Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
29.981
BANDAS SONORAS
6.309
COMPOSITORES
6.471 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios MundoBSO 2019
Mejor BSO televisión

Premios Grammy 2019
Mejor BSO

Premios Bafta 2019
Mejor BSO televisión

Premios Emmy 2018
Especial

CHERNOBYL

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Guðnadóttir, Hildur
Sello: Deutsche Grammophon
Duración: 38 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Chernobyl
Director: Johan Renck
Nacionalidad: EE UU
Año: 2019
ARGUMENTO

Miniserie televisiva que relata lo que aconteció en la Central Nuclear de Chernóbil en 1986, uno de los mayores desastres provocados por el hombre en la Historia reciente, así como los sacrificios realizados para salvar al continente de un desastre sin precedentes.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
7
PUNTUACIÓN USUARIOS
6.4
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

(reseña de Ignacio Marqués Cuadra)

Pese al aparente escaso interés musical que en buena parte posee la banda sonora de esta serie -realizada casi en su totalidad con texturas electrónicas y efectos de sonido- no hay que desestimar su contribución a la hora de involucrar y dejar expuesto al espectador ante el horror y la gravedad de los acontecimientos. Todo ello se consigue gracias a un planteamiento que es en sí toda una declaración de intenciones.

La compositora crea una música tóxica, contaminada, de carácter industrial, completamente justificada en su forma por ser conceptualmente coherente con la naturaleza del desastre y, además, muy útil para hacer visible un fenómeno mortífero que aparentemente es imperceptible. Se utiliza de manera dosificada, sin saturar, y se va aplicando en diferentes situaciones para generar tensión, angustia o terror, pero cuyo efecto resulta especialmente notable en todas las escenas en las que la radioactividad está físicamente presente, que se pone explícitamente de manifiesto gracias a la música. También se utiliza en momentos muy concretos para poner el peligro y las consecuencias de la radioactividad en la mente de algunos personajes. Por otro lado, se aplica música con un cariz algo más dramático, también contaminada (salvo en un flashback del día antes del desastre), usando puntualmente la voz humana para exponer el dolor y el sacrificio de todos los implicados, significándose por otra parte en un sentido tributo cuando esta termina descontaminándose y eclosionando en un bellísimo tema coral basado en un canto tradicional ortodoxo (Vichnaya Pamyat) para honrar la memoria de todos ellos.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Mikel C.G Siw
Fecha de publicación: 17.02.2020
Magistral miniserie. Destinada, desde ya mismo, a ser un clásico entre clásicos. Ver CHERNOBYL es como estar frente al horror de la catástrofe, en primera línea, y resulta imposible no sobrecogerse a lo largo de los intensos minutos que conforman cada uno de los cinco episodios. Ni un solo plano torpe, ni un diálogo sobrante; absolutamente todo es un perfecto ejercicio de sintaxis narrativa, inundado de fundamento y rigor. CHERNOBYL es la historia de una tragedia, sí, pero también es testimonio de los que se sacrificaron para que las consecuencias no fueran universales. Desde los liquidadores a los encargados del “control animal”, entre otros muchos. CHERNOBYL también es crónica de vida y muerte; de esperanza y desolación. Asimismo, es un documento imprescindible a nivel moral. Porque su verdad conduce a la luz. CHERNOBYL me ha sobrecogido para siempre. Tiene momentos espeluznantes, de puro terror, aunque la bondad de algunos de los protagonistas alivia moderadamente la sensación de apocalipsis absoluto.

La amiga Hildur recordará 2019 con gran agrado y satisfacción. Por un lado está su singular y perturbador score para JOKER (film de culto instantáneo) y, por otro, esta asfixiante pieza que ha compuesto para CHERNOBYL. Espero que habite en una morada bien grande porque de lo contrario no le van a caber los premios. Me alegro por ella, de veras que sí. Como ya se comenta, la escucha de esta banda sonora en disco puede resultar agotadora y muy fría, aunque su vínculo con las imágenes es casi inmaculado (y es lo que no se debe olvidar). Salvo puntuales inserciones dramáticas, es un score implacable que incrementa la turbación de las secuencias en las que es aplicado. Es la música de la radiación, pues así es como sonaría la radioactividad si fuera música. Destructiva y sin alma. Feroz, arrolladora, mortal.

En fin, colegas míos, creo que este último bombazo de la HBO perdurará en la memoria colectiva durante mucho tiempo. Los que ya conozcan lo que sucedió se sentirán orgullosos ante la fidelidad de la miniserie respecto a los hechos reales. Y quienes nunca hayan oído hablar de un átomo o del desastre soviético alucinarán con una historia angustiosa y desearán que todo no fuera más que ficción.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar