Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 17 YEARS ON INTERNET
26.386
BANDAS SONORAS
5.553
COMPOSITORES
6.000 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

2001 VS. 2001

12/01/2016 | Por: Conrado Xalabarder | 1 comentario
DEBATE

Nos pide Damián Sánchez que traigamos al Ágora uno de los temas de debate clásicos en la música de cine:

Quisiera saber cuál es vuestra opinión, y la opinión de los amigos de la fantástica MundoBSO, sobre las bandas sonoras de 2001: A Space Odyssey, la de música clásica y la que le rechazaron a Alex North. ¿Opináis que fue un grave error el de Kubrick? Yo personalmente pienso que la película es grandiosa gracias al uso de la música clásica que hizo Kubrick.

-----------------

Muchas gracias, Damián. Abrimos pues este tema para quien quiera dejar su parecer.

Yo personalmente prefiero la versión que conocemos, la que hace uso de músicas pre-existentes, pues creo que el imponer en escenarios futuristas músicas de antes, conocidas por el espectador, provoca un contraste formidable, y mantiene en la película vivo el concepto de la Humanidad, aquella que fue la que creó esas músicas y que ahora vive en un entorno vacío (el Universo), robotizado, etc.

No soy nada amigo del uso de música pre-existente en el cine (será tema para otro Ágora) pues tiene varios riesgos y uno de ellos es el de distraer la atención del espectador, al ser música conocida, en tanto la música original bien hecha tiene la cualidad integradora, la de meter al espectador en el filme. En este caso, sin embargo, se hace evidente que Kubrick quiere que el espectador reconozca la presencia del Danubio Azul y participe en ese espectáculo sensorial y visual del baile en el Universo.

Las otras músicas empleadas (Ligeti, Katchaturian) ayudan a recrear ambientes de cierta indefinición y descontrol, y que el espectador sienta los lugares no como cálidos y cercanos sino como extraños y hasta hostiles.

Esto último, claro, se podría haber hecho con música original. Pero creo que Kubrick fue inteligente en no mezclar pre-existente con original, pues los resultados -como suele pasar- serían desequilibrados y confusos para el espectador. A partir de esto, ¿qué hay de la música que escribió Alex North?

Dejemos al margen el muy feo comportamiento que tuvo el director (está explicado aquí), porque fue efectivamente impresentable, pero lo que debatimos son los resultados. Yo opino que Alex North -seguramente por falta de información- escribió una brillante música de género, con aires místicos, pero una música muy a ras de película, que la explicaba pero no la trascendía, y a la que inevitablemente el espectador se acabaría acomodando por ser su uso más ortodoxo (al uso de ella me refiero). La película, con la música de Alex North, segurísimo que sería una gran película, pero sería otra película bien distinta, no la que quiso mostrar Kubrick y que tanto admiramos.

El problema que le veo a la música de North es que daría excesiva calidez al filme, demasiada hermosura, que la hay incluso en su dureza y aparente aspereza, y que resultaría ser una banda sonora de la exaltación, de la admiración, una visión poética y emotiva de una película que Kubrick quiso enfriar precisamente con la música.

Aquí tenéis un experimento que une la música rechazada con la película.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (Feisal) Isaac Duro Sánchez
Fecha de publicación: 19.01.2016
Opino igual, la maestría de Kubrick también alcanzaba la parte musical de sus películas, sabía muy bien qué escoger para conseguir que sus pulcras imágenes fueran ya indelebles y atadas para siempre con melodías o fragmentos que los espectadores recordarían. Así pasa con "2001" como pasa exactamente con "La naranja mecánica", "Barry Lyndon" o "Eyes Wide Shut", pero con este caso la decisión fue si cabe más importante por el contexto y el argumento de la película. Fue una absoluta genialidad el enlazar música de Strauss, en este caso un vals compuesto y creado en una época de decadencia y de cambio social, cultural y político, con nada menos que precisamente la parte de la película que, de alguna manera, refleja un futuro "decadente" y robotizado para el ser humano, una futuro con el cambio a la vuelta de la esquina para toda la Humanidad. Enlazar ambas ideas de forma sutil y al mismo tiempo imborrable da idea de la medida del genio de Kubrick.

Eso sí, enorme y estupenda la partitura de Alex North, y como la genialidad o el talento no tienen porqué ir unidos con la elegancia o con la educación, Kubrick se comportó como un auténtico canalla en este caso (como en muchos otros durante los rodajes de sus películas, pero esa ya es otra historia).
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar