Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
23.656
BANDAS SONORAS
4.775
COMPOSITORES
5.371 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

GOYAS NO DISCUTIDOS

14/12/2016 | Por: Conrado Xalabarder

La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España ha anunciado los finalistas a los Premios Goya, que este año han colocado entre los candidados a tres nombres de la lista de fundamentales en el cine español y a un cuarto que está a punto de serlo. Además, premia con la nominación a una compositora que es bien querida y respetada y reitera el tributo a un incansable batallador. Son los grandes protagonistas del día.

En el cine español se hace buena música cinematográfica, hay buenos compositores y merecen el máximo reconocimiento por sus trabajos, y las nominaciones anunciadas tienen poco de reprobable: están Alberto Iglesias y Fernando Velázquez con dos creaciones que deben figurar en la lista de las mejores de 2016, a nivel mundial, por su exquisitez no solo la musical (que no es tan determinante) como especialmente la cinematográfica, pues son lecciones de cine de dos cineastas y pueden ser interesantes referencias para el aprendizaje de directores y compositores emergentes. Curiosamente Velázquez ha firmado también en 2016 una de las bandas sonoras que con total seguridad va a figurar en la lista anual de las diez peores (la infame y hasta ofensiva Gernika), pero desde luego Un monstruo viene a verme es otro cuadro bien diferente del pintor.

Creo que han sido las exquisiteces musicales (que no deberían ser las determinantes) las que han colocado a Pascal Gaigne en el cuarteto de finalistas. Es un compositor no ya bueno -¡se le supone!- sino especialmente interesante en lo cinematográfico: su música aplicada suma lecturas dramáticas, tiene discurso y se inmanta con facilidad y buenos resultados al resto del filme, al que ayuda a construir. En MundoBSO, a fecha de hoy, hay 44 cuadros suyos comentados y no pocos son obras de arte de las que extraer aprendizaje. Pero El Olivo es una obra fallida, no mala pero insuficiente, por las razones expuestas en el comentario publicado. Pero Gaigne tiene mucho valor y es preferible a tantas bandas sonoras hechas industrialmente.

Julio de la Rosa es un compositor diferente a lo usual, experimental e intuitivo, a veces errático y en otras diáfano. Es injusto considerarle músico de atmósferas y ambientes porque es más que eso y lo prueba pensar lo mucho que algunas de sus películas perderían en lo explicativo y dramático si se les retirara la música. En su breve trayectoria se aprecia una progresiva mayor imbricación con las películas. En el caso de El hombre de las mil caras, una de sus principales virtudes son los tóxicos que inyecta y que generan cierta demencialidad en espectadores y personaje.

Nominado por tercer año consecutivo (siempre en el apartado de canción) Luis Ivars es un trabajador incansable como compositor y como defensor de los derechos laborales de los compositores de cine. En esta faceta ha tenido -y no solo él- que sortear infinidad de obstáculos que siguen impidiendo logros destacables, una lucha colectiva que necesariamente se ha de explicar y por supuesto apoyar. Es un buen compositor que merece mejor suerte y ser llamado más allá de pequeños y modestos proyectos (que nada tienen de malo, por supuesto). Compite por Descubriendo India (del filme Bollywood Made in Spain), tema con música india donde hace uso de voz femenina. Es una cálida y bella melodía, pero no estoy seguro que pueda ser considerada canción según las normas de la Academia (18.1): "Podrán optar a la Mejor Canción Original aquellos compositores de las canciones de las películas candidatas a los 31 Premios de la Academia que estén compuestas de letra y música en la que ambas sean originales y que hayan sido creadas expresamente para la película". La norma especifica letra y música, no música y voz.

No hay letra reconocible en ese tema, como tampoco la hay en Muerte (del documental Frágil equilibrio), obra de Zeltia Montes, compositora de la que hace poco publiqué una conversación en torno a este trabajo, un excelente documental explicado de manera muy hermosa con su música. Montes es una compositora que sabe transformarse para adaptarse a cada proyecto pero sin perder su propia personalidad, a la vez que aporta esa personalidad en las películas que construye, sin ser intrusiva. El cine necesita cineastas como ella.

La gran favorita en el apartado de Mejor Canción es Silvia Pérez Cruz por Ay, ay, ay (del musical Cerca de tu casa), y la cuarta en liza es Mr. Kiki (de KIKI, el amor se hace) obra de Alejandro Acosta, Cristina Manjón, David Borràs Paronella, Marc Peña Rius y Paco León. Ambas no tienen nada de especial que ser resaltado y musicalmente están por debajo de las de Ivars y Montes, ¡aunque no tengan letra! (Roque Baños ganó un Goya en 2002 por la canción sin letra ni siquiera voz Sevillana para Carlos, del filme Salomé, así que con ese precedente no hay que darle más relevancia).

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 105
Siguiente
15/12/2017 | Por: Conrado Xalabarder
A la venerable edad de 85 años, cada nueva obra de John Williams supone un acontecimiento para su incontable cantidad de admiradores, de varias generaciones. No es solo la música que escribe, sino el mucho cine que hay en ella.
08/12/2017 | Por: Conrado Xalabarder
El primer trailer que se ha presentado de la nueva entrega de Jurassic Park, donde no hay referencia alguna a la música conocida de la serie, hace plantear hasta qué punto su estrategia publicitaria está mal enfocada.
01/12/2017 | Por: Conrado Xalabarder
Hoy se estrena Coco, el sexto largometraje de Pixar al que Michael Giacchino pone música. Se vislumbra un cambio de rumbo en lo musical con respecto a lo que hicieran Randy y Thomas Newman.
24/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
La segunda película de Carlos Marques-Marcet apenas tiene 20 segundos de música original, en forma de fragmentos despiezados en diversas partes del filme. Es una aparente irrelevancia que genera sin embargo, un efecto de gran relevancia.
17/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
El filme Justice League, que se estrena hoy, muestra hasta qué punto a la industria hollywoodiense le importa bien poco el poder de la música.
de 0 a 5 Editoriales de 105
Siguiente