Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
34.426
BANDAS SONORAS
7.255
COMPOSITORES
7.261 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

HOMBRE, UNA MUJER, UN HIJO, UN

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Delerue, Georges
Sello: Quartet Records
Duración: 61 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Man, Woman and Child
Director: Dick Richards
Nacionalidad: EE UU
Año: 1983
ARGUMENTO

Melodrama sentimental en la que un hombre se ve en la obligación de cuidar al hijo que tuvo con una antigua amante, lo que le ocasiona problemas.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
8
PUNTUACIÓN USUARIOS
8.3
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Delicada y hermosa partitura de melodías románticas y ambientales, con un elegante tema principal que conoce algunas variaciones, y que ayuda a establecer en la película un cierto aire de melancolía con dosis de esperanza, que el compositor hace crecer a medida que avanza el filme. Tiene momentos exquisitos, refinados y muy bellos.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Ángel González
Fecha de publicación: 02.07.2022
Georges Delerue fue uno de esos casos de reputados compositores europeos que tuvieron su sitio en la industria de Hollywood. Allí pudo participar en algunas películas de relieve con maravillosas partituras (Agnes of God, Rich and famous, A little romance...), pero también en otras pequeñas e incluso telefilmes. El compositor francés pienso que fue bienvenido en Estados Unidos no tanto por su demostrable brillantez cinematográfica, como por su icónica vertiente melódica. Y digo esto no en demérito de Delerue, en absoluto, sino en demérito de productores y directores que no supieron obtener lo mejor de él y se centraron solo en lo muy evidente.

Pero Delerue sabía mucho de cine y nos podemos encontrar muestras claras de ello, incluso en películas olvidadas como la que nos ocupa. ATENCIÓN SPOILERS.

Man, woman and child es un dramón con factura de telefilme, con un (para mí) buen papel de Martin Sheen en la piel de un profesor (aunque eso es lo de menos) casado, que tiene una aventura con una doctora francesa. Fruto de dicha relación extramatrimonial hacía 10 años, y tras el fallecimiento de la doctora, le comunican que tiene un hijo. Su familia americana está formada por Sheila, su mujer, y dos hijas. Tras enterarse, su mujer (en un personaje poco enérgico, no sé si por motivos del guion o por mejorable interpretación), decide que, en vez de que su marido se vaya, que el niño se venga de vacaciones de Pascua a Estados Unidos.

El planteamiento de Delerue podría haber sido hacer meramente una música eminentemente triste, como para dejar claro que el dramón lo que busca es emocionar al espectador. Sin embargo el compositor conseguirá no solo emocionar, sino explicar, y además (en mi opinión) que no descarrile la película. ¿Y cómo lo consigue? Pues con diversos recursos muy interesantes que procuraré ir desgranando.

1) La película comienza con uno de los temas principales. En mi opinión hay dos. El que se empiece con este no va a significar que sea el prioritario, porque es el segundo el que más presencia tiene, pero hay que reconocerle gran valor por la información aporta, aparte de que sea precioso. Es un tema afligido, rotundo, que sigue al protagonista en la escena inicial en el campus universitario, y que continúa con su clase al alumnado. ¿Qué significa? ¿Es el tema de Bob, el protagonista? El desarrollo posterior nos dirá que no, porque apenas reaparece antes de los créditos finales. ¿Significa que nos quieren presentar una película triste? Pues sí y no. Realmente nos está anticipando un entorno “doloroso”, una especie de “roto emocional” que no será usado hasta la saciedad, sino que aparece en dos momentos determinantes: la decisión de Sheila de irse de su casa de manera imprevista; y los títulos de créditos finales, con un Bob paseando por la playa, con el tema versionado en forma de canción (curiosamente con una letra sencilla, pero bastante reveladora). Son dos impactos emocionales muy fuertes que van asociados al protagonista, de ahí que Delerue vincule este tema a él desde el comienzo. Y el hecho de que la escena inicial con el alumnado tuviese (contra todo pronóstico) esa música de fondo, cauta, no hace más que remarcar el anticipo del efecto emocional de la historia sucesiva en Bob, el protagonista.

2) Tras un desayuno en familia surge un breve tema secundario para realzar la relación entre Bob y Sheila. Dicho tema no volverá a ser usado. Podría parecer desaprovechado, pero es que no tendría sentido que volviese a sonar porque la relación entre ambos no vuelve a ser la misma durante todo el filme. Utilizarlo de manera abierta en algún momento de aparente recomposición de la relación sería poco creíble. Otro minipunto para Delerue.

3) Cuando a Bob le preguntan por teléfono si recuerda a Nicole Guerin, hay un efecto interesantísimo, y es que el plano cambia a Bob saliendo de la Universidad con el inicio de una melodía apacible, melancólica pero no triste. Esa melodía toma la forma de canción “Plaisir d’amour” (yo creo que innecesariamente impostada, pero cierto es que remite de modo directo a Francia y a una historia de amor) y lo acompaña en su trayecto a casa. Allí, mientras habla con su mujer, sigue sonando, transmitiendo que -en ese momento- el pensamiento del protagonista es exclusivo para Nicole. Volverá a reaparecer en el momento del “flashback” donde Bob recuerda cómo Nicole y él se enamoraron.

4) Y para mí el mayor logro reside en el otro tema principal. Es un tema que, según mi criterio, casi diría que son dos. Surge con un emotivo y lánguido piando cuando Jean-Claude, el hijo francés de Bob, llega al aeropuerto y Bob lo ve. Pero ese leitmotiv se va enrendando con otra música que parece surgir del padre. Esa música va matizando aquel leitmotiv asociado a Jean-Claude, y hace que el tema fluctúe: pasa de la esperanza a la tristeza con una sutilidad que transmite a la perfección la mezcla de emociones que va a arropar la relación padre-hijo de ahí en adelante.

En definitiva, que Delerue podría haber abusado del tema principal y el resultado no diferiría de otras películas cuya música se juzga “muy bonita”. Pero Delerue consigue no solo que la música sea “muy bonita” sino que tenga “mucho sentido”.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar