Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
28.005
BANDAS SONORAS
5.934
COMPOSITORES
6.210 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

FANÁTICO

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Zimmer, Hans
Sello: Promocional
Duración: 68 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Fan, The
Director: Tony Scott
Nacionalidad: EE UU
Año: 1996
ARGUMENTO

Un exjugador de béisbol consigue un gran contrato para volver a los San Francisco Giants, el equipo de su ciudad natal. Uno de sus seguidores está dispuesto a hacer lo que sea para que vuelva a ser el mejor.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
6
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Esta es una banda sonora en la línea de las creaciones del compositor a mediados de los noventa, con música electrónica enfática y dinámica, poderosa, para la acción y lo épico.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Mikel C.G Siw
Fecha de publicación: 20.12.2018
En 2014 vio la luz este impresionante promo de FANÁTICO. Una bendición en toda regla, pues la edición oficial de 1996 apenas incluía una suite de veinte minutos. El problema es que lo que ofrecía aquella suite no era la música de la película en sí, sino más bien una especie de variaciones de las melodías, muy desangeladas y carentes del ritmo y el frenesí que sí lucían durante el film... Este promo recoge casi la totalidad de la música aplicada en la película, además de algunos tracks que finalmente no fueron utilizados. ¿Qué decir de la partitura de FANÁTICO? En mi opinión nos hallamos ante una pieza vibrante y espectacular; una composición de la que me enamoré al instante, siendo un niño. Supongo que al director Tony Scott también debió de encantarle lo que hizo Zimmer. Tanto es así que decidió usar el mismo tipo de música en todas sus películas posteriores, con scores de Trevor Rabin y, especialmente, Harry Gregson-Williams. No obstante, los mediocres resultados de sus progresivas clonaciones no deberían enturbiar la imagen de FANÁTICO; un soundtrack muy singular de atmósfera excitante.

Zimmer define al personaje de Robert De Niro (el fanático) mediante una sucesión de músicas perturbadoras y algún momento de aflicción. Su aporte es muy interesante pues incrementa la sensación de peligro y muestra las determinaciones del protagonista. Para el deporte y la fascinación que produce, el alemán crea una potente melodía de aires Vangelinescos, muy lírica y especialmente inspiradora. Se trata de la pieza principal de la partitura, fuertemente ligada al tema del fanático. Pues es como si una música necesitase a la otra en todo momento, estableciéndose un diálogo fascinante entre las atmósferas opresivas del tema del fanático y la luminosidad del tema del deporte. Todo ello con un tono homogéneo que le confiere carácter a la banda sonora e incrementa su fuerza. Suena a Zimmer. Suena genial. En una muestra más de su arrollador ingenio, el alemán no le concede música al deportista, interpretado por Wesley Snipes, dejándolo así desamparado y a merced de las violentas circunstancias que perturbarán su calma. De ese modo Zimmer convierte al deportista en un ser moralmente ultrajado y casi patético; un hombre egoísta muy amante de la pasta y poco considerado con los que le dan de comer.

Para terminar, unas reflexiones generales sobre la película en sí. La primera es que ver FANÁTICO me parece una experiencia audiovisual sumamente dolorosa. Como película maneja bien sus elementos dramáticos, pero está concebida de una manera que no me gusta. Esos filtros cálidos ensucian la imagen y le restan vitalidad, el montaje es algo absurdo a veces y, para colmo, es un film plagado de canciones horrendas. Quizás sea este precisamente el peor punto; pues en todo momento (y es algo literal) están sonando canciones y más canciones que no dejan respirar y hacen que todo parezca un videoclip. Bastante lamentable. Gracias a Dios ahí está Hans Zimmer para alumbrar el camino; pero sólo en momentos muy puntuales donde le dejan hacerse con el control de algunas escenas. Además tiene que convivir con todas esas espantosas canciones, por lo que el mérito es, si cabe, aún mayor... Otra cuestión que quisiera señalar antes de despedirme es que el fanático interpretado por Robert De Niro me produce más tristeza que espanto. Porque no es un hombre malvado ni tampoco un terrorista. Simplemente es un tipo que, cegado por su pasión por el deporte, llega a cometer algunas locuras. Me da pena, la verdad. Y es que la película de FANÁTICO no deja de ser la historia de una oveja extraviada en mitad de la ventisca. Un relato cruel sobre el cinismo que se apodera de los intereses cuando hay maletines con billetes de por medio... y la sangría de inocentes que ello conlleva. Por eso el fanático, aunque sumido en la demencia, es el tipo más legal de la película. Casi todos los demás son muy vulgares; un puñado de tontos del culo que seguramente son incapaces de recitar el abecedario y caminar al mismo tiempo. En fin, la película de FANÁTICO es, por momentos, tan deprimente como presenciar una carrera de galgos ciegos. Pudo haber estado mucho mejor y se queda en un aprobado justito. De niño la soportaba. Ahora me resulta casi inaguantable.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar