Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
30.188
BANDAS SONORAS
6.367
COMPOSITORES
6.533 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

FIMUCITÉ 10: ELEGIDOS PARA LA GLORIA

02/10/2016 | Por: Conrado Xalabarder | 3 comentarios
CRONICAS

La última jornada del décimo Festival de Música de Cine Fimucité arrancó por la mañana con la mirada puesta en lo que iba a suceder esa tarde-noche en el Auditorio: el concierto de Howard Shore -lleno absoluto- y un reto que el propio Diego Navarro había puesto bien alto: probablemente sea el concierto más importante de la historia del festival, dijo hace unas semanas. Pues probablemente sí lo ha sido, y no solo del festival.

Por la mañana tuvo lugar la segunda entrega en la espléndida master-class de Richard Bellis, que giró en torno a la relación del compositor con el director. Tal y como comenté en la crónica de ayer, encontré en su discurso aspectos con los que discrepo de modo tan respetuoso como firme. Ayer mismo publiqué que por respeto quería esperar a la segunda parte para pronunciarme sobre esas discrepancias en un editorial al que ya había puesto título, El cineasta total. Bien, y esto forma parte de las ventajas de ser jefe de MundoBSO, lo comentaré más detalladamente en un inminente ágora, para poder extenderme y entrar más en detalle. A ese ágora, por tanto, me remito.

El concierto de y con Howard Shore fue, en todos los sentidos, memorable, y a mi juicio uno de los mejores jamás habidos en nuestro país. No basta con buena música para hacer buen concierto. Hace falta una buena orquesta, un buen coro (coros, en este caso), un buen director, unos buenos solistas, una buena puesta en escena, una buena presentación y también una buena participación del público. Todo eso se conjugó en la forma de un espectáculo emocionante, vibrante y pletórico (el programa del concierto, aquí).

Arrancó con una primera parte breve pero muy valiente: una suite con temas de la saga El Hobbit, músicas oscuras, dramáticas y de gran intensidad, no fáciles para un público que, a buen seguro en su mayor parte, estaría esperando lo épico y la melodía luminosa, que en ningún momento hizo acto de presencia en este primer tramo. Pero fue cautivador y magnético. De todo el extenso material se eligieron piezas muy bien ajustadas que fluyeron armoniosamente y fueron muy agradecidas por la audiencia.

La segunda parte arrancó con varias de las colaboraciones del compositor con David Cronenberg. El propio Shore se puso al frente de la orquesta para conducir -sin batuta pero con muy expresivas manos- temas de Naked Lunch (91) y Dead Ringers (88), en tanto Diego Navarro, batuta en mano, se ocupó del resto.

Tras el repaso a Cronenberg, fueron especialmente destacables las rendiciones a Ed Wood (94) -gracias a la proyección en directo en pantalla muchos pudieron ver al detalle el uso delicado y preciso del theremín- y The Aviator (04), que fue ensalzada con una espléndida interpretación de la orquesta. Pero el resto de selecciones no se quedaron atrás: la intensidad macabra de The Silence of the Lambs (91) o Se7en (95), o el lirismo de Big (88) o Hugo (11) estuvieron a la altura de lo esperado y demandado.

La recta final, naturalmente, fue el esplendoroso espectáculo de la saga Lord of the Rings, con una selección de sus tres entregas que dispararon la adrenalina en el gran auditorio y levantaron el entusiasmo entre la audiencia. La orquesta, coros y director lograron una interpretación que -yo lo ví pues lo tenía sentado en la misma fila, a pocas butacas- consiguió la plena aprobación y satisfacción de Howard Shore.

El concierto fue un éxito total y Fimucité pudo cerrar una décima edición habiendo alcanzado la gloria, bien merecida. Ahora se ha de comenzar a preparar la edición 11 habiendo dejado el listón a una altura que va a ser complicado de superar.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Alberto Elías Hernández
Fecha de publicación: 04.10.2016
Soy asiduo a los conciertos de Fimucité y tengo que reconocer que con el de Howard Shore se superó las mayores cotas alcanzadas por este festival. Con un clímax final difícilmente superable el público se entregó como pocas veces había visto en un evento de bandas sonoras. Creo que hay mercado suficiente para tentar a otros grandes porque, visto lo visto, tanto durante el concierto como con la firma de discos, creo que el propio Howard Shore estaba sorprendido con la respuesta del público.
Aunque entiendo la preocupación de Conrado con desvirtuar su esencia, estos festivales acercan mucho al público medio al mundo de la música de cine. Y al final esto es lo que permite traer compositores de la talla de Howard Shore.
La suite del Hobbit fue sublime, espero que se edite porque me encantaría volver a escucharla, aunque hubiera agradecido escuchar el tema de Misty Mountain desarrollado como en el track "Over the hills". La orquesta y el director estuvieron a la altura y, por decir algún comentario negativo, eché en falta un mayor uso de ese apabullante coro de 100 personas, tan solo aprovechado en la última parte del concierto. En cuanto a la amplificación del sonido de la que habla Enrique Díaz, no lo percibí demasiado. Hay que tener en cuenta que es muy complicado que suene igual que en la edición discográfica, pero en mi opinión se acercó mucho.
Sólo me queda agradecer al festival, y para el que viene tentar a Hans Zimmer, que se de muy buena tinta que lo tienen en la agenda.
Responder
RESPUESTAS A ESTE COMENTARIO
Usuario: Enrique Díaz
Fecha de publicación: 04.10.2016
Juan Habitación, jeje, no es mucho de mi cuerda, pero seguro que llena, aunque como sabes, el ex teclista de Mecano ya ha tenido bastante protagonismo en Fimucité y respecto al sonido, si has asistido a otros conciertos de la sinfónica comprobarías que si estaba algo falto de volumen, por ejemplo había 5 contrabajos cuando lo ideal para estos temas es al menos 8..., independientemente de las carencias del Auditorio en cuanto a la acústica, en cualquier caso, insisto, fue muy satisfactorio, aunque yo sigo quedándome con el sonido de Christopher Young en el teatro Guimerá del fimucite 2..., manías de uno.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Enrique Díaz
Fecha de publicación: 02.10.2016
Pues efectivamente fue un concierto redondo, quizás, como dices, alguno esperaba escuchar los temas más conocidos tal como están acostumbrados a oírlos en los diversos cortes de las ediciones discográficas, pero la apuesta de exponerlos en forma de suite me parece acertada para no abandonar la tierra media con cada tiempo de aplausos. Pienso que el programa estuvo bastante equilibrado en la alternancia de títulos de Shore y únicamente eché de menos algo de amplificación del sonido de la orquesta, seguramente porque faltaba algún que otro instrumento entre la sección de cuerda. En cualquier caso eso no empaña en absoluto el concierto, con un coro superlativo en la épica y que tuvo un momento muy emotivo con la actuación del niño ya que me traslado completamente a la Comarca y me sumergió en ese mundo maravilloso de Tolkien debido al carácter evocador que tiene la música.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar