Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
33.949
BANDAS SONORAS
7.178
COMPOSITORES
7.211 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

MÚSICA PARA ACOSAR

06/12/2021 | Por: Conrado Xalabarder
TEORÍA

En la película Spencer (21), con música de Jonny Greenwood, hay dos escenas donde el uso de la música es ejemplar y magistral, completamente inusual y muy atípico en el cine. Son dos escenas donde prima la inteligencia y la estrategia para conseguir propósitos dramáticos y también narrativos. En ambas escenas se hace uso de la diégesis, de la falsa diégesis y del tránsito de la diégesis a la música incidental.

  • Articulos relacionados:
  1. Diégesis
  2. La falsa diégesis
  3. Mover la diégesis

------------------------------

Escena 1: la cena

Diana de Gales acude a cenar con los Windsor. Sucede esto:

Diana entra en el comedor, donde hay cuatro músicos tocando un tema (este tema no es relevante en la película fuera de esta escena). Es, por tanto, música en diégesis: la escuchan personajes y espectadores, es realista y ocupa todo el espacio escénico.

Todo discurre en perfecta normalidad hasta que (minuto 1:50) la música comienza paulatinamente a perturbarse, dramatizarse, incluso ensombrecerse (2:10), lo que se agudiza en cuanto aparece Ana Bolena (2:35). A partir de ahí, y ya hasta el final de la escena, la musica entra en una progresión más agobiante y tensa.

Lo que sucede es que la música diegética transita a la falsa diégesis (un breve momento en que aparenta que todos están escuchando la degeneración de la música) para enseguida pasar a incidental: es obvio que esa música no está siendo escuchada por los comensales, esa música está ya solo en la mente de Diana y solo la escuchan los espectadores, ni siquiera ella. Incluso se vuelve a mostrar a los músicos tocando (3:27), pero no es esa la música que están interpretando.

En el filme, el collar es un símbolo de atadura (a los Windsor) que Diana rompe en dos ocasiones, siendo esta la primera. Por otra parte, esta escena no es real sino imaginada (vemos cuando sale a vomitar que sigue teniendo el collar). A Diana le oprime el collar y lo que representa... y la música que imponen los Windsor en sus comidas, que también la atormenta. Es decir: que esa música la agobia y la mortifica.

No es la primera vez que una música en diégesis es empleada para acosar a un personaje (se ha hecho bastantes veces en el cine), pero raras veces haciendo uso del tránsito a la falsa diégesis y de ahí al plano incidental. La dramaturgia es clara: Diana se asfixia en la familia Windsor, y la música que estos imponen en la comida la vuelve loca, se le hace irrespirable.

------------------------------

Escena 2: la misa

Diana de Gales sale de misa con los Windsor. Sucede esto:

Es algo bizarro, pero la música que suena con el órgano es el tema principal de la película, el tema de Diana. Es un tema musical de corte clásico y es también aplicado en el entorno de los Windsor, de sus costumbres, su hieratismo y su frialdad. Es una música en una línea estilística muy semejante a la que rodea a los Windsor y que relacionada con Diana la imprega de tristeza y melancolía. Aparece en varias ocasiones en el filme y siempre aporta una cierta negatividad, hasta que en la escena final ella y su música se concilian (pero pese a ello se remarca que Diana sigue siendo una Windsor).

Que suene diegéticamente en la iglesia puede ser una extravagancia sin mucho sentido pero tampoco es nuevo: recordemos, por citar un solo ejemplo, que al emperador Cómodo de Gladiator (00) se le recibe en el Coliseo con su tema musical interpretado diegéticamente. Aquí, de todos modos, es un recurso dramático que satisface dos finalidades:

  1. El tema de Diana es un tema de los Windsor, como el collar de la escena anterior la ata a la familia. Es, sí, un tema que, como el collar, pertenece a Diana... pero el origen es de la casa Windsor (de hecho, ella en el filme tiene como propio y de nadie más el jazz)
  2. Pasado por el filtro de lo religioso, el tema adquiere un tono ceremonioso, institucional... que a Diana también la va a martirizar.

Hasta 1:15 todo discurre en absoluta normalidad: la música es plenamente diegética, aparenta que se sigue tocando en el interior de la iglesia, que se escucha en cierta lejanía en el exterior y que, por supuesto, todos los presentes la están oyendo.

A partir de ahí se repite lo visto en el ejemplo anterior: la música deja de ser diegética y pasa a ser incidental y a meterse en la cabeza de Diana. No hay tránsito por la falsa diégesis, va directamente al plano incidental y nuevamente se usa para martillear al personaje.

Esto es hacer cine con la música. Dos ejemplos ejemplares.

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario