Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
30.608
BANDAS SONORAS
6.453
COMPOSITORES
6.637 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

EL INFIERNO, EN HOLLYWOOD (Y 13)

28/10/2020 | Por: Conrado Xalabarder
CRONICAS

Artículo anterior

  • CAPÍTULO 8: EN VEZ DE FUTBOLISTA

El último capítulo del libro The Struggle Behind the Soundtrack, de Stephan Eicke, es quizás el más importante de todos, pues aborda tres asuntos de interés para cualquier compositor emergente. El primero es relativo a la formación en diferentes escuelas, academias y universidades. Se trata, indica el autor, de formación poco homogenea entre centros, de modo que en unos enseñan cosas que en otros obvian. Finalmente esos estudios, siendo importantes, no sirven de mucho si lo solo se ha enseñado música y no tecnología o producción musical. Al respecto señala Klaus Badelt que cuando tengo estudiantes o internos la mayor parte de las veces he de hacerles olvidar lo que han aprendido en las escuelas (...) ser asistente de diez compositores diferentes enseña más que cinco años de estudios intensos.

El segundo aspecto se refiere a las dificultades (y miserias) que para la inmensa mayoría de aspirantes conlleva el anhelo de buscar una oportunidad en el cine de Hollywood. Importante es tener conocimientos musicales, pero los fundamentales hoy son los tecnológicos y de producción. También es esencial estar físicamente en Los Angeles, para el contacto social. Resumidamente, es esencial saber venderse como aspirante obediente y eficiente, que no dará problemas y entregará lo pedido en plazo.

El contexto presente es el de presupuestos para la música reducidos dramáticamente y el del número de compositores aspirantes aumentado también dramáticamente. La cantidad de compositores en busca de una oportunidad es superior a la cantidad de películas disponibles. En esta coyuntura, si un aspirante no acepta un trabajo por ser pésimas las condiciones, hay una larguísima cola de otros dispuestos a aceptarlo, y no son pocos los que están dispuestos a aceptar cualquier condición con tal de poner un pie en la industria. Eso incluye, por supuesto, el trabajar gratis.

La universalización de la tecnología, al alcance de casi cualquier compositor, ha sido determinante para el aumento exponencial de los aspirantes: basta con tener las herramientas para hacer música para postularse como compositor, independientemente de cómo sea esa música, si es que lo llega a ser. A fin de cuentas, señala Eicke, muchos directores y productores prefieren gente que cumpla con los plazos que compositores con pedigrí académico: hoy muchos productores tienen hijos con amigos que tienen una banda en el garaje, así que vienen a decirte: "el hijo de mi vecino puede hacerlo, ¿tú de qué vas?", le explica John Ottman.

Eicke pone cifras: según un agente de compositores, hay en Estados Unidos 3.500 compositores en activo y cada año salen de las escuelas y universidades 15.000, sin contar los autodidactas. Estas cifras y la idea que ha calado entre productores y directores de que todo el mundo puede hacerlo juega absolutamente en contra de los compositores de cine: permite la reducción de presupuestos y honorarios y directa o indirectamente también la explotación de la masa enorme de compositores emergentes. Al reducirse los presupuestos son pocos los compositores que se pueden permitir pagar a asistentes, así que recurren a internos, que trabajan gratis a cambio de experiencia. Además, los compositores que años atrás solo aceptaban películas de primera categoría entran ahora en liza por poder hacer películas menores para poder trabajar más y ganar el dinero que antes conseguían con una de esas películas grandes. Las opciones de los aspirantes no son muchas y porque van a peor la guerra por encontrar mesa de trabajo no tiene reglas: Puedes despedir a un compositor y enseguida tener otro. Hay compositores dispuestos a trabajar gratis. Hay compositores que matarían a sus abuelas para conseguir la oportunidad de un gran trabajo. Hay más competición y ello devalúa los precios, explica Jeff Rona.

Todo es susceptible de empeorar: Eicke cita un anuncio que se publicó en Facebook donde se buscaban compositor ofreciéndole incluir una canción en una película a cambio del módico precio de cinco mil dólares que el aspirante debería abonar y renunciando además a cualquier derecho sobre ella. La ganancia será, eso sí, grandes perspectivas en su prometedora carrera profesional...

Esta situación hace inevitable preguntarse por qué los compositores del audiovisual (en Estados Unidos) no están sindicados, como lo están los intérpretes, guionistas, montadores, directores, directores de fotografía... pero la respuesta es porque siempre que han intentado sindicarse han fracasado estrepitosamente, por avasallamiento de los más poderosos y por insolidaridad en el sector. Elmer Bernstein lideró en los setenta un movimiento reivindicativo a favor de los derechos de los compositores y no solo fue un intento fracasado sino que su carrera quedó seriamente comprometida, por años. Y en este mismo Siglo XX se ha vuelto a intentar, con el apoyo decidido y explícito del poderoso Hans Zimmer, pero nuevamente sin éxito: Si Hans Zimmer quiere que pase pero no pasa entonces es que no va a pasar, resume agriamente Mychael Danna.

El infierno, en Hollywood.

FIN

-----------------------------

Nuestro comentario:

Respecto a este último artículo, en MundoBSO hemos comentado en varias ocasiones tanto sobre la formación como sobre la búsqueda de oportunidades, temas de máxima importancia. Mi parecer es absolutamente coincidente con el de Eicke, aunque debo añadir algo en lo que tanto he insistido y es que el compositor aspirante debe conocer el medio, debe ver películas, aprender de ellas, ser cineasta. El tercer asunto tratado, el de la desunión de los compositores, no sindicados, merecerá ser explicado más detalladamente en un artículo específico, lo que haré a la mayor brevedad.

Editoriales relacionados con el los asuntos aquí abordados:

  • Humillar al compositor (17/07/2020): "El mal trato y la desconsideración que sufren los compositores por parte de la industria en Hollywood y fuera de Hollywood afecta a casi todos y afecta a la creatividad"
  • Compositores atracados (13/12/2019): "Los compositores norteamericanos se ponen en pie de guerra contra cadenas como Netflix o Discovery Networks que pretenden privarles de sus derechos de autor"
  • Sobrevivir en Hollywood (28/06/2019): "Un cortometraje de Roque Baños expone, como nunca se ha hecho antes, la dureza de abrirse camino en Hollywood"
  • Informarse para formarse (11/05/2018): "No son pocos los aspirantes a compositores de cine que ven en los masters, talleres o cursos una puerta hacia la profesión. Un error que puede generar frustración"
  • El estigma de ser compositor (04/05/2018): "Un absurdo vivido por el compositor Trevor Morris pone encima de la mesa hasta qué punto la ignorancia ajena es fuente de problemas propios en los compositores de cine"
  • Enseñar pero no aprender (20/10/2017): "La abundancia de cursos de formación de compositores de cine revela la gran demanda que hay pero estas ofertas no garantizan necesariamente el aprendizaje real de quien quiere dedicarse a este oficio"
  • El compositor y el autor (14/04/2017): "No siempre el compositor es el verdadero autor de la música que firma, especialmente en una industria tan acelerada y poco afecta a lo artístico como la de Hollywood"
  • Formaciones y deformaciones (17/02/2017): "La formación de cursos o masteres que se ofertan para músicos que quieren dedicarse al cine son insuficientes para convertir a un compositor en músico de cine, aunque no sean pocos los que crean que con ellos ya se hacen profesionales"
  • El circo de las abejas (27/10/2016): "Comentamos las dificultades (cuando no vejaciones) que sufren los compositores en un entorno de gran competitividad"
  • Entre esclavos y espartacos (19/10/2016): "Nos preguntamos si el compositor emergente debería ser un colaborador obediente o por el contrario debería poder asumir la película como si fuera propia e intentar imponer sus decisiones"
  • Saber comenzar (11/03/2016): "No son pocos los compositores que anhelan poder dedicarse al medio audiovisual, pero no encuentran la puerta de entrada al mundo del audiovisual"
  • Pintar en Hollywood (05/02/2016): "Triunfar o cuando menos significarse en el cine de Hollywood es un objetivo anhelado por no pocos compositores europeos y, a los efectos de este artículo, españoles"

Y hasta aquí nuestra extensa y detallada crónica sobre el libro de Eicke. The Struggle Behind the Soundtrack es un libro valiente y Eicke una voz necesaria, en un mundo como este tan dado a no exponer las verdades y a ficcionar las realidades. No es un libro para desanimar a los compositores emergentes sino para hacerles conocer el camino que pretenden recorrer. Demasiadas palabras bonitas que han abierto caminos de corto recorrido, por ello es de agradecer que libros como este expongan realidades de las que pocos quieren hablar.

Puedes comprar el libro aquí

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario