Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
33.788
BANDAS SONORAS
7.144
COMPOSITORES
7.186 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

EL TRIBUTO FINAL

27/11/2021 | Por: Conrado Xalabarder
CRONICAS

Por Juan Manuel Alcocer

Llegó el segundo y último concierto de FIMUCS esta vez dedicado al genial y eterno compositor italiano Ennio Morricone, interpretado nuevamente por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) y esta vez dirigida por Iván Palomares. Al igual que con el de homenaje a John Williams el concierto se dividió en dos partes: una primera con piezas de estreno en conciertos y exclusivas para el festival de los compositores españoles: Palomares, Manel Santisteban, Zacarías Martínez de la Riva, Manel Gil-Inglada, Vanessa Garde e Iván Martínez Lacámara, todos presentes, y una segunda parte correspondiente al homenaje a Morricone.

La primera parte comenzó un tema del propio Palomes, The Calling (17) una pieza no cinematográfica intensa que llenó la sala de magia pura, y que fue muy aplaudida. Le siguió la preciosista y bellísima suite de Tres metros sobre el Cielo (10) de Manel Santisteban, que hizo lucirse mucho a la orquesta y que fue muy ovacionada por el público. El tercer tema fue otra suite, esta vez de la película Bajocero (21) compuesta por Zacarías Martínez de la Riva muy explícito e inmersivo con el contexto, cuyas notas hacían sentir el frío. También fue muy aplaudida. Con Hullabaloo (21) y D'Artacán y los tres mosqueperros (21), ambas de Manel Gil-Inglada, llegó el divertimento y lo dicharachero: la reacción del público cuando en el tema de D’Artacán empezó a sonar fue muy elocuente y terminó en una fuerte ovación. Posteriormente le llegó el turno a la excelente, una de las más destacadas de 2020, La boda de Rosa (20) -que fue finalista a nuestros Premios MundoBSO- compuesta por Vanessa Garde. Otra preciosa y muy melódica pieza que se ganó el intenso aplauso del respetable. Ya para finalizar esta primera parte una suite de la afamada serie de televisión La casa de papel, en la que la orquesta sacó partido a la partitura de Iván Martínez Lacámara incluyendo instrumentos como el teclado, la guitarra y el bajo.

Acto seguido comenzó la segunda parte, la dedicada a Morricone, y ésta comenzó con un plato fuerte: un tema de la película de Almodóvar ¡Átame! (89), muy intenso, que además era estreno mundial y exclusivo para el festival. Le siguió el que para mí fue el plato fuerte de la noche, una espectacular suite de la película C'era una volta il west (68), dividida en tres sus más afamados temas. El primero contó con el genial, con mayúsculas, acompañamiento de la armónica a cargo del músico Diego Villegas Gómez, con el que la orquesta se lució en grado superlativo. El segundo, el tema de Jill, más pausado y lírico, que contó con el acompañamiento de la soprano Susana Casas García de la Galana, quien demostró su buen hacer. Finalmente, el tema de Cheyenne remató con excelencia esta suite.

Luego se interpretó uno de los temas más apreciados del genial compositor italiano, The Mission (86), bellísimo y conocidísimo tema nuevamente interpretado genialmente por la orquesta, al que siguió el dicharachero tema de Malena (00), que vino a poner el punto del Morricone más popular a la noche. El quinto tema fue de Érase una vez en América (84), que volvió a contar con la presencia de la soprano Susana Casas García de la Galana para el acompañamiento lírico. Finalmente llegó la apoteosis final del concierto, que no de la noche, con el tema principal de The Untouchables (87), demostración de lo que el gran genio del maestro italiano fue capaz, aquí con una orquesta totalmente entregada que hizo al público estallar en un éxtasis de aplauso final que duró más de 5 minutos. Posteriormente vinieron los bises con la repetición del tema de armónica de C'era una volta il west y con la sorpresa final y la gran guinda no solo del concierto sino del festival nada más y nada menos que la suite Tribute to the film composer arreglado por John Williams, un compendio de veintitrés míticos temas de la Historia de la música de cine como por ejemplo Star Wars, Patton, Gone with the Wind, E.T., Nuovo Cinema Paradiso, Titanic, Rocky, The Pink Panther, Casablanca, The Sea Hawk, etc. Volvió a levantar al público de sus asientos en aplausos y vítores, tras lo que subieron al escenario todos los compositores españoles participantes en los dos conciertos, así como los promotores del festival: el director, Francisco Cuadrado y Gorka Oteiza para que fueran partícipes de la merecidísima ovación.

Este último tema, en palabras de Gorka Oteiza, uno de los promotores del festival y el máximo responsable de la página de música de cine SoundTrackFest: Lo elegimos expresamente para cerrar el concierto de Morricone y así unirlo narrativamente con el de Williams ya que posee temas de ambos que no se han tocado en los respectivos conciertos como el Main title de Star Wars, E.T. y Cinema Paradiso y que también sirviera como broche de oro para el festival y lo que este significa la celebración y el amor por la música de cine

Con esto finalizó un primer festival de FIMUCS, que fue apoteósico y que ha premiado el tesón y buen hacer tanto de los músicos que ha participado como de los promotores haciendo que sus dos conciertos hayan sido un éxito rotundo de público y reconocimiento. Destacar el valor musical de los compositores y de la música de cine que se hace en España a la vez que se homenajea a dos de los más grandes genios de la composición. Sólo me queda decir, que como sevillano, muchas gracias por elegir Sevilla para este maravilloso evento cultural y que nos vemos el año que viene con la segunda edición del festival. Nuevamente, ¡Larga vida a FIMUCS!

--------------------------------------------------

  • LA FERIA DE LOS COMPOSITORES, por Conrado Xalabarder

La feria es un evento industrial, comercial o lúdico donde se exponen para su exhibición o venta los mejores productos del industrial, del comerciante o del artista. La feria busca congregar a gente, interesados, conocedores o solo curiosos, para mostrar y demostrar la calidad de aquello que se expone. Feria tiene acepciones e interpretaciones peyorativas, pero feria es también un evento de primera categoría y necesidad.

Lo de los conciertos de FIMUCS ha sido una feria de compositores españoles de primera categoría. Compositores ninguno de los cuales ha alcanzado aún el rango de estrella (las estrellas han sido Williams y Morricone) pero se han mostrado en completa igualdad de condiciones ante el respetable y no han estado en la sombra de los dos genios. FIMUCS ha triunfado también por la valentía en mostrar las creaciones de compositores desconocidos para la inmensa mayoría de los asistentes y, en un triple salto mortal, exhibiendo en su mayor parte obras de hace muchos años, algunas incluso no cinematográficas. Si, también ha habido obras o títulos conocidos (La casa de papel, D'Artacán y los tres mosqueperros, La boda de rosa, Bajocero...), pero hubiera sido más seguro apostar por las bandas sonoras que le valieron nominación al Goya a Cardelús, Cervantes o Palomares, o el Goya ganado de Gaigne, hubiera sido más seguro poner en el programa títulos de películas que más o menos sonaran al público. Pero no ha sido así en algunos casos, incluso ha habido uno (de Luis Ivars) que se remonta nada menos que a hace 25 años y no de una película conocida sino completamente invisible en la Historia del cine español contemporáneo. Esto es coraje y muestra de la absoluta seguridad de estos feriantes en los productos que querían exhibir.

FIMUCS podía haberse opuesto y exigido músicas más recientes o de títulos mínimamente conocidos, pero no habiéndose opuesto ni -hasta donde sé- tampoco exigiéndolo, han convertido de modo automático (con la ayuda de Timón y Palomares, sin duda) a estos dos en los mejores conciertos del año.

Mañana estos creadores dejarán de ser feriantes y volverán a la realidad (muy dura, no debe olvidarse) de buscar trabajo, de soportar presiones, de intentar hacerse un lugar en el cine español. Algunos están trabajando muy duro para ello; otros no tienen tanta suerte y no encuentran proyectos o llevan incluso años sin tenerlos. Todos tienen derecho a formar parte del cine español. Yo creo que el público de los conciertos se ha llevado esa impresión. Ojalá en esta feria hubieran estado también productores y directores. Será este un objetivo que FIMUCS ha de incorporar para ser un festival imprescindible.

Felicidades a Francisco Cuadrado, a Gorka Oteiza y a todos los participantes de este nuevo festival que es importante que haya nacido para quedarse y más importante que tenga ese espíritu de feria.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario