Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
31.113
BANDAS SONORAS
6.582
COMPOSITORES
6.751 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

ÁGORA

PARTICIPA DEL ÁGORA
ARCHIVO

QUÍMICA, AJEDREZ, ARQUITECTURA... Y MÚSICA DE CINE

15/02/2021 | Por: Conrado Xalabarder
TEORÍA

Tanto en el proceso de crear dramaturgia o narrativa con la música en el cine, como en el proceso de intentar descifrarla, comprenderla, e incluso explicarla, entenderlas como química, ajedrez y arquitectura puede resultar de ayuda. Como enseguida desarrollaré, en toda banda sonora con dramaturgia o narración hay química, ajedrez y también arquitectura.

  • La química en la música de cine

En química, si unimos dos o más elementos generaremos una determinada reacción, y para conseguirla no azarosamente hay que conocer qué elementos unir, y en qué proporciones. La música aplicada en el cine genera algún tipo de reacción química, inevitablemente, y sucede porque la música altera el modo en cómo se ve, se interpreta o se entiende una imagen, diálogo, personaje, escena, etc.

Por ejemplo: el director tiene un hermoso paisaje que va a utilizar como fondo en créditos iniciales y le pide al compositor que le ponga música romántica y bonita. El compositor, con esas escasas indicaciones, escribe una bella música romántica en la que incluye un punto triste, melancólico, porque ese era su estado de ánimo al escribir la música. Al integrar la música en el hermoso paisaje este resulta romántico y bonito, pero también triste. Y entonces el director se pone furioso porque esta no es una historia triste y tu violonchelo amargo va a confundir a la audiencia y estropear mi película.

¿Quién ha fallado? ¿El compositor o el director? Al compositor/químico se le ha dado bastante margen de actuación por la pobreza de las indicaciones (música romántica y bonita) y por tanto ha obrado en libertad. En cambio, el director ha sido un mal químico, porque no le ha especificado al compositor qué elementos quiere para que cuando sean unidos a la escena generen la reacción química buscada: por ejemplo, serenidad, alegría, pasión... La música, especialmente la que busca obtener algún tipo de dramaturgia, condiciona o también puede llegar a ser condicionada: sobre un rostro pensativo, dos músicas distintas generan como reacción dos rostros diferentes, los determinan o incluso explican, a la vez que ese rostro determina y también explica la música que se le ha aplicado. Y, así, ni el rostro ya es el de antes (se le ha sumado un elemento químico) y tampoco la música es la de antes pues ha ganado una significación.

La dramaturgia de la música en el cine es, pues, una suerte de reacción química en la que dos elementos (uno de ellos la música) se unen para la consecución de un tercero, nuevo y diferente.

  • El ajedrez en la música de cine

El ajedrez es un juego de movimiento estratégico de fichas. Y las partidas se ganan o se pierden con lo que hay en el tablero, y solo con lo que se dispone en el tablero. En la música de cine la partida de ajedrez se produce cuando se mueven e interactúan las fichas musicales (temas, por ejemplo) en el tablero que es la película. Pero hace falta un rival, y este está en la propia película.

Si cada vez que aparece un personaje suena su tema musical, el movimiento de su ficha de ajedrez es bastante claro. Pero ¿y si allá donde debería sonar su tema de repente e imprevistamente aparece otro tema? Quizás el guion literario (el rival, en este caso) afirma que quien está en pantalla es Jekyll, pero el guion musical impone la ficha de Hyde. Es un movimiento ajedrecístico maestro que posibilita darle a la audiencia una información clara: Jekyll aún no lo sabe, pero Hyde comienza a controlar su espacio. Si un tema musical silencia un diálogo, o un sonido, también hay movimiento de ajedrez. Y, así, las combinaciones son -como el propio juego- casi infinitas y dan como resultado partidas múltiples. Así pues, hay que tener bien claro qué partida se está jugando, pues no es lo mismo poner la música del psicópata al personaje amable y afectuoso cuando este saca su Hyde que ponérsela muchísimo antes de que se muestre cómo es. Y la música de cine, en tanto narración, es también ajedrez.

  • La arquitectura en la música de cine

La arquitectura es, vulgarmente definida, construir algo que se sostenga y no se derrumbe, generalmente edificios. Cualquiera entiende de los graves peligros de sobrecargar de peso un edificio con columnas o paredes poco sólidas o mal colocadas. Hay mucho en juego, y el desplome de un edificio puede causar tragedias. La mala arquitectura musical puede asimismo provocar el colapso y desplome de una película incapaz de aguantar el sobrepeso de una banda sonora mal diseñada en la planificación arquitectónica. ¿Qué película podría sostenerse en pie con una sobreabundancia de temas musicales narrativos -y por tanto de obligada comprensión- que generara confusión? Una película puede explicar en su guion literario la historia de Jesucristo, sus doce apóstoles y los hechos que acontecieron... pero si porque el relato incluye todos esos personajes el compositor escribe un tema central para cada uno de los trece, más otro para María, más otro para Pilatos, más otro para los romanos y otro para los fariseos... el derrumbe del filme, incapaz de soportar tal sobrecarga de peso, sería también histórico. Así pues hay que pensar en términos arquitectónicos y calcular qué puede elevarse musicalmente y qué conviene dejar fuera de los planos.

Estos tres elementos forman un todo y evidentemente son compatibles: la referencia a Hyde responde a un movimiento de ajedrez que a su vez puede tener una fusión química (¿es simplemente una indicación o hay una dramaturgia, donde Hyde puede ser siniestro, dolorido o hasta feliz) Y la decisión de trabajar con tema de Jekyll y tema de Hyde, sin sobrecargar con el tema de su prometida, o el de la ciudad de Londres, es a su vez arquitectónica. La química, el ajedrez y la arquitectura forman parte de la creación musical en el cine y pensar en esos términos ayuda tanto a crearla como a interpretarla.

  • Articulos relacionados y recomendados (en MundoBSO hay muchos más artículos vinculados con esta perspectiva. Solo indicamos algunos):
  1. Ambientar, dramatizar o narrar: la dramaturgia relacionada con la química y la narración con el ajedrez y la arquitectura.
  2. La competición sonora: tiene mucho que ver con el ajedrez
  3. La pirámide del poder: el mejor plano posible para una buena arquitectura temática
  4. El movimiento de los temas: movimientos básicos de ajedrez.
  5. El impacto en la imagen: tiene química y también ajedrez.
Compartir en
 
Anterior
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario