en la derrota, emocionado al reencontrarse por última vez con Leia (dentro y fuera), y utilizando la Fuerza de una manera insólita y acongojante, mientras como leyenda en vivo hace frente el solo a todo el poder destructivo a manos del que una vez fuera su alumno.
Y como espíritu que vuelve del pasado escuchamos (track “The Last Jedi”) la que podría ser la melodía gemela a la caída de Anakin en “Revenge of the Sith”, narrandonos la penosa situación en la que se encuentra Kylo Ren como persona para terminar desembocando en su tema musical, con una oscura contundencia que matiza su paso final hacia el Lado Oscuro, todo además puntualizado por la soberana impotencia que siente al estar frente a uno de los Jedi más poderosos de todos los tiempos.
Paz y Propósito, esa es la pieza musical que Williams ha preparado para unir al Maestro Luke Skywalker con la Fuerza, para decirnos que nadie se va para siempre, para dejar en vergüenza a los que quieren destruir la vida y para dar esperanza a los que buscan la paz.
Todo traído a la vida por unas labores actorales y de dirección de primer orden, y una delicadeza y énfasis musicales dignos de pasar a la posteridad.
Su leyenda tanto fuera como dentro de la pantalla ha alcanzado límites insospechados.

Luke Skywalker fue el motivo de “The Force Awakens”, es el corazón de “The Last Jedi” y es el alma de “Star Wars”.
Escuchar su tema musical (el cual entendemos nació a partir de, o dio a luz al Tema Principal de esta saga) en los escasos segundos (track “Finale”) en que los jovencitos esclavos vibran con la esperanzadora y mítica historia de “Luke frente a la Primera Orden”, y verlo fundirse con el tema de la fuerza en todo su esplendor, es un detalle narrativo de una grandeza solo a la altura de John Williams.
The Force Awakens nos auguro un futuro prometedor de manos del Maestro, pero ahora sabemos que esto es historia viva de la Banda Sonora Original, historia viva del CINE, y esperamos que culmine de igual forma triunfal en el Episodio IX.
La Fuerza ha vuelto a acompañar a John Williams, y nos acompañara SIEMPRE.
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: (manu) Manuel Monteagudo Lopez
Fecha de publicación: 22.12.2017
Amén hermano
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Mikel C.G Siw
Fecha de publicación: 21.12.2017
¿Williams en piloto automático? No sé si echarme a reír o ponerme a llorar. Los que no sois capaces de decodificar la música sin haber visto la película deberíais esperar a verla antes de emitir vuestros juicios.

En mi opinión estamos ante una de las mejores bandas sonoras de la década. Una pieza fascinante y perfectamente estructurada, variada y muy ilustrativa. Su virtuosismo es palpable en todo momento, rebosando genialidad e inventiva. Williams recupera algunos de los temas clásicos y los funde con los de esta nueva trilogía, siempre de forma maravillosa. Cada instante es, así, pletórico, infinito, provocando una fascinación absoluta que nunca se apaga. Desde ya es un clásico, un score sobresaliente e inspirador. Un nuevo triunfo de Williams, profeta musical y santo del pentagrama.

No obstante, percibo un gran inconveniente aquí y deseo exponerlo claramente. Y es que la película es un delirio casi sin precedentes. Williams hace magia y todo parece plata, pero en el fondo no hay nada. La trama es ridícula, las conductas de los protagonistas dan pena, y las licencias que se toma el guionista y director son bochornosas... y en algunos casos incluso patéticas (lo de la Princesa Leia volando por el espacio no tiene nombre). El episodio VII no estaba tan mal, pese a ser un cóctel de ideas y situaciones ya vistas con anterioridad. Pero lo que han perpetrado en el episodio VIII produce verdadero miedo, casi pánico. Insufrible película sin fundamento ni pasión, visualmente poderosa pero sin hechizo alguno. La peor película de STAR WARS hasta la fecha, diría yo. Una verdadera pena.

Parece que tendremos que refugiarnos en los spin-offs si queremos algo más trascendente y respetuoso con la saga. Porque, al menos el primero de ellos, ROGUE ONE, es impresionante y vale más que el episodio VII y el episodio VIII juntos.

Posiblemente, los mismos peleles que criticaron con saña la segunda trilogía son ahora devotos seguidores de esta nueva serie de películas. Ironías de la vida. Lo que es evidente es que por mucho STAR WARS con letras amarillas (¿y por qué en la portada del álbum son rojas? otro delirio más) que pongan al principio esto apenas pasa de ser un telefilm carísimo con elementos de manicomio. A mis treinta años pocas veces he visto semejante surrealismo en pantalla.

Doy gracias a Dios por haber sobrevivido.
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: Juan Vázquez Cartelle
Fecha de publicación: 28.12.2017
Te recomiendo este artículo:

https://arturogcampos.wordpress.com/2017/12/27/the-last-jedi-hasta-luego-lucas/
Responder
Usuario: Juan Carlos Macías Fernández
Fecha de publicación: 28.12.2017
Puedes reir o llorar pero lo que seguro que deberías hacer es respetar la opinión de los demás. Tampoco deberías llamar pelele a nadie que no piense como tú o no tenga tus intereses. A tus treinta años es todavía algo que tienes que aprender.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
de 0 a 5 Comentarios de 9
Siguiente