Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
32.170
BANDAS SONORAS
6.774
COMPOSITORES
6.904 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

LA PELÍCULA ES LA RESPUESTA

14/05/2021 | Por: Conrado Xalabarder

No son pocas las veces que un director o un compositor no calculan el efecto que genera una decisión musical en una escena ni son del todo conscientes de su impacto ambiental, dramático o narrativo. Todo lo que forma parte de una escena genera un todo absoluto: la acción, las imágenes, argumento, diálogos, actuaciones, sonidos, música, silencios, escenario.... y se supone que el director tiene previsto o cuando menos meditado el resultado que se obtiene, pero no siempre es así. Esta semana he visto -con muchos años de retraso- el documental Billy Wilder Speaks (Billy Wilder habla. Gisela Grischow, Volker Schlöndorff, 2006), en la plataforma Filmin. Compila dos semanas de conversaciones que mantuvo en 1988 el director alemán ganador del Oscar Schlöndorff con el genial Wilder. Cuando hablan de A Foreign Affair (Berlín Occidente, 1948), Wilder explica que la razón de emplear como tema principal la canción Isn't It Romantic? (Richard Rodgers, 1932) no fue otra que Paramount tenía derechos sobre ella y por ello también aparecía en otras películas del director para los estudios, como Sabrina (54). Schlöndorff le comenta lo bonita que queda esa música en las escenas en París mientras pasean por los Campos Elíseos, pero le pregunta por qué la usó mientras el protagonista atravesaba las ruinas de Berlín. Wilder asegura no recordarlo y tras ello: para que veas lo baratos que somos. Tras risas, Schlöndorff dice que supone que le gustaba el contrapunto y Wilder le responde (en claro sarcasmo) ¡Oh, sí, absolutamente!, tras lo cual más risas que Wilder remata con: Intentas avergonzarme, pero tú tienes una explicación más profunda.

Viendo la película y contextuando la escena (aparece en el minuto 15) es más que evidente que la inserción de una variación instrumental de la canción impone en pantalla el sentimiento del protagonista -que va al encuentro con su amante- por encima del lugar que atraviesa. No hay por tanto contrapunto alguno: él es feliz en ese momento, la música va sobre él, y es que además concluye con el personaje silbando la música. Es decir, es su música. Sorprende muchísimo por ello que Billy Wilder lo crea una torpeza propia cuando es una idea más que brillante: el amor se impone en un contexto de devastación. ¿Cuál hubiera sido la alternativa? ¿Una música de destrucción ignorando los sentimientos del personaje? ¡La película es una comedia romántica!

Este ejemplo es sencillo y elemental, no tiene ningún secreto ni es particularmente original, sino que forma parte de los muchos recursos que tiene la música para crear película. Pero sirve para constatar, por enésima vez, que hay veces que ni los más grandes directores (y pasa también con los compositores) comprenden o conocen el alcance de lo que crean. La pregunta de Schlöndorff es errónea porque lo de los Campos Elíseos tiene su origen precisamente en esta escena de presentación de personajes, y por tanto es una absurdez decir que allá queda bien pero aquí es extraño, cuando en ambas escenas se habla de lo mismo. Pero la respuesta de Wilder, asumiéndolo como una torpeza, pone una vez más en evidencia que antes que a director o compositor a quien hay que escuchar para buscar respuestas es a la película. La película es siempre lo primero: lo que tengan que decir director o compositor es siempre de mucho interés, pero la película es la que expone los aciertos y los errores del director y del compositor. Eso es lo verdaderamente grande.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 294
Siguiente
23/07/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Hans Zimmer ha avanzado dos de los temas de la banda sonora de Dune, y en las redes ya ha comenzado un debate quizás algo precipitado.
16/07/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Las respuestas y propuestas de la profesión de compositores y compositoras de cine han sido necesarias para sacar a la luz las preocupaciones y tensiones del sector y para encontrar soluciones, que son urgentes.
09/07/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Parecía propio de tiempos recientes lo de querer pagar a los compositores con promesas de proyección profesional, pero Stanley Kubrick ya lo hizo en 1953 y en setenta años sigue igual.
02/07/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Hubo un tiempo en que Brian Tyler era una promesa de futuro, pero eligió vender su alma al diablo de la industria de Hollywood, abandonar la música y convertirse en maestro de la piroctecnia.
25/06/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Modificar o reemplazar una banda sonora puede mejorar la película, pero hay ocasiones en que al hacerlo el director o el productor se pegan un tiro en el pie propio y con ello hieren o matan a la película.
de 0 a 5 Editoriales de 294
Siguiente