Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 17 YEARS ON INTERNET
26.910
BANDAS SONORAS
5.682
COMPOSITORES
6.074 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios Goya 2017
Nominada Mejor canción

ZONA HOSTIL

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Baños, Roque
Sello: Meliam
Duración: 57 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Zona hostil
Director: Adolfo Martínez
Nacionalidad: España
Año: 2017
ARGUMENTO

En Afganistán un convoy americano escoltado por la Legión española es accidentado por una mina y un helicóptero acude al rescate, pero vuelca dejando a los rescatadores atrapados junto a los demás. Se prepara un plan para rescatarlos pero con la noche llega el enemigo, y el plan sólo será posible si todos logran sobrevivir hasta el amanecer.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
7
PUNTUACIÓN USUARIOS
6.7
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

Si la más importante misión de un compositor que trabaja en una película es meter al espectador en ella (de hecho nada hay más importante que eso), entonces Roque Baños ha cumplido su cometido con creces, porque su música fagocita al espectador de su butaca y lo lanza contra el polvo, la arena, el peligro y la desesperación del filme. La zona hostil del título no solo es el territorio físico donde se desarrolla la acción, sino especialmente el territorio psicológico y emocional que impone la música, que es a la vez enemiga y aliada de los personajes y de los espectadores. Porque el compositor escribe y aplica música para ambos bandos, para ser amenaza y para ser liberación, para ser pesadilla y también para ser esperanza.

Las zonas en las que opera esta banda sonora son muy comunes, y las hemos visto en bastantes películas de temática similar: músicas para el entorno hostil, árido, desértico, donde las referencias étnicas no son solo localistas sino que aportan un tono fantasmagórico, un cariz de muerte; y en ese contexto surgen las músicas dramáticas que se posicionan bien a ras de la deseseperación de los personajes o en una perspectiva superior, en el mensaje de desolación (por la guerra y sus consecuencias, por ejemplo) que se transmite al espectador. Y si hay suerte (por el argumento, claro) se insertan músicas para explicar que hay fortaleza para escapar del infierno y certidumbre de que podrá lograrse.

Todo esto se encuentra en varios filmes y también en este. Pero esta película en particular tiene algo que es menos habitual, y no es otra cosa que el compositor evita a toda costa la música programada, previsible, mecánica y esperable. Bien al contrario, las músicas hostiles son muy sofisticadas, elaboradas, precisas y en el filme atacan la psique a modo de música de guerrilla, sin que respondan siquiera instrumentalmente a una lógica. Esto genera -en el plano de la subconsciencia, es claro- una gran indefensión, agobio y por su refinamiento expresan que aquello que representan es poderoso y sobre todo es cruel. Hay efectos musicales obsesivos, martilleantes, punzantes que son singularmente malvados.

Baños quiere hacer daño y lo logra, quiere convertir el escenario en infernal y la música que ha metido al espectador en ese escenario sirve para que el espectador quiera que le saquen cuanto antes del mismo. Pero, a diferencia de otros filmes, juega una nueva carta que funciona espléndidamente bien: mete en este contexto la esperanza, y es a la que se aferran sin saberlo personajes y especialmente los espectadores. Desde ese momento el duelo musical (músicas inconcretas y cambiantes para lo hostil y específicas y reconocibles para lo dramático y para enfatizar la acción de supervivencia) completa la película y mantiene al espectador en vilo hasta su final.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
No hay ningún comentario