Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 17 YEARS ON INTERNET
27.863
BANDAS SONORAS
5.908
COMPOSITORES
6.196 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

CRÓNICA DE MOSMA 2019 (IV): ROBERT FOLK

11/07/2019 | Por: Conrado Xalabarder
CRONICAS

Crónica de Ignacio Marqués Cuadra y Mario Pons Sansegundo

  1. Parte 1: Introducción y Roque Baños
  2. Parte 2: Yasunori Mitsuda y This Is Us/Cobra Kai
  3. Parte 3: Sin fin y jóvenes maestros
  4. Parte 4: Robert Folk
  5. Parte 5: John Debney

------------------

  • Coloquios

La tercera sesión de encuentros en el Salón Rossini fue una de las más exitosas en cuanto a asistencia (cerca de cuarenta personas) Primero, tuvo lugar la charla más dinámica y amena de todo el festival pues estaban invitados Arturo Cardelús, Isabel Royán, Iván Palomares y Paloma Peñarrubia. En medio de ellos se encontraba la presentadora Isabel Vázquez, que estuvo especialmente atinada en la dirección que le dio a este encuentro y logró que el debate a cuatro fluyera con total naturalidad (gracias también a la cercanía y honestidad que transmitían los cuatro compositores y lo bien que supieron aprovechar la ocasión). Por ejemplo, Cardelús explicó que le gusta entrar desde una fase muy temprana en el proyecto para trabajar desde el guion y poder tener conversaciones con el director antes de que haya rodado, porque así puede influir en la manera en que el director va a rodar. Palomares también explicó cosas muy interesantes, como que empezó siendo actor y ese background le ha servido muchísimo a la hora de entender cómo trabajan los actores, sus herramientas, y así poder aportar muchos matices a los personajes desde la música. Los cuatro coincidieron en que no consideran necesario tener una formación reglada para ser compositor de cine, hasta el punto que Cardelús salió en defensa de Gustavo Santaolalla, compositor muy criticado en el mundo de la música de cine pero reconoció que a él le encanta. Los cuatro hablaron también sobre sus inicios con la música y sus situaciones actuales en el panorama audiovisual (todos se encuentran satisfechos por el momento) Por último, también debatieron mucho sobre los honorarios de los compositores, que funciona muy diferente en Estados Unidos respecto a España pues allí primero se habla de números y luego del proyecto, explicaba Cardelús que vive en Los Angeles. Isabel Royán reconocía que el mundo de los videojuegos es el que mejor se porta con los compositores, no solo a nivel económico sino también artístico porque que se valora muchísimo la creatividad del compositor y, en general, se facilitan mejor todos los medios que requieran los compositores.

El debate con John Debney bajó radicalmente el interés y la maravillosa dinámica que se había conseguido en el anterior debate se perdió, a pesar de que se extendió casi media hora más de lo previsto. Uno de los mayores problemas de este encuentro no fue únicamente culpa de la presentadora (que lo hizo lo mejor que pudo) sino de la organización, que otorga solamente una hora de debate a compositores de la talla de John Debney pero, además, no tiene en cuenta que se pierde muchísimo de ese valioso tiempo en las traducciones (mi sugerencia es que alarguen a dos horas estas charlas que son más especiales) Por otra parte, el enfoque del debate no tuvo especial interés por lo superficial e inabarcable que resulta un repaso general a la carrera de Debney, que para los aficionados es un compositor suficientemente conocido como para no necesitar una presentación tan exhaustiva y poder indagar en el meollo de sus más interesantes obras, más allá de las puntuales anécdotas profesionales que pueda contar de cada director o cada proyecto. Esto ha sido también comentado por Conrado Xalabarder en el editorial Compositores sin aprovechar.

(I.Marqués Cuadra)

El coloquio de la tarde participaron Siddharta KoslaLeo Birenberg y Zach Robinson, y tuvo alrededor de 20-25 personas, media ya habitual en estos encuentros, con la diferencia de ser presentados, esta vez, por Fernando Fernandez Jiménez. Los compositores fueron entrevistados con el objetivo de conocer varios aspectos de sus trayectorias, tanto profesionales como personales, siempre de manera intercalada entre los compositores. Kosla comenzó en una banda llamada Goldspot, cuya música llegó a algunos productores y de ahí compuso música para varias de las series en las que ha trabajado. Insistió en algunas anécdotas personales que ya repitió durante el concierto nocturno del segundo día y habló sobre cómo abarcó también algunos aspectos narrativos y profesionales en la serie This is Us (16) Más adelante explicó la manera que tiene de componer para la serie que le ocupa, a base de instrumentos reales y todo de manera manual, a diferencia de otra de las series en las que trabaja actualmente, donde trabaja con sintetizadores y ordenador: Runaways (17)

Por su parte, los compositores de Cobra Kai (18) también explicaron algunas anécdotas personales como sus inicios musicales con el saxo, la guitarra y cómo estuvieron trabajando con Christophe Beck más adelante. Recalcaron que no era lo mismo trabajar en las condiciones de uno de los grandes como Beck, con su oficina y súbditos, que en las habitaciones personales de ambos compositores, bromeando acerca de la importancia y lo fundamental que es trabajar o no con aire acondicionado. Birenberg y Robinson fueron bastante divertidos durante todo el encuentro e indicaron que Cobra Kai era el trabajo perfecto para ellos ya que podían usar influencias clásicas de Bill Conti pero también música Metal o Rock para el proyecto. También explicaron cómo accedieron al proyecto, a base de súplicas y trabajando en algunas Suites en forma de Demo que enviaron para poder trabajar en la serie.

Los tres compositores se pusieron de acuerdo en que sus experiencias personales, su humildad y naturalidad y la autenticidad de la música y la pasión volcada en sus proyectos es lo que les llevó a hacer tan maravilloso concierto y es lo que les ayuda a abrirse camino en sus carreras. Los ya conocidos como los Cobra Kai de los compositores estuvieron también bromeando acerca de su experiencia en Málaga, insistiendo en lo genial que era una de las discotecas que habían visitado casi cada noche (uno de los momentos más graciosos de la conferencia) y Siddharta también alabó la ciudad además de explicar que estuvo escribiendo pensamientos y filosofías de vida en la catedral durante más de dos horas. Sin duda una pregunta diferente a las propuestas de Isabel Vazquez y sus coloquios.

(M.Pons Sansegundo)

  • Concierto (por M.Pons Sansegundo)

Por la noche llegaba la hora del homenaje a Robert Folk, un concierto que se iba a presentar en el Teatro Cervantes, a cargo de la Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga y con la magistral dirección de Joan Martorell y Oscar Senén, ambos protagonistas en todo el festival de este año, con actuaciones soberbias y con un trabajo minucioso en casi todos los conciertos.

Los dos directores de orquesta se hicieron cargo de la primera parte del concierto al completo, con obras de distintos compositores: The Last Starfighter (84) la corta aunque intensa Ghostbusters (84) la notable suite de The Goonies (85) Batteries not Included (87) The Karate Kid (84) y Explorers (85), la divertida y amena suite de los 80 con Big Trouble in Little China (86) Flight of the Navigator (78) y Tron (82) Además Joan Martorell, entre emociones varias, presentó y dirigió una pieza de su gran amigo Sergio De la Puente donde se hacía una versión diferente y orquestal de Blade Runner (82) con algo de sintetizadores y el propio De la Puente al piano: la pieza en cuestión fue una de las sorpresas de la noche y cerró la primera mitad del evento.

En la segunda parte, Senén dirigió la marchosa y épica Toy Soldiers (91) y la magistral, grandilocuente y mística TheNeverEnding Story II. The Next Chapter (90), dando así paso al homenajeado Robert Folk, quién tras recibir el premio MOSMA, dirigiría tres de las piezas de su trayectoria:  Police Academy (84) There Be Dragons (11) y Ace Ventura: When Nature Calls (95), además de Trapped in Paradise (94) en el bis. Este concierto fue una de las grandes sorpresas del festival para todos los aficionados y fue casi impecable: todo un viaje a través de la nostalgia, con músicas tocadas al detalle y casi iguales a sus respectivas ediciones discográficas, algo que demostraba la capacidad que tiene la orquesta de Málaga. Cabe destacar también el trabajo del batería Lucas Dacosta, la saxofón Elisa Urrestarazu, el instrumentista de vientos étnicos Nito Stolen y el guitarrista Javier Cueto. Una penúltima noche fantástica en un casi lleno Teatro Cervantes.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario