Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 17 YEARS ON INTERNET
27.135
BANDAS SONORAS
5.742
COMPOSITORES
6.102 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios Grammy 1999
Nominada Mejor BSO

Premios Oscar 1998
Mejor música en drama

Premios David di Donatello 1998
Nominada Mejor música

VIDA ES BELLA, LA

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositor: Piovani, Nicola
Sello: Virgin
Duración: 41 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Vita é bella, La
Director: Roberto Benigni
Nacionalidad: Italia
Año: 1998
ARGUMENTO

Fabula sobre los esfuerzos de un hombre por evitar el sufrimiento de su hijo mientras ambos son prisioneros en un campo de exterminio nazi. Para ello se inventa un concurso en el que el ganador de todas las pruebas se llevará un tanque.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
10
PUNTUACIÓN USUARIOS
9.1
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

A.- Estructura musical

La banda sonora de La vita è bella se estructura en base a la siguiente jerarquía temaria, en la que dos de sus temas están vinculados al personaje protagonista:

1. Tema Principal: Un tema alegre y bucólico, de cariz netamente italiano, que se ajusta, en su nivel dramático, al carácter alegre y desenfadado de Guido, el protagonista. Conoce distintas repeticiones y variaciones a lo largo de la primera parte del filme, en tanto que en la segunda aparece repercutido para en la tercera recuperar su significado original. En la primera parte es expansivo: contagia su vitalidad a todo su alrededor, allá por donde pasa el personaje. Como más adelante veremos, pierde su carácter expansivo en la segunda parte y sobrevive a su personaje.

2. Tema Central 1: Una bella melodía romántica, tema de amor que no comparten Guido y la mujer a la que ama, sino que expresa el sentimiento del hombre por su mujer, el cómo la mira y la siente. Ella, realmente, no tiene para sí esta música: es Guido quien la aporta, y se repite y varía a lo largo del metraje, pero nunca se repercute ni es expansiva, como el Tema Principal, ya que se limita a la relación de ambos personajes. También sobrevive al personaje.

3. Tema Central 2: Se trata de una pieza escrita por Jacques Offenbach para la Ópera Los cuentos de Hoffmann, escrita a finales del XIX y es, por tanto, un tema preexistente. Es aplicado de modo diegético: es la música con la que Guido y su mujer se conocen y con la que él comunica a su esposa que está vivo, cuando se encuentra internado en el campo de concentración. A diferencia del Tema Central 1, este tema sí vincula bilateralmente a ambos personajes, que lo comparten emocionalmente.

4. Tema Central 3 (Contratema): Música dramática y siniestra, que representa el concepto genérico del horror. Es presentada en forma de breves inserciones en la primera parte del filme, y se desarrolla en su plenitud en la segunda, donde llega a desbancar al Tema Principal, en una lucha por el poder en la que finalmente acaba siendo abatido, como desarrollaremos más abajo. Funciona como contratema precisamente por debilitar al Tema Principal y también al Tema Central 1, obligándoles a su repercusión.

5. Temas secundarios: En la película se emplean diversos temas secundarios, de aplicación diegética o en falsa diégesis, que son valses, foxes o bailes arábigos para escenas de fiesta.

B.- Estratos argumentales y desarrollo de los temas

La vita è bella se divide argumentalmente en tres distintos episodios: el primero transcurre en la calma y la felicidad de un pequeño pueblo; el segundo, en un campo de concentración nazi; el tercero es un epílogo. Cada uno de los episodios tiene un tratamiento musical diferenciado, pero evolutivo, en el que los temas musicales toman diferentes actitudes.

1. La vida es muy bella: Durante toda esta primera parte de la película tanto el Tema Principal como el Tema Central 1 (tema de amor) campan a sus anchas, repitiéndose o variándose sin que, por tanto, cambie su significado vitalista y optimista. No hay nada que dificulte u obstaculice la presencia de ambos temas, y se da lugar, incluso, a una bella elipsis en la que el compositor fusiona ambos temas concatenadamente para remarcar el paso del tiempo (Guido y su novia pasan a ser Guido, su esposa y su pequeño hijo). Sin embargo, en esta parte, se presenta de modo cauto el Tema Central 3 (contratema). No interfiere en el esplendor de los anteriores ni supone, en sí, una seria amenaza a la estabilidad de los mismos. Pero está presente, agazapado, expectante.

2. La vida ya no es bella: Desde la amenaza real de los nazis hasta cuando la familia de Guido es recluida en un campo de concentración, y a partir de ese momento, el Tema Central 3 (contratema) se impone con enorme poder frente al Tema Principal y el Tema Central 1 (tema de amor), que quedan muy debilitados. El contratema, que en la anterior parte se había limitado a advertir de su presencia, aquí ocupa el dominio absoluto del espacio físico y dramático del filme, lo que provoca, entre otras cosas, la automática repercusión del Tema Principal, que ya no puede significar lo mismo ni se puede expander como antes. Ahora, por el contrario, esta música se aplica más desesperada, dolida, en una suerte de clamor en el que el tema viene a decir hay que sobrevivir a esto. Naturalmente, no goza de la vitalidad con la que se caracterizó en la primera parte de la película. Algo muy parecido sucede con el Tema Central 1 (tema de amor), que apenas es empleado porque, entre otras cosas, Guido no puede ver a su mujer. En su sustitución, sin embargo, entra en juego el Tema Central 2, que Guido pone en un tocadiscos para comunicarse con su esposa. Cuando, desesperado, la busca entre los camiones de evacuados, sí suena como referencia, pero también lo hace el Tema Principal, que se inserta como subtema del contratema, evidenciando aún más el poder devastador de este último.

3. Epílogo: un nuevo comienzo: Guido es asesinado por los nazis, pero su hijo logra sobrevivir, cumpliéndose así el gran anhelo del protagonista. Con la música sucede algo muy singular: el personaje muere, pero su música le sobrevive y el Tema Principal reaparece en todo su esplendor cuando el pequeño se encuentra con el enorme tanque que cree que es el premio del juego de su padre. Lo mismo sucede con el Tema Central 1 (tema de amor), que resucita en cuanto el pequeño Giosue se reencuentra con su madre. El ambos casos, el padre sigue vivo, a través de la música. Naturalmente, el contratema ha desaparecido en cuanto el campo de concentración queda liberado.

Hay una enorme carga poética y simbólica en el hecho de que la música sobreviva a su personaje. Un ser que ha sido abatido, pero cuya música sí ha acabado venciendo. En otras palabras: el protagonista sucumbe ante los nazis, que le matan, pero su música -y lo que representa- no: el Tema Principal y el Tema Central 1 (tema de amor) reviven con todo su esplendor. Una hermosa concesión poética, simbólica y metafórica del director y del compositor.

Ágora: Las Mejores BSO

Artículo relacionado: Música para vivir (Lecciones de Música de Cine)

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Mikel C.G Siw
Fecha de publicación: 20.03.2019
La vida es bella, o al menos debería serlo. Porque cuando pienso en el daño que nos hemos hecho los unos a los otros no salgo de mi asombro. Con todas las cosas buenas que hay en este mundo, me resulta incomprensible que algunos se dediquen a destruirlo. Y es por ello que a veces, en mis horas nebulosas y a solas con Dios, me sobrecojo ante la enigmática presencia del mal. Además, por contraste con la radiante belleza que nos rodea, los crímenes resultan aún más hirientes. Porque si viviéramos en una mugrienta caverna infestada de cucarachas gigantes, quizás la maldad no impactaría tanto; pues (al fin y al cabo) si sólo hubiese oscuridad no habría expectación por conocer la luz. Por fortuna, ese no es el caso, y es que éste es un mundo sublime y de una luminosidad inabarcable. Aunque, y precisamente por eso, el mal duele de forma más intensa. Por contraste, como ya he apuntado. Esa es, al menos, mi impresión. Claro que los villanos no estarán de acuerdo. A fin de cuentas, para ellos sólo hay demencia y tortura. Seres viles, estériles en cuanto a su incapacidad para sentir el más mínimo afecto por el bien y la bondad.

Es la naturaleza del universo; una pugna entre luces y tinieblas que ha existido desde el origen mismo de la vida, y cuyo significado es un misterio absoluto. En esta joya del cine llamada "La vida es bella" asistimos (aunque sea a pequeña escala) a esa lucha entre el bien y el mal, el primero encarnado por el entrañable Guido, y el segundo por esos perversos sin entrañas llamados nazis. Dada su condición de fábula, el film adopta un tono optimista y se aleja del desgarro realista de películas como "La lista de Schindler" o "El pianista". Aquí las sensaciones las vivimos a través de Guido, su mujer y su hijo. La historia de esta familia es un homenaje al mundo y a la eterna poesía que lo envuelve. Pues cada acto de los protagonistas (hablo de los buenos) es como una declaración de amor, un tributo a todo lo que nos pertenece como hijos del cielo azul que somos. "La vida es bella" es una película que provoca admiración, con la que se ríe y se llora, provista de un encanto al que sólo pueden aspirar las grandes de verdad.

Respecto a la música de Piovani, creo que cualquier elogio se le queda corto. Es una banda sonora fascinante y muy hermosa, el tipo de música que jamás se olvida y que es conveniente escuchar de vez en cuando para conservar la serenidad. Durante el film, me gusta particularmente el modo en que parece anticiparse a los movimientos (algo en lo que Herrmann era todo un maestro), suscitando así una atracción que engancha y sabe mantener la tensión. Este es un soundtrack imprescindible para seguir creyendo en el ser humano. Un recital lírico repleto de metáforas y significados.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: (manu) Manuel Monteagudo Lopez
Fecha de publicación: 04.03.2017
Lo cierto es que lo mejor de este (sobrevalorado) film, reside en su banda sonora. Piovani consigue un tema central repleto de optimismo que sabe variar a lo largo de la obra y acoplando de manera excelente un tono dramático que, desde luego, consigue dar con la tonalidad precisa que requiere el film ,siendo éste el mayor ejemplo de cómo levantar una película con una banda sonora. Un excelente trabajo de Piovani repleto de vitalidad y en el que narrativamente, tiene mucho que decir.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: eliot nees
Fecha de publicación: 03.10.2012
NO ESTA SOBREVALORADA , SENCILLAMENTE ES UNA BSO CON UN TEMA TRISTE EN EL CUAL SE REPITE EN OTROS BSO PERO ESTA BSO EN CONCRETO ES LA PERIPOCHA SIN DUDA.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: manu
Fecha de publicación: 03.09.2012
Lo mejor que puedo decir de esta sobrevaloradisima cinta es la magnifica composicion de Nicola Piovani, que sin duda, creó una composición para el recuerdo, con un motivo central muy pegadizo del que se hace muy buen uso en su desarollo, pero ademas sabe crear otros secundarios de magnifica calidad. Lo dicho, una composición que, en mi opinión, supera a la pelicula con creces.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Eugenio
Fecha de publicación: 28.04.2009
Genial creación de Piovani que ya hace tiempo que es todo un clásico. Con su corta duración es una extensa colección de geniales melodías.
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar