Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 16 YEARS ON INTERNET
23.475
BANDAS SONORAS
4.722
COMPOSITORES
5.324 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

LOS SIMPSONS SIN ALF CLAUSEN

01/09/2017 | Por: Conrado Xalabarder

La noticia del despido de Alf Clausen de la serie The Simpsons, tras 27 años de colaboración ininterrumpida, ha encendido las redes sociales con incontables muestras de apoyo y ha sido recogida por la práctica totalidad de los medios de comunicación, también en España. Ningún medio se ha hecho eco, sin embargo, de la decadencia de la mítica serie, de su bajada estrepitosa en audiencias ni se ha querido sopesar que en ocasiones son necesarias decisiones dramáticas para mantener con vida un producto bueno y que además da trabajo a mucha otra gente.

The Simpsons está en la pequeña pantalla desde 1989 y este próximo octubre arranca su temporada 29. Comenzó en sus primeras etapas con audiencias medias que superaban los 20 millones de espectadores, cifra que ha ido decreciendo escalonadamente hasta los 4 o 5 millones en estos últimas años, una ratio muy baja para lo que es la población norteamericana. La contribución de Alf Clausen a la serie está fuera de toda duda, tanto en volumen de trabajo hecho (más de 550 episodios), como en reconocimientos obtenidos (una treintena de nominaciones a los Emmy, aunque tan solo dos victorias). Pero Clausen, con todo su mucho oficio y beneficio, no es el abanderado ni el referente musical de la serie, al menos para la inmensa mayoría de los espectadores, que es lo que al final cuenta. Quien ostenta ese honor es Danny Elfman, autor del memorable tema principal, música ya universalizada e irremplazable. Elfman (su música) no puede saltar de la serie pero Alf Clausen sí, y The Simpsons puede seguir sin él si se encuentra un compositor con suficiente oficio.

Durante estos días se han leído en las redes sociales quejas y lamentos de otros compositores, que han añadido en sus comentarios la frágil situación profesional que tienen en la industria norteamericana (algo que es completamente cierto) y que han expresado su profundo pesar por el vacío que dejará la ausencia de Clausen. Pero, hablemos claro, no pocos de esos colegas firmarán lo que haga falta con tal de poder ser elegidos sus sustitutos. En primer lugar, porque el mundo funciona así, con altas dosis de fariseismo; pero en segundo lugar, y es mucho más relevante, porque no es el fin del mundo hacer cambios musicales en la serie (la identidad de la misma, insisto, está en el tema de Elfman) y estos hasta pueden ser positivos. ¿Por qué no? Si se lucha por la supervivencia de una serie que año a año decae, pues el renovare o morire se aplica también en lo musical. El productor Richard Sakai, que es quien ha despedido a Clausen, puede -¡no lo sabemos!- que le haya pedido cambios como probablemente lo habrá hecho con los guionistas e incluso con los animadores. Puede que hayan buscado la manera de actualizar la serie y llegar a más público (esto es un negocio, no lo olvidemos) y puede que la contraoferta de Clausen no haya sido convincente, o puede que con pésimas formas directamente sin avisarle le hayan dicho adiós. Lo que es objetivamente cierto es que cada año la serie va a peor, que debían tomarse medidas y que la música, como está ampliamente demostrado, puede ser una gran solución. Y si, como parece probable, lo que se quiere introducir en el hogar de Homer y Marge Simpson en Springfield es el estilo Hans Zimmer, que tanto gusta a las mayorías, ¿sería incoherente comparado con lo que ya está sucediendo en la industria cinematográfica? Zimmer, por cierto, ya visitó el lugar y a la familia hace 10 años, en The Simpsons Movie (07), lo que puede haber permitido la comparación. Sobre la mejoría o el empeoramiento musical que se produzca habrá que hablar cuando se produzca.

Nadie puede acusarme de no ser beligerante a favor de las diferentes causas de los compositores, que en la industria son tan vapuleados. Pero creo honestamente que, siendo este episodio muy lamentable, entra dentro de lo que es una actuación para salir de una crisis, y no está demostrado que el productor que le ha despedido lo haya hecho desde la indiferencia, la frialdad o la humillación. Otra cosa bien diferente será si la razón ha sido meramente económica, tal y como se indica en la información original del Variety, donde se apunta hacia la pretensión de ahorrar costes dado que Clausen ha venido haciendo uso de una orquesta de 35 músicos para sesiones semanales, una inversión (que no gasto, es fundamental diferenciarlo) que ronda el millón de dólares anuales. Dada la existencia de las orquestas sampleadas, puede ser una manera de renunciar a la música auténtica y una gravísima amenaza al cada vez más menguante territorio de la creación musical con orquesta real. Si es así y el compositor nuevo no emplea orquesta real, las consideraciones que sustentan el contenido de este editorial pasarán automáticamente a ser secundarias.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 101
Siguiente
17/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
El filme Justice League, que se estrena hoy, muestra hasta qué punto a la industria hollywoodiense le importa bien poco el poder de la música.
16/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
Dedicamos un editorial especial a rememorar la figura y aportación del compositor Luis Bacalov, fallecido ayer en Roma, a los 84 años.
10/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
La sustitución de Alf Clausen en The Simpsons por los compositores en nómina de la empresa de Hans Zimmer Bleeding Fingers puede poner en riesgo la
02/11/2017 | Por: Conrado Xalabarder
MundoBSO cumple hoy 16 años de existencia. Dieciséis años de avanzar, de mejorar, de errar y también de acertar, pero en los que nunca hemos visto horizonte sino que lo hemos seguido buscando.
27/10/2017 | Por: Conrado Xalabarder
El estreno hoy de El secreto de Marrowbone nos permite reflexionar sobre el alcance de la aportación de Fernando Velázquez en el cine, como autor musical y como cineasta.
de 0 a 5 Editoriales de 101
Siguiente