Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
25.375
BANDAS SONORAS
5.268
COMPOSITORES
5.835 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

EL GRAN TRIUNFO DE MOSMA

08/07/2018 | Por: Conrado Xalabarder

Un estupendo concierto cerró anoche la tercera edición de Movie Score Malaga (MOSMA) con un balance espléndido. Son días de fútbol y este festival ha ganado el Mundial. Por programación, por organización, por conciertos, por información y sobre todas las cosas por vocación. En los próximos días contaremos con detalle todo lo sucedido con el relato de Mario Pons Sansegundo, nuestro colaborador y representante en el evento, pero ya avanzo que su crónica va a rozar el entusiasmo.

MOSMA ha mejorado mucho con respecto a las dos ediciones anteriores, pero sería bueno que tuviera en consideración lo que aún les queda por hacer para llegar a ser aún más potentes. Estos son, a mi entender, los puntos más importantes sobre los que deberían trabajar:

1.- Mayor presencia española.

MOSMA es un festival español y tiene una obligación ética para con la música de cine de nuestro país. Este año ha contado con Victor Reyes, quien ya estuvo el pasado año, en una repetición que per se no es criticable (su asistencia siempre será una suma) pero que seguro que involuntariamente muestra cierta desconsideración y hasta dejadez por lo que es el status quo de las bandas sonoras españolas, y más cuando este es un festival directamente vinculado al Festival de Cine en Español de Málaga. Por más que el festival de cine este año haya dado un vuelco y haya dedicado un concierto a la música de cine española, el lugar natural donde debería presenciarse es en MOSMA.

Hay un referente, el Festival de Cracovia, donde se potencia y mucho no solo a los compositores polacos ya consolidados, sino que se da un apoyo enorme a los emergentes. Tanto en las charlas como especialmente en los conciertos. El Festival de Cracovia, con sus peros (que los tiene, y esta última edición incluso ha sido algo decadente) es un festival de país, en el que se vuelca el país, su Gobierno nacional, regional y local, y que celebrando la música de cine mundial, aprovecha para incluir e impulsar lo propio. MOSMA debe apostar por una cuota española fija, en charlas y en conciertos. No necesariamente deberían ser conciertos monográficos pero sí que estén integrados donde pueda ser posible: no es justificable que en el concierto La mejor música de TV - Vol 2 (por otra parte estupendo) no hubiera nada español entre la amplísima selección de temas.

2.- Apoyar la industria propia.

Nada, absolutamente nada de lo que se ha programado este año ha sido un error porque todo, absolutamente todo, cabe en un festival de música de cine si de lo que se trata es de hablar de música de cine (y del audiovisual en general) Estimo, y ya lo comenté en el editorial de hace dos semanas Una gran fiesta en Málaga, que charlas sobre cómo desarrollar y difundir una carrera en Hollywood quedan muy bien puestas en programas y ante patrocinadores pero son poco prácticas. Lucen bien en el programa (aunque, todo sea dicho, parece que no hay festival que se precie que no tenga esta charla) pero sería infinitamente más interesante y práctico una que versara sobre cómo desarrollar y difundir una carrera en España, que es a fin de cuentas lo más cercano que van a tener quienes asistan a ella y sean compositores emergentes.

MOSMA ha de trabajar para lograr una identidad propia y no clonada, por muy estupendamente bien que haga las cosas, que es el caso. Hay que hacerlo apoyando la industria propia, mucho más que dando el mayor espacio a la ajena. Una discográfica tan importante, capital y fundamental como Quartet Records, que tanto y tan bueno hace por la música de cine (y no solo la española) debería tener una presencia más destacada, y no solo para presentar un CD con el concierto dedicado a Michael Kamen que se hizo en Málaga hace un par de años, que siendo una edición interesante es una irrelevancia comparada con lo mucho que puede mostrar de su labor en pro de la música de cine. MOSMA debe apoyarla y reconocerla como naturalmente también a otras (tipo Rosetta), que deberían tener un espacio fijo, como el que tiene allá donde va Robert Townson y Varèse Sarabande. Esto sí sería realmente necesario, sin que por ello debieran obviarse esos otros temas que, a la postre y en las circunstancias y contexto, resultan más banales y de relleno.

3.- Conseguir más audiencia.

Llenar prácticamente el aforo en seis conciertos en días seguidos tiene un mérito enorme y es termómetro del estado de buenísima salud y aceptación del festival por parte sustancialmente de los malagueños. Pero la audiencia que hay en las charlas no es suficiente, y MOSMA no debería darse por satisfecha ni conformarse. Hay que ir a buscarla, seducirla, interesarla. Por hacer la comparativa, nuevamente con Polonia, las alrededor de 80 personas que acudieron ayer a la charla de John Powell es la media de asistencia en las ponencias menos concurridas que hubo en Cracovia: Elliot Goldenthal, por ejemplo, multiplicó al menos por cuatro esa cifra.

No creo que esta baja asistencia (para la importancia y relevancia que tiene Powell) sea atribuible a MOSMA, en absoluto, y de hecho creo que de alguna manera el festival es víctima de ella: julio es mes donde ni conservatorios ni Universidades están operativos y, por tanto, es difícil poder contar con su sinergia para llevar a sus estudiantes a este evento, que es algo que, por fechas, Cracovia cumplimenta de modo estupendo. Ciertamente es lamentable que ante una propuesta cultural de tal envergadura, la convocatoria de gente (joven y especialmente no tan joven) haya sido baja. Entre todos tenemos que trabajar para hacer ver a la gente cinéfila que la música de cine es cine, no solo la pasión de unos coleccionistas de discos, lo que tiende a apartar a mucha otra gente y a desinteresarla. Lo he dicho en otras ocasiones: la culpa la tenemos todos, y la solución está en todos nosotros, pero no puede ser que nos contentemos con esas cifras, que podrían y deberían cuadriplicarse, también en el mes de julio.

De lo que ha dado de sí el festival, pues, lo relataremos en breve. Sirvan estas breves líneas, Reddite ergo quae sunt Caesaris, Caesari, para felicitar a Juan Antonio Vigar, director del festival, a su equipo, a David Doncel y colaboradores de BsoSpirit, a Arturo Díez Boscovich, director musical y a las formaciones orquestales y corales que han participado, a Isabel Vázquez, por su muy buen trabajo en entrevistas bien preparadas, documentadas y traducidas. Y por supuesto a los compositores asistentes y muy especialmente a la gente que ha llenado los conciertos y ha acudido a los encuentros. Han hecho mucho y bueno a favor de la música de cine. En mi nombre y en el de MundoBSO quiero darles a todos las gracias por el extraordinario trato que han dispensado a Mario Pons y por todas las facilidades dadas para desarrollar bien su cometido. MOSMA está para quedarse, y la música de cine sale beneficiada con ello. Si además puede afrontar y resolver las cuestiones planteadas, el triunfo del festival será mucho más que enorme.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 143
Siguiente
21/09/2018 | Por: Conrado Xalabarder
Hoy se estrenan dos películas poco usuales en lo que respecta el uso de la música: una película donde un compositor vivo escribe música muerta y otra donde de un compositor muerto se rescata una música bien viva.
14/09/2018 | Por: Conrado Xalabarder
Dentro de una semana arranca FIMUCITÉ 12, un festival que este año cuenta con una presencia menos significativa de compositores pero con dos conciertos de enorme importancia.
07/09/2018 | Por: Conrado Xalabarder
El anuncio del Oscar Honorífico a Lalo Schifrin coincide con la muerte de una de las personas que más se empeñó en que el compositor lo consiguiera. Beth Bobo Krakower falleció ayer tras una batalla contra el cáncer de mama.
31/08/2018 | Por: Conrado Xalabarder
Terminado agosto, en septiembre MundoBSO reemprende su actividad normal con el mismo propósito, que es el de no ceder ni un ápice a nuestra determinación de expresar lo que pensamos, tenga el coste que tenga.
27/07/2018 | Por: Conrado Xalabarder
¿Qué grado de conocimiento e implicación debe tener un director de orquesta ante la música cinematográfica? ¿Debe entenderla en su sentido total o le basta con saber recitarla?
de 0 a 5 Editoriales de 143
Siguiente