Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 20 YEARS ON INTERNET
32.986
BANDAS SONORAS
6.962
COMPOSITORES
7.050 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

EDITORIALES

CONÓCEME
CONSULTA ANTERIORES
ARCHIVO

EL (D)EFECTO DE EL PÁRAMO

14/01/2022 | Por: Conrado Xalabarder

La película El páramo se ha convertido en un fenomenal éxito de audiencia a la vez que han sido masivas y mayoritarias las reacciones negativas de quienes la han visto. Buena parte de esto último debido a una equivocada y quizás deliberadamente tramposa manera de venderla, que ha perjudicado y equivocado también la significación de la música, de Diego Navarro. No es la primera vez que ocurre: ya sucedió hace años con The Village (04), de Shyamalan, vendida en los trailers como una película de terror y que, aunque sí tuvo un buen éxito comercial, generó bastante descontento entre quienes esperaban que fuera terror de verdad, cuando la película estaba en otra línea, incluso más interesante, en la que el terror era un aspecto secundario: la música de James Newton Howard estaba mayoritariamente adscrita más en esa línea poética y dramática que no en el terror.

El páramo no es una película de terror, no lo es en absoluto, o al menos no es el tipo de terror que la gente espera ver cuando Netflix la promociona como tal: monstruos, sustos del gato, histeria... El páramo es una película dramática sobre otro tipo de terror, que no está en el campo de la fantasía sino en el de la psicología, y es absolutamente lógico que la gente que ha acudido masivamente a la llamada de un nuevo entretenimiento salga con un gran enfado, tal y como puede constatarse leyendo la catarata de opiniones negativas que hay en medios y redes sociales. Y es lógico: si la película se hubiera promocionado como la película que realmente es, un porcentaje altísimo de la audiencia ni se habría tomado la molestia de verla, a pesar de estar incluida sin pago adicional alguno en el amplio catálogo de Netflix.

Esto ha sido un poco un pan de hoy, varapalos de mañana, en el sentido que haber vendido de una manera distorsionada la película ha generado un gran éxito a la plataforma pero un gran descontento a su clientela. A Netflix no le debe importar mucho el aluvión de comentarios negativos: en unos días lanzarán otro producto de éxito y este se olvidará. A quien le debería importar y preocupar es al director, el debutante David Casademunt. También a Diego Navarro: todo su esfuerzo -que no ha sido poco- se va por la alcantarilla cuando se malentiende que su música es lo que no es y representa lo que no representa. Y ni es una música de terror ni lo representa.

Es una pena, porque aunque en mi opinión la película está lejísimos de ser perfecta, tiene cosas que podrían haberse significado mejor de haber sido vista y entendida como lo que es y como lo que el joven director ha venido explicando una y otra vez: un drama sobre miedos íntimos, angustias personales, el amor familiar y sobre todo la necesidad de salvación... ¿pero cuánta gente es la que atiende a las explicaciones de un director novel?. Su planteamiento es bastante cercano a Shyamalan, tanto como para que el maravilloso tema principal de Navarro tenga bien marcado el aura a Howard. Y precisamente este tema principal, hilo conductor que plasma las pretensiones del director, pierde su significación cuando la gente está esperando más pasar miedo propio que no ver el ajeno. Una publicidad mala, errónea, manipulada o tramposa puede también perjudicar la manera en cómo una banda sonora impacta sobre la audiencia. Eso también pasa.

Compartir en
 
de 0 a 5 Editoriales de 320
Siguiente
07/01/2022 | Por: Conrado Xalabarder
Pascal Gaigne ha ganado nuestros XXI Premios MundoBSO pero el gran premio, para él y para todos, es que vuelva a hacer cine tras demasiado tiempo sin trabajo.
31/12/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Hacemos un balance de lo más positivo que ha aportado 2021, y que se sustancia en varias aportaciones muy interesantes al arte de la música en el cine.
24/12/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Tal y como se temía el West Side Story de Steven Spielberg ha sufrido un monumental fracaso en las taquillas estadounidenses y parece que no mejorará a nivel mundial. Pero a Spielberg se le reconocerá su éxito.
17/12/2021 | Por: Conrado Xalabarder
A pesar de su extensa y competente trayectoria,Michael Giacchino aún necesita golpes de suerte para demostrar su alta valía en la industria del cine.
10/12/2021 | Por: Conrado Xalabarder
Harry Gregson-Williams no tiene suerte con Ridley Scott. A pesar de sus excelencias como compositor, su música o es masacrada, o es rechazada o cuando todo va bien ni es considerada.
de 0 a 5 Editoriales de 320
Siguiente