Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
29.978
BANDAS SONORAS
6.308
COMPOSITORES
6.471 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

EL SILENCIO DE MARTIN SCORSESE

17/01/2017 | Por: Conrado Xalabarder | 6 comentarios
DEBATE

A sus 74 años, Martin Scorsese cuenta con una admirable trayectoria cinematográfica. Puede decirse que tiene los deberes hechos y que su valía como cineasta ya está sobradamente demostrada. Pero con su nueva película, Silence, da un triple salto mortal sin red, sabiendo que la opción tomada -explicarla sin música- era una condena anticipada al fracaso comercial, como así ha sido. Pero hay que poner en valía el que no lo haya temido.

Casi tres horas de película relatan el fracaso del cristianismo al intentar evangelizar Japón, a través de la historia ubicada a mediados del Siglo XVII de dos jóvenes jesuitas que viajan allí en busca de un misionero que, tras ser torturado, ha renunciado a su fe. Ellos mismos vivirán la violencia con la que los japoneses reciben a los cristianos. Y en esas casi tres horas de película apenas hay algunos trazos de música, dispersos, insignificantes en lo ambiental, en lo dramático y desde luego en lo narrativo, que parecen haber sido puestos para destacar aún más todos los espacios donde, pudiendo sonar, sencillamente no suena música alguna.

Tiene sentido. De alguna manera, Scorsese hace suya la proclama de John Ford: "detesto ver a un hombre solo en el desierto, muriéndose de sed, con la orquesta de Filadelfia detrás". Y es que la clandestinidad de los dos jóvenes jesuitas infiltrados en Japón resultaría menos verosímil si su cautela y sigilo estuvieran siendo acompañadas por la orquesta de Filadelfia en pleno. Y si además esa música fuese sinfónica occidental, el resultado sería aún más aparatoso o por lo menos parecería una invasión en toda regla del Imperio del Sol Naciente: no solo desembarcan en la costa los dos religiosos, sino también 80 o 90 músicos con ellos...

Peor sería incluso poner música japonesa, pues resultaría algo así como niponizar personajes que no están integrados en un entorno donde además corren grave peligro. Incluso en el caso que fuera música ambiental para los paisajes, podría parecer que están haciendo turismo. Teniendo presente que los japoneses cristianos que viven en condiciones de pobreza y miedo por no tener no tienen ni una sola nota de música con la que ser protegidos, no tendría sentido que los recién llegados sí dispusieran de ella.

Claramente en Silencio se podía haber empleado música, de cualquier tipo, pues no son pocas las historias de invasiones clandestinas en entornos hostiles que el cine ha explicado con excelentes bandas sonoras y mejores resultados. Se ha hecho y podría volver a hacerse. Pero ¿por qué Scorsese ha preferido no hacerlo?. Creo que hay dos razones de peso para no haber puesto música: para dejar completamente solo y a su suerte al protagonista, y también para dejar solos y a su suerte a los espectadores. La música, es sabido, ayuda y mucho a ficcionar aparte de a explicar, complementar o matizar. Con música podemos saber más del personaje, de lo que siente, de lo que teme. Por otra parte, con ella la narración se hace más amena, más fluida, los tiempos se hacen más cortos, las elipsis ni se notan...

...pero creo que Martin Scorsese ha querido evitar la presencia de música que interfiriera y condicionara la vinculación del espectador con un personaje que por otra parte está bien explicado y entendido sin música. Y si la música -es también su función- debe salir de la pantalla para ir en busca del espectador, agarrarlo y meterlo en la película, ahora lo que ha buscado el director ha sido que el espectador se sienta de alguna manera obligado a desplazarse solo y sin ayuda al interior de la película, para estar en las mismas condiciones que el protagonista y sentirse como él. Es una opción, para los tiempos que corren, un tanto kamikaze, que exije la máxima implicación del espectador, y no todos los espectadores entran o quieren entrar en este tipo de propuestas.

Explicar esta película sin música es un acto más de valentía que de imprudencia, porque esta misma película, explicada con música, llenaría las salas de los cines: la historia que relata es estupenda, los actores fantásticos, la fotografía, los escenarios, la gran labor de Thelma Schoonmaker... si además la banda sonora fuese hermosa y explicativa, estaría todo ganado para celebrar el nuevo Scorsese. Pero la película ha desconcertado y no está siendo del todo bien apreciada. Claramente es la ausencia de música la razón.

Y es que Silencio no es una película perfecta. En mi opinión es algo morosa, fría y el metraje podría haberse reducido. Pero todos estos problemas, con música, se habrían solventado con facilidad. Eso sí, habría sido otra película, más amable y agradable, más cómoda y más fácil, pero no la que quería hacer y contar el director. Su Silencio, también musical, ha sido encomiable. Pero es que además es un estupendo ejemplo para entender por su ausencia no solo la gran aportación que hace la música en el cine sino para reflexionar en torno a sus trampas.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
de 0 a 5 Comentarios de 6
Siguiente
Usuario: (ignus) Ignacio Marqués Cuadra
Fecha de publicación: 29.04.2017
Pues yo opino que haber puesto música en esta película podría haber ido muy en contra de las intenciones de Scorsese. Un simple trazo de música incidental melódica podría interpretarse por el espectador como la voz de Dios, algo que sería absolutamente contraproducente porque Scorsese quiere que los espectadores sintamos el mismo silencio y tengamos las mismas dudas que los padres jesuítas, y podamos reflexionar a lo largo de la película, algo que es posible gracias a la práctica inexistencia de música y a que la película fluye despacio para que también nos dé tiempo a pensar y a hacernos esas mismas preguntas que va lanzando. Muy buena película.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (manu) Manuel Monteagudo Lopez
Fecha de publicación: 05.03.2017
Yo entiendo una interpretación distinta respecto a la decisión de Scorsese de no acompañarla con música, y aquí tiene que ver con su discurso...creo que el no posicionarse y no manipular a través de la música o explicar lo que el personaje central se guarda, es el mayor logro del film, y con música, un posicionamiento habría sido mas claro...cosa que Scorsese no quiere ni por asomo. Desde luego, la idea está clara en el film, y no quiere sobreexponerla, pues sus imágenes resultan tan explicativas, al igual que su discurso, que el uso de la música habría lastimado el impacto que en ella provoca el film (de los mejores del 2017). Una decisión brillante, arriesgada, desde luego, pero consecuente con lo que quiere contar
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Lucía Pérez García
Fecha de publicación: 19.01.2017
Totalmente de acuerdo. La ausencia de música, unida al a temática, hace que sea una película dificil de entender -a un nivel profundo- por todo el mundo. Por otra parte, a mi me pareció percibir -quizás me equivoque- que esos pocos momentos en los que se escucha música, junto con los geniales efectos sonoros, actuan como una forma de manifestación de Dios en aquellos lugares donde uno menos se espera encontrarlo. Como una presencia tan lejana y casi invisible que ni el propio protagonista, ni los espectadores si no están muy atentos, perciben.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (Feisal) Isaac Duro Sánchez
Fecha de publicación: 19.01.2017
Una exposición perfecta y con la que concuerdo al 100%. Es estupendo como un cineasta como Scorsese prefiere ser fiel a lo que quiere contar y a cómo lo quiere transmitir en vez de plegarse a las facilidades que le daría una estupenda música de Howard Shore, por ejemplo. Por eso, "Silencio" ni va a triunfar a corto plazo ni es tan accesible, abierta a todo tipo de público y popular como para ser carne de Oscar. Y por eso mismo, de aquí a 10 o 15 años tal vez muchas rutilantes recogedoras de premios queden en el olvido mientras que esta compleja, turbadora, personal y profunda obra de fe, dolor y reflexión (sí, también demasiado larga y fría) gane poco a poco el estatus de culto que merece. Y el silencio en "Silencio" es una sencilla y poderosa decisión que asienta (más aun) a Scorsese en el panteón de los cineastas auténticos, de los que tienen voz, señas de identidad, personalidad y talento y valentía para narrar desafíos diferentes.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Guillem duran
Fecha de publicación: 19.01.2017
Totalmente de acuerdo. Es un privilegio que únicamente se puede permitir a día de hoy en grandes producciones Scorsese y alguno más, pero mantener la coherencia con el discurso también de forma formal (prescindiendo de música en una película llamada Silencio) es un lujo y un riesgo (suicidio comercial) necesario si quieres explicar una historia de la forma mas honesta posible. Incluso que sea tan larga, contemplativa y "aburrida" forma parte del juego. Y mira que había momentos golosos para meter cuerdas dramáticas y buscar la lágrima fácil. Hasta la interpretación de Andrew Garfield se habría beneficiado tal vez y quizás su posible nominación al Oscar por Haksaw Ridge lo sería por esta otra. Pero Chapeau Scorsese.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
de 0 a 5 Comentarios de 6
Siguiente