Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 18 YEARS ON INTERNET
28.005
BANDAS SONORAS
5.934
COMPOSITORES
6.210 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 
PREMIOS
Premios Grammy 2015
Nominada Mejor BSO

WHIPLASH

INFORMACIÓN DISCOGRÁFICA
Compositores: Hurwitz, Justin | Simonec, Tim
Sello: Varèse Sarabande
Duración: 55 minutos
INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA
Título original: Whiplash
Director: Damien Chazelle
Nacionalidad: EE UU
Año: 2014
ARGUMENTO

Un joven y ambicioso baterista de jazz quiere triunfar en un elitista Conservatorio, pero debe enfrentarse a un profesor conocido tanto por su talento como por sus rigurosos métodos de enseñanza.

PUNTUACIÓN MUNDOBSO
7
PUNTUACIÓN USUARIOS
7.4
Puntuar
Compartir en
COMENTARIO MUNDOBSO

En este filme devocionado al jazz y al big band toda la música es original y de aplicación diegética, salvo en créditos finales. La música no forma parte del drama ni de la narración, aquí la música juega un rol realista, es la que tocan o escuchan los personajes y por supuesto la que genera la reacción de los personajes. Es un conjunto de temas jazz y big band deliciosos.

Translate:
comentarios de los USUARIOS Deja un comentario
Deja un comentario
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar
Usuario: Javier González Moreno
Fecha de publicación: 16.02.2017
Había prometido comentario a Conrado. Más vale tarde que nunca.

Whiplash es una obra maestra cuya música fue un poco ignorada en su momento. Aclamada y premiada por sus interpretaciones y su montaje, la película debe su éxito en gran medida a una mezcla de temas preexistentes (sólo 3, pero dos de ellos con una importancia enorme) y una música original que es maravillosa, tanto la diegética como la extradiegética. Hurwitz y Chazelle están siendo recompensados en esta carrera de premios 2017 gracias a La La Land, aunque ya lo merecieron todo con Whiplash.

La película tiene un tema central que aparece en cinco ocasiones. Aparentemente es el tema musical del protagonista, Andrew, pero solo aparentemente. Suena por primera vez en los créditos iniciales, presentado como una overtura para Big band justo después del primer encuentro entre Andrew y Fletcher, su profesor. Luego aparece de forma tímida y deprimente cuando Andrew habla con su padre por teléfono, después de haberse enfrentado con Fletcher. Al comienzo del tercer acto vuelve a sonar en una versión más oscura y triste acompañando la secuencia en la que Andrew decide acusar al profesor y dejar la escuela Shaffer. La cuarta aparición es reveladora: Andrew entra en un club de jazz donde Fletcher está actuando, y sorpresa. Está tocando al piano la misma melodía, el supuesto tema de Andrew, esta vez de forma melancólica. ¿Qué ha pasado? ¿Le ha robado el tema y lo ha hecho suyo de forma diegética?

Realmente el tema central nunca ha sido de Andrew. Lo habíamos escuchado de forma extradiegética en tres ocasiones, siempre en secuencias protagonizadas por Andrew, donde Fletcher no aparecía en persona pero estaba completamente presente. Todas eran escenas en las que Andrew reaccionaba a su relación con el profesor.

La última aparición del tema central es cuando Andrew está abrazado a su padre y decide volver al escenario para interpretar Caravan. Esa última decisión le hará enfrentarse con Fletcher y finalmente “reconciliarse” en el clímax final. Por lo tanto, el tema central es de ambos personajes. Nos va guiando por esa intensa relación y vemos como finalmente los dos son iguales en su relación con el jazz y comparten los mismos ideales.

Exceptuando la obertura inicial, toda la música extradiegética es sucia, agobiante, tóxica o triste, porque nos está explicando la psicología de los personajes, su dolor y sufrimiento. Ninguno de los dos son precisamente buenas personas, son solitarios, orgullosos, sin escrúpulos y dispuestos a perderlo todo por triunfar.

En contraposición tenemos una música diegética que muestra su pasión por el jazz y consigue expresar su triunfo, con unos temas fabulosos y enérgicos de brillante interpretación. En este apartado, es imposible olvidar las maravillosas escenas de “Whiplash” y, sobre todo, “Caravan” (QUÉ GRANDIOSO FINAL!). Pero también los numerosos temas musicales originales, algunos de Justin Hurwitz (precioso el Casey’s song) y otros de Tim Simonec (Too hip to retire y Upswingin), son extraordinarios. Especialmente curioso es “When I wake”, un tema de Hurwitz que simula ser un standard de jazz de los años 30, y que también hace un pequeño cameo musical en La La Land.

En definitiva, una obra maestra cinematográfica y musical. Vaya turra que os he contado.
Saludos
Responder
Atención Una vez publicado, el comentario no se podrá modificar. Publicar