Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
34.441
BANDAS SONORAS
7.256
COMPOSITORES
7.265 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

WILLIAMS: VIOLIN CONCERTO NO. 2 & SELECTED FILM THEMES

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Williams, John
Sello: Deutsche Grammophon
Duración: 51 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Williams: Violin Concerto No. 2 & Selected Film Themes
Nacionalidad: EE UU
Año: 2022
PUNTUACIÓN MUNDOBSO
8
PUNTUACIÓN USUARIOS
8
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Reseña de Gerard Pastor:

El Concierto para Violín n.2 no es una obra fácil de escuchar. Escrita para Anne-Sophie Mutter, es de corte expresionista densa, compleja, con muchas secciones, contrastes, colores Su orquestación le da una personalidad estéticamente fabulosa y es el anzuelo que nos conduce por cada una de sus secciones. Empieza desde lo profundo, con acordes graves coloreados por el arpa, interpretada brillantemente por Anneleen Lenaerts, una de las mejores del mundo en su instrumento. En esta obra el arpa se ubicaba en una posición atípica para este instrumento: a la derecha del director, casi como si fuera una segunda solista. Tras la breve introducción inicial, la cuerda reposa en un acorde calmado de Re mayor. Una calma que termina con la primera nota del violín, un Fa natural que desestabiliza la paz del acorde mayor, provoca que esa calma se desvanezca por completo y que nos advierte de que esa calma necesita su tormenta. El violín empieza con cierta timidez pero con mucha intensidad, que se mantiene durante todo el concierto y que pocos violinistas como Mutter pueden no sólo mantener, sino enriquecer y moldear. Esta intensidad y drama inicial se contagia y se expande por la orquesta generando una gran primera articulación que lleva hasta un primer gran forte. Tras esto, una segunda idea, más plácida en su inicio y que poco a poco se irá agitando. Es el germen del contraste que irá desarrollándose a lo largo de toda la obra. El drama está servido.

Aunque son cuatro movimientos, esta obra se articula en base a esta idea de contraste inicial y es realmente complicado sentir que hay un punto y aparte entre movimientos. Las ideas que se van sucediendo van volando más y llegando a cotas de intensidad cada vez más altas dibujando un único gran arco de principio a fin. Una intensidad que desemboca para mí en uno de los puntos cruciales: un pequeño duo entre timpani y violín solista. Ambos músicos lo realizaron a la perfección. Tras este punto de inflexión, empieza una larga bajada que no será tampoco en línea recta. Williams sigue expandiendo ideas pero de manera cada vez más expresiva y no tan expansiva, es decir, más lirismo y menos impacto o volumen en general. Este vuelo de regreso desemboca finalmente a una de las codas más bonitas y pacificadoras para el espíritu que probablemente se hayan escrito jamás. Tras una gran tormenta, la calma final es sublime, al nivel de la coda de la 8a sinfonía de Shostakovich. Williams hace repetidamente una cadencia de tipo plagal o introvertido, un tipo de cadencia clásicamente usada en los cierres y finales, pero la presenta de una manera sorprendente y nunca vista. Esta es una de las grandezas de Williams: es capaz de partir de tradiciones y referentes clásicos para seguir sorprendiendo y reinventándose obra tras obra. Esta edición incluye temas de The Long Goodbye (73), Star Wars: Episode V - The Empire Strikes Back (80) y Raiders of the Lost Ark (81).

Fuente: Regreso a Viena

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario