Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
34.416
BANDAS SONORAS
7.255
COMPOSITORES
7.260 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

EN EL CINE, ES MUCHO MEJOR

30/09/2022 | Por: Conrado Xalabarder

Que la música de cine es menor y peor que la clásica es algo que se viene afirmando desde tiempos remotos, pero que la música de cine es mayor y mejor que la clásica es algo en lo que se debe seguir insistiendo, sin ceder un ápice de terreno. Que no cunda el pánico ni los más acérrimos defensores del supremo arte de la música enciendan la pira para quemarme: hay un razonamiento tras esta contundente y brutal afirmación. No, por supuesto que no hay compositor de cine que esté a la altura de los Mozart o los Bach. Algún aficionado hiperventilado y exaltado puede lanzarse al ruedo proclamando que John Williams o Hans Zimmer son mejores, pero con total seguridad tanto Williams como Zimmer les dirán que se tomen un tranquimacin porque ellos se sienten y se saben menores, y no pasa absolutamente nada: Mozart, Picasso, Shakespeare... son inalcanzables. Pero es que esto de la música de cine y la música concertista funcionan en territorios diferentes.

Hace tiempo publiqué un editorial al que me remito siempre que se abordan estas cuestiones, que generalmente se plantean desde la musicología o, también, desde el desconocimiento: El plan B. Su lectura ayudaría a ahorrar tiempo y energías en estos eternos debates. En el editorial comento el ejemplo que tantas veces he explicado sobre la música de la escena de la ducha en Psycho (60), que, estupendamente bien hecha, es musicalmente insignificante comparada con la música de Beethoven, por ejemplo. Pero, tal y como escribí:

"¿Alguien se ofrece voluntario para intentar superarla?. Esa música aportó mucho, pero mucho, a la suma en la película y fue decisiva para llevar al filme de Hitchock a la categoría de obra maestra, lo que seguramente también celebran aquellos que consideran que es una música menor. Es un sinsentido: si es una música menor, debería entonces poder mejorarse para darle a la película una música mayor, más digna, que pueda cosechar aplausos en los conservatorios. Bien, ¿cuál es el Plan B?. Es exactamente lo que yo le pedí ante un auditorio lleno de estudiantes de música a un Doctor en Musicología cuando dijo que la música de Herrmann era mediocre. Lo respeto mucho -le dije- pero entonces es que algo falla en la película. ¿Qué haría exactamente usted en la escena de la ducha?. Creí que los asistentes merecían una respuesta, por un mínimo respeto intelectual, incluso aunque esa respuesta resultase ridícula al evidenciar que en el cine grandes elucubraciones musicales pueden dar peores resultados que fórmulas básicas. Pero no hubo respuesta ni Plan B."

Propongo escoger la mejor música de Bach, de Mozart, de Schubert o de cualquiera que esté merecidamente en el Olimpo de la música y sustituirla por la de Herrmann: cualquiera de ellas empeorará considerablemente la película de Hitchcock. Y si la empeora, fácilmente podremos deducir que la música de cine es mayor y mejor que la clásica.... en el cine, naturalmente. Y de Psycho podemos pasar a incontables películas donde esas músicas despreciadas elevaron las películas a la categoría de arte, a un nivel de dramaturgia y narración que no podría alcanzar música clásica alguna y que está por demostrar que pueda alcanzar cualquier compositor vivo que desaire la música de cine.

Es evidente que hay formidables filmes maravillosamente beneficiados por el uso de música clásica (Kubrick, etc.), pero son los menos: es evidente que hay formidables filmes maravillosamente beneficiados por el uso de música original de compositores... que son infravalorados. ¿Pero hay acaso Plan B?

Un razonamiento de sensatez: la escritura teatral y la de novela comparten el facto de escribir, pero es absurdo valorar un libreto teatral con los códigos de una novela pues son cosas diferentes. Del mismo modo, la música de cine tiene requerimientos y especifidades que no están ni existen en la concertista, y es evidente que el compositor de cine no es libre sino que está obligado a ayudar a algo superior que es la película. ¡Es maravilloso transformar la música en dramaturgia y narrativa cinematográfica! Si a algún compositor esta servidumbre ofende sus principios, ¡que no haga cine!.

En el cine, el objetivo de escribir música de calidad se supedita por completo al de crear música de utilidad, porque es lo que más se necesita en el cine: que la música sea útil. A veces, incluso, es necesario que la música no sea buena música para beneficiar la película: música vulgar para personajes vulgares, por ejemplo, o simplona para protagonista simplón, o destrozada para un psicópata... pero sea música con la máxima calidad musical o no, puedo elaborar fácilmente una lista muy larga de películas y retar a cualquiera de quienes vilipendan la música de cine que mejoren lo que han hecho los Williams, Goldsmith, Morricone, Rózsa, Rota... que presenten su Plan B y estoy seguro que el mundo entero les celebrará.

Pero mientras no sea así, habrá que insistir que, en el cine, la música de cine es mejor y mayor que cualquier otra porque se adapta a las necesidades de otro arte, el del cine, al que tanto suma. Y es verdad que cuando se saca la música de la película y se la lleva las salas de concierto se la expone a ser comparada con toda la otra música, y en la inmensa mayoría de los casos tiene todas las de perder frente a los clásicos: no creo que haya un solo compositor de cine que no lo considere evidente. Pero pensar que por ese razonamiento las músicas de concierto serían mejores que las de cine en las películas es no entender ni comprender qué hace, qué aporta y qué hace tan inmensamente grande la música por el arte del cine. Hay que seguir insistiendo en ello, tantas veces como sea necesario.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 369
Siguiente
25/11/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Falta poco más de un mes para que finalice 2022 y creo que nadie puede cuestionar que Bear McCreary vaya a ser proclamado el compositor más importante del año.
18/11/2022 | Por: Conrado Xalabarder
A pesar de sus 8 Oscar Alan Menken parece tener en la industria del cine más puertas cerradas que abiertas.
11/11/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Están en marcha las votaciones para elegir candidatos a los Premios Goya y este año hay una oportunidad única de apostar por la calidad.
04/11/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Esta semana que termina MundoBSO ha llegado a los 21 años y la semana que empieza vamos a dar a quienes nos siguen un regalo en el que hemos puesto todo nuestro empeño: un monumental video/dossier que desgrana la banda sonora de The Rings of Power.
28/10/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Cuando John Williams fallezca seguirá vivo: sabemos que el hombre tiene más pasado que futuro, pero confiamos que su música tenga más futuro que pasado, y si es así no habrá prueba más fehaciente del carácter eterno, intemporal, de su música.
de 0 a 5 Editoriales de 369
Siguiente