Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
25.462
BANDAS SONORAS
5.304
COMPOSITORES
5.831 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

MÚSICA Y NIVEL ARGUMENTAL

18/07/2018 | Por: Conrado Xalabarder | 1 comentario
TEORÍA

La película La nuit américaine (73) tiene dos estratos argumentales: por un lado, el rodaje de una película; por otro, la película que se rueda. Georges Delerue, el compositor, escribió música para ambos, de tal modo que el estrato real del filme (el rodaje) tiene su música y el estrato ficticio (la película que los personajes ruedan) tiene la suya. Delerue y François Truffaut ubicaron la partitura en dos niveles argumentales diferentes, remarcando ambos estratos. Por su parte, la película Altered States (80) narra las experiencias de un médico que traspasa la frontera de lo razonable probando consigo mismo experimentos que le adentran en un mundo irreal. El entorno real y las partes oníricas fueron abordadas de modo distinto por John Corigliano, quien así situó su partitura en dos niveles argumentales diferentes. Una película puede tener un solo estrato argumental o varios (combinar presente con pasado, lo real con lo onírico...) y la música puede remarcar las diferencias entre esos estratos, no hacerlo o, simplemente, en el caso de que no existan distintos estratos, pautar los acontecimientos que se suceden, tal y como ocurre con la música de Victor Young para Around the World in 80 Days (56), en la que se adapta al entorno geográfico y argumental (música hispana en España, francesa en Francia o hindú en India), o aplicar la música completamente sincronizada con el período en que transcurre la historia del filme, como hizo John Addison y su divertida música barroca para Tom Jones (63).

Si una película transcurre íntegramente en un lugar concreto, o bien si acontece enteramente en un determinado período histórico, tendría sentido que las músicas fueran del lugar y de la época, respectivamente. De ser así, estarían equiparadas a lo relatado en las películas en sus niveles argumentales. Sucede, por ejemplo, en Havana (90), donde hubo importante presencia de música caribeña escrita por Dave Grusin, en Frida (02), película biográfica de la pintora Frida Khalo y que tuvo música mexicana de Elliot Goldenthal, o incluso en Gandhi (82) donde todo lo que concernía al país y a los nativos llevaba música india de Ravi Shankar y lo relativo a los británicos era acompañado por música del británico George Fenton. Si una película se desarrolla en un contexto militar, parece obvio que su música tenga un tono marcial, como la de Max Steiner en The Caine Mutiny (54) o la de Elmer Bernstein en The Great Escape (63) ¿Por qué razón convendría no hacerlo? ¿Qué utilidad tendría que ni en la película que pasa en México ni otra que sucede en la Edad Media sonara música mexicana o medieval?

La principal razón para no respetar el nivel argumental es la de buscar alcanzar una trascendencia o universalidad de lo que se relata en la película. En otras palabras, que la música (no mexicana ni medieval) convierta la localización en un hecho algo más circunstancial, siendo lo más relevante lo que se cuente, no dónde o en qué época se cuente: si en una película basada en el Hamlet de Shakespeare le ponemos música medieval, el espectador verá una historia medieval; si le ponemos música del Siglo XX, entonces lo que al espectador le llegará será una historia que no se ubica en un período determinado, sino que es universal y atemporal. En The Hours (02), con música de Philip Glass, no hay distinción alguna en el tratamiento musical que se da a lo narrado en los años veinte, en los años cincuenta ni a principios del Siglo XXI. El que la música no se sincronice en su nivel argumental con el del guion literario ayuda, y mucho, a dar atemporalidad a las historias. Sucede asimismo con la banda sonora -de música preexistente- de Marie Antoinette (06), donde el entorno palaciego lleva música barroca pero el personaje principal es explicado con canciones modernas.

Por supuesto, puede darse el caso que la música sí pretenda respetar el estrato argumental del filme, pero en forma de falsa apariencia: la música de Miklós Rózsa para Ben–Hur (59), tiene la intención de sonar romana cuando evidentemente no lo es. La de Nino Rota para Romeo & Juliet (68) es una música romántica contemporánea pero con importante presencia de instrumentos medievales. Y si hay falsa apariencia en el nivel argumental de la música, también puede haber una directa invención: ¿Qué música puede haber en The Planet of the Apes (68) sino una inventada en su nivel argumental?

Compartir en
 
Anterior
Siguiente
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Enrique Díaz
Fecha de publicación: 18.07.2018
Interesante, y es verdad que sacar la música de su contexto temporal universaliza la historia, kubrick es un buen ejemplo, ya que ha utilizado en alguna de sus cintas música coincidente en el tiempo con la historia (Barry Lyndon), respetando absolutamente el nivel argumental, y otras como 2001 donde la música claramente universaliza la historia. Sin embargo me parece curioso el papel jugado en La naranja mecánica, donde aparentemente pretendería universalizar la historia con esa música de beethoven, pero que wendy carlos la adapta a un estilo futurista con lo que entonces parece respetar el estrato argumental de la historia y creo una contradicción añadida.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar