Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
23.644
BANDAS SONORAS
4.773
COMPOSITORES
5.367 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

COMPOSITORES RESCATADOS

16/06/2017 | Por: Conrado Xalabarder

Estos días se ha dado a conocer la espléndida noticia del recital a piano y voz que ofrecerá David Shire el viernes 7 de julio en MOSMA. Sustituye al concierto cancelado que iba a tener a José Nieto como protagonista y que ha quedado tristemente desplazado al Ubeda Soundtrack Festival, evento que, al menos de momento, tiene mucha menor categoría que el festival malagueño.

Hay bastantes festivales de música de cine en el mundo, y son muchísimos los conciertos que se programan, pero hay que decir que poco es el riesgo que generalmente se asume: grandes estrellas invitadas o blockbusters en el concierto garantizan una mayor asistencia y, sobre todo, mayor publicidad. Y eso es algo que naturalmente es lícito y además sucede en todos los festivales. Pero cuando se programa a un compositor como David Shire, del que ya casi nadie se acuerda (exceptuando los aficionados y desde luego no todos) pues es una operación de alto riesgo que compromete la venta de entradas pero garantiza, absolutamente, el reconocimiento al buen gusto y la valentía de quien/quienes lo organizan. Y aunque fracasen en taquilla -cosa que de todos modos es harto improbable- ya han logrado seguro un éxito de programación que a mi juicio está muy por encima de conseguir -con talonario mediante- grandes estrellas invitadas o blockbusters en el concierto. Este párrafo hubiera sido redactado de modo idéntico si en lugar de Shire hubiera podido permanecer lo previsto de José Nieto, otro compositor enorme del que ya casi nadie se acuerda, exceptuando los aficionados y desde luego no todos. Nieto (parte de él) estará en el concierto del sábado en MOSMA, pero no es lo mismo, aunque no sea poco.

No voy a dedicar este editorial a destacar los hitos en las trayectorias profesionales de ambos compositores, porque basta con acceder a sus correspondientes fichas en MundoBSO -no hay web en el mundo entero con más cantidad de obra comentada de los dos autores- para conocer la importancia y la impronta que han dejado en el cine, con obras mayores y también algunas menores. Pero tanto Shire como Nieto son nuevos eslabones de una ya larga cadena que comenzó a crearse hace muchos años en Úbeda y que forma un ADN verdaderamente único y excepcional en el mundo entero, y no es otro que el de dar acogida y también tributo a compositores olvidados. Y el artífice de esta cadena de ADN única en el mundo de los festivales se llama David Doncel.

Desde nuestra ruptura de relaciones y colaboración he sido severo en mis críticas, pero en realidad todas ellas, salvo una, han versado en torno a los engaños y faltas a la verdad que, inexplicable e innecesariamente, han venido de su parte y de su entorno, y que han sido muy fácilmente desmontadas. Sobre ellas ya escribí (allá donde otros miraron a otro lado) y tampoco este es el momento de recordarlas, pues ya son pasado. Fuera de contar la verdad a la gente allá donde se pretende tergiversarla, mi única (la única) crítica severa -que además mantengo en todos sus extremos- fue la monumental catetada y chapuza del vergonzante concierto Música de Cine en España (con Star Wars e Indiana Jones), sobre lo que llegué a dedicar dos editoriales y una crónica en el Ágora (El peor concierto del año, uno de los artículos más leídos en la Historia de MundoBSO). Y precisamente son estas reprobaciones las que ponen en valor los aplausos, aquí bien merecidos. Nada hay peor, más dañino y sobre todo más tramposo que la adulación (que siempre, aunque no se explicite, es a cambio de algo) y tengo a bien significarme como alérgico a ella. Y con la misma contundencia que soy severo en mis reproches soy categórico en el reconocimiento y la aclamación: nadie como David Doncel ha hecho más (en el mundo entero) por dar luz a tantos compositores en la sombra profesional. Ahí está para el imborrable recuerdo sobre todos ellos Basil Poledouris, quien tuvo que esperar a que unos locos le llamaran desde España para dar su primer, único y último concierto; o John Scott (quien me confesó personalmente haber vivido una de las experiencias más emotivas de su vida), o Joel McNeely, Randy Edelman, Craig Safan, Peter Bernstein, Michael Kamen (en un concierto homenaje)... y una lista larga a la que ahora se suman Nieto y Shire con un recital en solitario que promete ser puro caviar. Estaremos para contarlo y creo que, con mucha probabilidad, para celebrarlo. En MundoBSO tenemos y mantenemos este compromiso con la verdad y la honestidad.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 105
Siguiente
15/12/2017 | Por: Conrado Xalabarder
A la venerable edad de 85 años, cada nueva obra de John Williams supone un acontecimiento para su incontable cantidad de admiradores, de varias generaciones. No es solo la música que escribe, sino el mucho cine que hay en ella.
08/12/2017 | Por: Conrado Xalabarder
El primer trailer que se ha presentado de la nueva entrega de Jurassic Park, donde no hay referencia alguna a la música conocida de la serie, hace plantear hasta qué punto su estrategia publicitaria está mal enfocada.
01/12/2017 | Por: Conrado Xalabarder
Hoy se estrena Coco, el sexto largometraje de Pixar al que Michael Giacchino pone música. Se vislumbra un cambio de rumbo en lo musical con respecto a lo que hicieran Randy y Thomas Newman.
24/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
La segunda película de Carlos Marques-Marcet apenas tiene 20 segundos de música original, en forma de fragmentos despiezados en diversas partes del filme. Es una aparente irrelevancia que genera sin embargo, un efecto de gran relevancia.
17/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
El filme Justice League, que se estrena hoy, muestra hasta qué punto a la industria hollywoodiense le importa bien poco el poder de la música.
de 0 a 5 Editoriales de 105
Siguiente