Menú Principal
Noticias
Bandas sonoras
Compositores
Premios
Foros
Enlaces
Encuestas
Contacto
Sobre el autor
Tienda
ON SALE. Click to Buy!
Blog Fotogramas
Quartet Records
GK Film Orchestra
Web Hermana
Formamos parte de...
 
Festival Córdoba
Banda sonora

Zipi y Zape y el club de la canica
Nota media:
8.08
(votos: 13)

Título: 
Zipi y Zape y el club de la canica
Título original: 
Zipi y Zape y el club de la canica
Director: 
Oskar Santos
Nacionalidad: 
España
Año: 
2013
Compositor: 
Velázquez, Fernando
Sello: 
Quartet Records
Duración: 
57 minutos
Nota MundoBSO : 
Argumento: 
Zipi y Zape, dos traviesos mellizos, son internados en un colegio donde los juegos están prohibidos. Allí fundarán el Club de la Canica, la resistencia infantil que desafiará la autoridad de los adultos, descubrirán un misterioso secreto y vivirán la aventura más emocionante de sus vidas.

MundoBSO
El compositor aplica y desarrolla una extensa y elaborada banda sinfónica que saca máximo partido y provecho de los códigos en el género, no solo en lo que se refiere a la sincronía y el énfasis de la acción y del ritmo narrativo. Se destaca especialmente por su hábil empleo de varios temas centrales rotundos que cumplen con sus respectivas funciones referenciales y que involucran e implican inevitablemente al espectador -muy especialmente el infantil- y lo meten en la película. Estos temas son claros y diáfanos, no son complejos pero tampoco simples, y dada la abundancia de música (temas secundarios circunstanciales) son el hilo conductor que se utiliza para mantener un continuum que empieza desde el primer momento y llega hasta el final, de modo que el conjunto de esta banda sonora no es simplemente una sucesión de temas sino una gran obra sinfónica, sólida y unitaria, edificada en base a varios temas que se incorporan, se posicionan y se interrelacionan, edificando una formidable estructura temaria.

El tema principal -de los niños- es cautivador, abierto y muy categórico, que se expande en varios momentos de la película pero que no experimenta importantes cambios en las formas ni en su significado, como sí sucede con otro tema central, el dedicado al grupo de amigos (el club de la canica), que tiene en principio un tono inocente, moderadamente picaresco y que en sus diversas transformaciones se va modulando para marcar las distintas facetas del sentido de aventura que representa (énfasis, peligro, determinación, etc). Ambas melodías son, naturalmente, positivas y empáticas, y llegan a converger. No menos cautivadoras resultan las músicas que se aplican en oposición y, aunque el tema más destacado de estas no llega a tomar la forma de contratema, su contraste ensalza más aquella música a la que se opone y, por supuesto, hace más fluida y clara la narración musical.

Toda la banda sonora es una autopista musical por la que circulan película y espectadores. Un camino en el que no hay obstáculos, donde todo lo que se quiere explicar está impecablemente explicado, donde los temas menores en ningún momento ahogan el devenir de los mayores -a pesar de la abundancia, no hay sobresaturación- y que mantiene un formidable tempo desde el principio hasta su final (si se obvia la inevitable y horrorosa canción impuesta). Se comparará con el Harry Potter de Williams, especialmente por su aire clásico, el continuum, la estructura y el tipo de música sinfónica, pero será en cualquier caso una comparación que pondrá en evidencia la gran categoría musical y cinematográfica de esta banda sonora que tanto engrandece la película y que tan bien conduce a quien la ve. Una delicia.

The composer applies and develops an extensive and elaborate symphonic score that takes full advantage and benefit from the codes of the genre, not only in regard to the sincrony and emphasis of the action and the narrative rhythm. It is especially noted for his skillful use of some categorical central themes that meet  their referential functions and inevitably involve the viewer  -most especially childs- and put them into the movie. These themes are clear and airy, not complex but neithersimple, and given the abundance of music (secondary themes, circumstantial) are the common thread that is used to maintain a continuum that starts from the beginning and continues to the end, so that this whole soundtrack is not just a succession of themes but a great symphonic work, solid and unified, built based on various themes that are incorporated, are positioned and interrelated, building a formidable thematic structure.

The main theme -for the children- is captivating, open and very categorical, that expands at various points in the film, but that does not experience significant changes in the form or in meaning, as happens with other central theme dedicated to the group of friends (the club of the marble), which has in principle an innocent tone, moderately picaresque and that in its various transformations gradually modulates to mark the different facets of the sense of adventure it represents (emphasis, danger, determination, etc.) . Both melodies are naturally empathetic and positive and come to converge. Equally captivating is the music that are applied in opposition and, although the most prominent theme of these does not come to take the form of counter-theme, its contrast extols more the music to which it opposes and, of course, makes more fluent and clear the musical narrative.

The whole score is a musical highway along which film and spectators circulate. A path on which there are no obstacles, where everything that wants to be explained is impeccably explained, where minor themes at no time stifle the evolution of the biggest -despite the abundance, there is no saturation-, and maintains a formidable tempo from the beginning to the end (if we forget the inevitable and horrific obvious imposed song). It will be compared with Williams' Harry Potter, especially for its classic air, its continuum, the structure and the kind of symphonic music, but will in any case a comparison that will put clear the great musical and cinematographic category of this soundtrack that enhances so well the film and that son well leads the beholder. Delicious.
1 comentarios

ElfCristianJerry
Todo un entretenimiento musical jovial, aventurero, y divertido. Fernando Velázquez consigue contagiar un sentido alegre, sinfónicamente festivo. Una banda sonora de cariz nostálgico, con una gran orquesta, que aporta tanto poderío como delicadeza en sus notas, todo armoniosamente equilibrado. Un magnífico score, que merece toda nuestra atención. Sus mejores temas son: “Zipi y Zape”; “Prólogo y llegada al Esperanza”; “El club de la canica”; “Jugar”; “El tesoro de Esperanza”; y “El mejor verano de nuestras vidas”.
Logo de MundoBSO, de Carles J. Grau. Todos los textos, salvo los firmados por otros, están registrados y son propiedad de Conrado Xalabarder - Barcelona 2001-2014 (España).
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso y por escrito del autor.
Diseñado por Inteligencia Visual