Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
25.465
BANDAS SONORAS
5.304
COMPOSITORES
5.831 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

NUEVOS TIEMPOS (II): STEINER, YOUNG, FRIEDHOFER, EL FIN DE LOS BUENOS TIEMPOS

10/04/2018 | Por: Conrado Xalabarder
HISTORIA

capítulo anterior: Nuevos tiempos (I); La caza de brujas y la televisión

En esta turbulenta década el veterano Max Steiner pudo encontrar su espacio de actuación, pero sin la frecuencia ni holgura de antaño. Trabajó en filmes de aventuras o de acción, como The Flame and the Arrow (50), Distant Drums (51), Battle Cry (55) y similares. Estuvo especialmente brillante con la marcial The Caine Mutiny (54), con el western The Searchers (56) y, ya en los sesenta, con el melodrama romántico Rome Adventure (62), para la que escribió una melodía de amor de gran popularidad. Pero su estrella declinó y vio cómo muchos otros compositores le tomaban el relevo.

La riqueza y variedad de Victor Young demostrada en sus primeras películas con Cecil B. DeMille, se consolidaron a lo largo de la presente década, en la que se prodigó en diversidad de títulos, tanto de corte histórico como romántico, western o aventurero. Con DeMille destacó en Samson and Delilah (50) y The Greatest Show on Earth (52) y con John Ford Rio Grande (50) o la notoria partitura para The Quiet Man (52), en la que recurrió al folklore tradicional irlandés, en combinación con lo sinfónico y con un divertido tema transformado enérgicamente en la secuencia de la pelea final. George Stevens le contrató para el western Shane (53), pero decidió convocar un concurso entre los principales compositores del momento, ya que estaba muy descontento con lo realizado. Afortunadamente, presiones que se ejercieron sobre Stevens acabaron por mantener lo creado por Young, que fue rápidamente considerada una de las ingentes bandas sonoras de su época. Su siguiente western, Johnny Guitar (54), incluyó una balada que se hizo muy famosa, por su aire nostálgico y romántico. Escribió una de sus últimas creaciones para Around the World in 80 Days (56), por la que consiguió póstumamente el Oscar tras haber sido finalista en 21 ocasiones, y fue una de sus obras más ricas en variedad temática, con tono ligero.

Por su parte, Hugo Friedhofer también vivió en los cincuenta sus últimos años creativos. Empezó la década con el western Broken Arrow (50), en la que eludió los tópicos del género incidiendo en lo dramático con melodías expresivas. Siguieron filmes bélicos de gran importancia: Above and Beyond (56), Between Heaven and Hell (56) y The Young Lions (58). En lo romántico, fue dulce con la banda sonora de An Affair to Remember (57) y también con Boy on a Dolphin (57), dos partituras especialmente celebradas. Al igual que otras como This Earth Is Mine (59), otros de los títulos que le convirtieron en uno de los autores más insignes de Hollywood, a pesar de no haber tenido el reconocimiento en vida que merecía. Su última banda sonora importante sería el western One Eyed Jacks (61), de Marlon Brando. Murió dos décadas después, en 1981.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario