Menú Principal
Noticias
Bandas sonoras
Compositores
Premios
Editoriales
Estudios
Foros
Galería
Enlaces
Contacto
Sobre el autor
Blog Fotogramas
Regreso al Futuro Live!
Web Hermana
Formamos parte de...
X
Festival Córdoba
Munich



Volvemos a ver en esta película la unión de Steven Spielberg como director y John Williams como compositor de este thriller basado en los hechos ocurridos durante los juegos olímpicos de 1972. Ya son 24 las películas que ambos han realizado codo con codo y parece que esta unión sigue siendo una de las más funcionales en la industria cinematográfica. Williams utiliza en el filme de forma maestra varios trucos para mantener al espectador lo más lejos de los actos terroristas y lo más cerca de los personajes.

La película no relata nada que no explique la historia, pero no esta centrada simplemente en el hecho histórico. Realmente relata la historia de un grupo de agentes israelíes que tienen encomendada la tarea encontrar y acabar con 11 de los palestinos que supuestamente planearon la matanza de los juegos olímpicos de Munich en 1972. El filme, más que mostrar el brutal desenlace del acto terrorista, muestra en un contexto general y la forma en la que el grupo se enfrenta a sus propios miedos y sentimientos. De esta manera no solo vemos las consecuencias políticas que conllevaron los hechos, sino que lo que realmente vemos la evolución del grupo y su vinculación con sus actos de venganza.

1.- LÍNEAS GENERALES

Ante todo decir que es difícil llegar a una sola conclusión sobre la película y sobre su música. Son muchas las preguntas y muy pocas las respuestas que algunas escenas son capaces de mostrar, e incluso en alguna ocasión es la fortuna la que da la oportunidad de desvelar alguno de sus secretos. Algunas escenas de la película pueden resultar ambigüas y no llegar a mostrar algo concreto. Como se suele decir, Todos los caminos llegar a Roma, y espero que en este caso sea cierto.

Toda la música de la película es original de Williams, a excepción de uno de los temas. No parece seguir la típica estructura musical de una película, aunque algunos de ellos siguen estando presentes. Lo que si esta presente es diversos trucos que ayudan mucho al desarrollo de la película. Williams llega incluso a engañar al espectador en algún momento, y es capaz de hacer que no juzguemos a los protagonistas aun viendo sus actos. La utilización de los temas es puntual y adecuada, lo que necesita música la tiene. Lo que es realmente impresionante teniendo en cuenta la longitud del metraje, es la poca música que encontramos en él. No me refiero a cantidad de música en general, sino a que contamos con pocos temas que se van deformando y retorciendo durante la película. Además, el silencio esta presente en muchas escenas, en las que en cualquier otra película encontraríamos un simple tema preexistente, o cuatro notas por parte del compositor. Son muchas las situaciones en las que el propio silencio es la música.

2.- ABRIENDO Y CERRANDO ETAPA

El tema inicial de la película es uno de los más importantes. Es un tema muy apenado, en él se puede denotar una voz femenina en forma de lamento que acompaña a una música muy triste y pausada. Aparece justo al principio de los créditos y desaparece en cuanto otro de los temas empieza a acecharle. Es el encargado de hacernos entrar en la historia de la matanza de Munich, y de sus consecuencias. Si este tema es muy importante es por dos razones: es el encargado de acotar la trama de la película y al mismo tiempo es que libera de alguna manera a Avner. Cuando digo que acota la trama es porque la película parece tener 2 finales. El primero lo indica este tema, mientras Avner recuerda de alguna manera lo pasado en Munich. En una escena en la que Avner y su mujer hacen el amor, vemos un flash-back del final de la masacre. Se unen aquí los niveles dramáticos y espaciales de la música haciendo referencia a los sentimientos de Avner y a los sucesos de Munich. De esta manera el tema abre la trama desde el inicio de la película y la cierra a pocos minutos del fin de esta. El segundo final es a manos de otro de los temas como veremos más adelante. El tema nunca varía, siempre es igual e imperturbable. Queda claro entonces que es uno de los temas más necesarios del filme, ya que se encarga de dar paso a la película y liberar la trágica historia sucedida.

3.- AGENTES AL SERVICIO DE ISRAEL

Como ya habíamos comentado, si bien la película plasma la masacre de Munich, la trama gira alrededor del equipo de agentes israelíes que se ocupan de vengar tal masacre. Eso es lo que nos muestra el nivel argumental de la música, que queda totalmente plasmado en este tema, el del grupo. Aparece por primera vez en la reunión que tiene el grupo, en la que se nos presentan a los personajes. En esta aparición podemos comprobar su carácter expansivo, que rodea a la situación. Comienza siendo un tema alegre y triste a la vez, con altibajos, con puntos que parecen evocar melancolía de tiempos mejores. Pero una de las razones más importantes de la música es mostrar la inocencia de esos hombres. La escena entera nos muestra a cinco hombres que no saben realmente donde se han metido. Las profesiones de esos hombres van desde un fabricante de juguetes a un comprador de sofás. Esos hombres están libres de conciencia, y eso nos muestra la música. Vemos poco a poco, cómo esa inocencia desaparece del tema cada vez que queda repercutido, y pierde parte de ese carácter expansivo de sus inicios. Por otra parte, este tema será el que se encargue de que el espectador sienta lo que sienten los integrantes del grupo. Claramente vemos como este tema se ve afectado a nivel dramático cada vez que alguno de los componentes del grupo muere y la música se apaga lentamente repercutiéndose en algo más oscuro. De alguna manera es la música la que nos muestra su forma de ver el futuro, empezando por esa música alegre con tonos oscuros en los primeros momentos, hasta llegar al momento más bajo del tema, en el que casi se le da por muerto. También es el encargado de empatizar con el grupo y nos ayuda a no juzgar sus actos. Ayuda al espectador a ver a los personajes desde una perspectiva más humana. Su trabajo es duro, deben asesinar, y eso hará que el espectador los juzgue duramente si la música no lo evita. Pero no todo acaba aquí. El tema no muere con los integrantes del grupo, sino que reaparece para acompañar a los créditos finales. En otra de las escenas importantes de la película, en la que Avner habla con su ex-jefe del mosat, observamos cómo el tema aparece de forma incidental. Avner se plantea si lo hecho era correcto, y vuelve aparecer esa inocencia perdida, pero ahora el peso recae sobre él. El tema ya acompaña hasta el final a la película, convirtiéndose en el tema final. Es un tema muy conveniente para convertirse en tema final, de forma que homenajea al grupo y lo recuerda como la inocencia que despertaba en sus inicios.

4.- LAS MASACRES

Durante toda la película aparece un tema que se acerca a lo que denominamos motivo. Este tema amenaza durante el transcurso de la historia a los 5 israelíes que forman el grupo, cada vez que están a punto de cometer uno de los asesinatos. El tema aparece introducido por algo similar a unos tambores, con notas de música que ayudan al desorden de las escenas. El caos se apodera en muchas ocasiones de las la película gracias a una música que a marchas forzadas lo desordena todo. El tema no solo aparece cuando el grupo comete alguno de sus actos, sino también en los primeros copases de la matanza de Munich vemos cómo aparece este tema. Así que no solo amenaza al grupo, sino que el tema se vende al mejor postor, y es capaz de amenazar a otros. Por eso este tema es algo parecido a un motivo. Cada vez que aparece el espectador ya espera que ocurra algo malo. Pero también engaña y manipula al espectador. En una escena en particular, vemos cómo el tema amenaza directamente a Avner y a su hija. En la escena, Avner ya con su familia en los Estados Unidos, es amenazado por el tema cuando se cree perseguido por un coche por las calles de la ciudad. Avner cree que alguien quiere hacer daño a su familia, y la música ayuda a que el espectador este en tensión a la espera de un fatal desenlace. Esto confirma que el tema es lo más parecido a un motivo.

5.- EL TRUCO

Williams recurre a un tema preexistente para caracterizar una de las escenas más duras de la película. Nos encontramos en una escena en la que vemos por televisión cómo los compañeros de los 11 israelíes muertos acompañan sus ataúdes. En ese momento podemos escuchar en el acto ceremonial el Hativka, el himno oficial de Israel. El tema inunda enseguida la escena, y vemos entonces una sucesión de imágenes que intercalan a los asesinados con los culpables de los hechos. Este es el tema de la esperanza de un pueblo maltratado. Al mismo tiempo es la esperanza de Avner y su mujer, que esperan un hijo. Sin este tema ninguna de esas imágenes tendría sentido, es completamente necesaria para explicar la situación, una situación de desesperación y esperanzas en algo mejor. Su carácter expansivo es tremendo, y acaba por estar por encima de cualquier sonido de escena. Pero lo que realmente importa es la idea que representa el tema en si, la esperanza. La esperanza de un pueblo por tiempos mejores, la esperanza de recuperar lo perdido y en parte la esperanza de ver vengadas las obras de sus enemigos. Con el final de este tema damos parte al principio real de la película con su trama en el máximo apogeo, Israel quiere venganza.

6.- EL SILENCIO Y LAS NOTAS

Los silencios también son partes de la película. Como comenté anteriormente, buena parte de la película no tiene música, y no es porque no pueda llevarla, sino porque no debe llevarla. Todo lo que se salga de la historia principal carece de música. Los momentos que Avner pasa con su familia, las reuniones secretas, cualquier acto fuera del trabajo encomendado al grupo queda descatalogado para la música. Pero además de eso, hay momentos en los que simplemente se utilizan fragmentos que ayudan a escenas duras a circular por la película. Escenas como la muerte de la asesina del bar, solo tienen cuatro notas contadas y no merecen más análisis.

7.- LOS TEMAS SECUNDARIOS

Se utilizan un par de temas secundarios que tienen como tarea acompañar a algunas de las escenas de los recuerdos sobre la masacre. Es música repetida, con un nivel sonoro muy bajo y formadas a partir de instrumentos de cuerda para darle un toque más oscuro. También se utiliza el piano en algún momento, con tonos muy bajos que también contribuyen al nivel dramático de la película. Parte de esta música es música creativa que no viene mal en los momentos adecuados.

8.- CONCLUSIÓN

Las conclusiones pueden ser varias. La primera se referencia a que en general se trata de una banda sonora con tonos muy tristes, muy arraigada a nivel dramático tanto a los personajes como a la historia. Además los juegos que proporciona la música son muy interesantes. Es capaz tanto de distraer al espectador en pleno acto terrorista, como hacer que se meta en el desorden del mismo. No solo eso, es capaz de engañar al espectador anteponiéndose a un hecho que nunca sucederá, aunque la música lo pintase así. Por otra parte es una música que tiende a repercutirse a excepción de alguno de los temas, y que cada vez que esto ocurre la música es más triste, muere un poco más. A nivel argumental la música es completamente necesaria. Sin los temas centrales la historia no sería la misma. Cómo explicamos sino la evolución del grupo, no hay otra manera. Cómo encontrar otra forma de amenazar de la manera que lo hace el tema correspondiente. No hay manera, la música es inseparable de la película.

Por ultimo el nivel de vinculación. La música esta completamente integrada en la película. Como ya he comentado, la música representa fielmente sentimientos, ideas, recuerdos sin los que la película andaría coja. En definitiva, un trabajo extraordinario en el que pocos fallos podemos encontrar que no provengan de la misma historia tratada en el guión.

(Francisco Ramiro fue alumno de Conrado Xalabarder en la Universidad Pompeu Fabra y por el presente trabajo obtuvo Notable alto en 2007. Ha sido publicado en MundoBSO con su consentimiento)
Logo de MundoBSO, de Carles J. Grau. Todos los textos, salvo los firmados por otros, están registrados y son propiedad de Conrado Xalabarder - Barcelona 2001-2015 (España).
Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso y por escrito del autor.
Diseñado por Inteligencia Visual