Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 19 YEARS ON INTERNET
31.448
BANDAS SONORAS
6.651
COMPOSITORES
6.826 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

NO SON TÉCNICOS

05/02/2021 | Por: Conrado Xalabarder

En los Goya, los Oscar, en cualquier premio y también en cualquier referencia informativa o crítica de cine se distingue entre apartados artísticos y técnicos, y en estos últimos se incluye siempre la música: en las absurdas ficha artística y ficha técnica no se encontrará en las primeras a los Morricone, Williams o Goldsmith. Los compositores no son técnicos, son creadores, pero mientras se les siga encasillando donde no corresponden se minusvalorará y desconocerá el alcance real de su aportación en el cine. Y no solo sucede con ellos, además. Así lo expresaba esta semana en su cuenta de Facebook el sonidista Randy Thom:

Tengo gran respeto y admiración profesional por Randy Thom, ganador de dos Oscar y con otras trece nominaciones. Soy admirador suyo desde Never Cry Wolf (83), la primera de sus candidaturas, pues me abrió mucho los ojos (no solo los oídos, como también me pasa con la música) respecto al uso del sonido con fines dramáticos, y sus frecuentes intervenciones en la red social defendiendo la creatividad dramática y artística en su profesión es una fuente de aprendizaje. El sonido está casi siempre vinculado a la música, en sinergia o en competición, y conocerlo mejor ayuda a entender más la música en el cine. Efectivamente, los Oscar técnicos son para los constructores de maquinarias, no para músicos, directores de fotografía, sonidistas o montadores, cuyas aportaciones son artísticas. Y debería ser hora que las fichas de películas reserven para el equipo técnico  a electricistas, claquetistas, sujetaperchas, conductores y un largo etcétera cuya aportación no es artística pero sí muy digna y valiosa. Y que eso se extienda además en las consideraciones y comentarios de locutores, redactores o quien quiera que escriba o hable sobre cine. Catalogar como apartado técnico la música de una película es despreciativo y despreciable, aunque no exista la pretensión de subestimar, pero lo que llega a ojos y oídos de millones de personas por parte de supuestos entendidos en la materia es que lo que hacen los compositores es mero oficio, y no arte.

Son muchos los frentes en los que hay que pelear y argumentar para poner en valor la aportación de la música de cine. Este no es menor y lamentablemente no es el único. Ni los compositores son parcheadores, ni son gondoleros, ni albañiles que encajan su música en las imágenes, ni son solo generadores de emociones, ni tantas otras estupideces y falsedades que se escuchan también en nuestro ámbito. Son cineastas. Randy Thom y sus colegas lo son absolutamente. Los compositores también.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 280
Siguiente
16/04/2021 | Por: Conrado Xalabarder
El futuro pesimista del negocio de la exhibición cinematográfica puede comprometer también a la música de cine como herramienta dramática y narrativa si pierde su control sobre la audiencia.
09/04/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Esta semana Patrick Doyle ha cumplido ya 68 años. Pero apenas se sabe ya de él en el cine. ¿Dónde está el Doyle al que tanto admiramos?
01/04/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Las películas son como pirámides con pasillos y galerías musicales que hay que recorrer una o muchas veces para desentrañar los misterios del filme. La serie La Templanza ha sido para mí una pirámide fascinante.
26/03/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Con la banda sonora de Junkie XL para la nueva película de Godzilla y King Kong extendemos el debate sobre la música actual en el cine.
19/03/2021 | Por: Conrado Xalabarder
La banda sonora de Tom Holkenborg para el revival de Justice League abre por enésima vez un debate que se enfoca equivocadamente en la música y no en la industria.
de 0 a 5 Editoriales de 280
Siguiente