Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web.
Si continuas navegando consideraramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Cerrar

THE LARGEST SITE OF FILM MUSIC REVIEWS IN THE WORLD! 15 YEARS ON INTERNET
22.108
BANDAS SONORAS
4.339
COMPOSITORES
4.884 OPINIONES DE USUARIOS
SÍGUENOS
USUARIO
 

JONES, TREVOR

Ciudad natal: Ciudad del Cabo (Sudáfrica)
Año de nacimiento: 1949
DESCRIPCIÓN

Nació en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), el 23 de marzo de 1949. Compositor reconocido especialmente por sus partituras para películas de primera línea en las décadas de los 80 y 90. Con la llegada del nuevo siglo, fue desapareciendo paulatinamente hasta ingresar, al igual que otros ilustres colegas como Elliot Goldenthal o Bruce Broughton, en el triste club de los compositores olvidados para Hollywood y el cine en general.

Desde muy pequeño mostró vocación por la música, y a la edad de seis años ya había decidido que dedicaría su vida a componer. Habiéndose trasladado a Inglaterra con su familia, entró a estudiar de joven en la Royal Academy of Music de Londres, gracias a una beca. Tras graduarse, empezó a trabajar en la BBC, mientras proseguían sus estudios. En 1974 se graduó en la Universidad de York (en Música de Cine y Medios de Comunicación) y después estudió técnicas musicales y de sonido aplicadas al medio cinematográfico en la Escuela Nacional de Cine y Televisión. Durante estos estudios, se dedicó a escribir música para varios cortometrajes y proyectos de estudiantes, al tiempo que seguía colaborando puntualmente en televisión. Unos años después puso la música a The Dollar Bottom (81), cortometraje que sería premiado con el Oscar.

Su bagaje televisivo y en el campo de los cortometrajes sirvieron para dar el salto al cine. En aquellos años el director irlandés John Boorman estaba inmerso en un proyecto personal de levantar una adaptación de la leyenda del rey Arturo, los caballeros de la Tabla Redonda y el mago Merlín. Su insistencia y tenacidad para tener el control y poder realizar una visión personal y original del mito medieval le llevaron a contar con un presupuesto no muy grande, por lo que renunció a contar con estrellas de cine y con nombres de primera fila entre sus colaboradores. Y ello incluyendo la parte de la composición musical. Boorman llevaba siguiendo con atención la trayectoria de Jones desde hacía unos años, y decidió darle la oportunidad de colaborar en su proyecto. Para Excalibur (81) había decidido utilizar fragmentos de óperas de Wagner y composiciones ya existentes como el celebérrimo "Carmina Burana" de Carl Orff, pero necesitaba temas ambientales, oscuros y de corte misterioso y mágico, así como otros con instrumentación medieval para la atmósfera. Jones realizó un trabajo sorprendente para un debutante, y sus temas combinaron perfectamente con los de Wagner y Orff. La película fue un éxito moderado (alcanzando, con los años, un estatus de culto) y Trevor Jones empezó a tener ofertas de forma inmediata.

Los 80 fueron años de actividad incesante para Jones a partir de su debut con Boorman. Jim Henson le contrató para poner música a The Dark Crystal (82) su imaginativa película fantástica con marionetas, y deslumbró con una partitura variada en cuanto a temas de misterio, de amor y de aventura, pero todo ello con una fuerza y un gusto encomiables, vertebrados en un tema principal que es uno de los mejores de su carrera. En lo que siempre sería una constante en los años de actividad de su carrera, también colaboraría constantemente en proyectos para televisión, bien en series o bien en telefilmes a los que siempre aportó calidad y talento. En estos años brillaron composiciones como The Last Days of Pompeii (84) o The Last Place on Earth (85), pero el cine siempre llamaba a su puerta, y siguió brillando en películas como Nate and Hayes (83), Runaway Train (85) o su siguiente colaboración con Henson, Labyrinth (86), donde su labor quedaba injustamente oscurecida por las canciones de David Bowie. A mediados de los 80, empezó a evolucionar su estilo, que había sido hasta el momento mayoritariamente clásico y sinfónico, hacia sonoridades más modernas, electrónicas y minimalistas, prescindiendo en general de temas principales o identificatorios para apostar por composiciones atmosféricas y abstractas. Algo que se aprecia en sus últimos años de la década y en películas como sus dos trabajos para Alan Parker, Angel Heart (87) y Mississippi Burning (88) o en otros como Sea of Love (89).

Fue una etapa corta en su trayectoria como compositor y músico, puesto que recién empezados los 90, volvería a apostar por sus raíces y un estilo más orquestal. Y el comienzo de la década le reportaría la que es una de sus partituras más recordadas: The Last of the Mohicans (92). Un tema principal inolvidable y varias melodías poderosas para los momentos de acción y los románticos fueron un bagaje perfecto para Jones, que volvía así a triunfar y a situarse en primera línea. La accidentada producción del filme, con continuos remontajes y cambios en postproducción provocaron que no pudiera hacerse cargo de componer nueva música, así que Randy Edelman fue llamado para poder escribir los nuevos temas. Ambos compositores fueron acreditados en los créditos de la película. Para Jones este éxito supuso más trabajo que nunca. Éxitos de taquilla como Cliffhanger (93), triunfos de prestigio como In the Name of the Father (93) y películas arriesgadas y estimulantes como la adaptación de Richard III (95) mostraron a un Trevor Jones en estado de gracia, con versatilidad y talento suficientes para cumplir y brillar en la acción, el drama o la intriga. Y por supuesto, siguió brillando también en televisión, con trabajos como Gulliver's Travels (96), Loch Ness (95), Cleopatra (99) o una de sus partituras más alabadas y recordadas, la que le llevó de vuelta a Camelot y la leyenda artúrica: Merlin (98). Los últimos años de la década fueron de triunfo en triunfo, cosechando alabanzas por estupendos trabajos como The Mighty (98) o Dark City (98) y, como nota curiosa (aunque lo cierto es que no es de sus mejores composiciones), colaborando por primera y única vez con todo un cineasta como Ridley Scott en la polémica G.I. Jane (97).

Los 2000 empezaron para Jones igual que acabaron los 90: llenos de trabajo. En su línea de eficiencia, buen gusto y experiencia, compuso buenas bandas sonoras para películas de primera fila, como Thirteen Days (00) o From Hell (01). Nada hacía presagiar que Jones menguara su ritmo de trabajo, pero tal vez el fracaso de crítica y público de las siguientes películas en las que participó tuvieran algo que ver. The League of the Extraordinary Gentlemen (03) y Around the World in 80 Days (04) fueron sendos pinchazos en taquilla, y en ambos casos de lo poco salvable era, precisamente, la música de Jones, siempre compuesta y orquestada con impecable gusto. El músico fue contratado para I, Robot (04), el siguiente proyecto de Alex Proyas, con el que ya había colaborado previamente en Dark City (98), pero varios desencuentros con los productores, una vez compuesta la partitura, hicieron que su música fuera rechazada y se contratara a Marco Beltrami para que compusiera toda la música de nuevo. Tal vez esto marcara un antes y un después, nunca se sabrá, pero desde entonces la carrera de Jones no ha vuelto a ser la misma, ni en ritmo de trabajo ni en importancia de los proyectos en los que ha participado. Tras componer la música de Chaos (05), un anodino thriller de atracos del montón, se dedicó a partir de entonces a colaborar puntualmente con pequeñas películas británicas, con cortometrajes como en los inicios de su carrera, a su querida y fiel televisión e incluso con un videojuego de Marvel.

Lejos ya de aquellos dorados 80 y 90 en Hollywood, Trevor Jones se dedica ahora a proyectos casi exclusivamente ingleses, donde reside y de donde únicamente sale para colaborar en algún concierto o festival de bandas sonoras. La buena noticia es que continúa en activo, a un ritmo muchísimo menor que el de sus mejores épocas, pero por lo menos así, quienes le admiramos y admiramos mucho de sus trabajos, podemos tener la certeza de que de cuando en cuando, alguna miniserie o alguna pequeña y desconocida película que no llegará a nuestra cartelera, se beneficiarán de poder contar con la experiencia y la calidad de alguien como él. Ante la alarmante falta de calidad y variedad de hoy en día en el panorama de la música de cine, se echa de menos más que nunca los trabajos y el talento que compositores como Trevor Jones traían siempre puntualmente a los cines.

(Isaac Duro)

PREMIOS
Globos de oro: 2 nominaciones
Bafta: 3 nominaciones
Compartir en
 
LISTA DE BANDAS SONORAS
de 0 a 5 Bandas Sonoras de 45
Siguiente
Año: 1990
Sello: Hollywood
Duración: 53 minutos
PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
6.6
Año: 1988
Sello: Antilles
Duración: 41 minutos
PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
6
Año: 1995
Sello: TVT
Duración: 73 minutos
PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
7
Año: 2005
Sello: Universal
Duración: 63 minutos
PUNTUACIÓN MUNDOBSO
7
PUNTUACIÓN USUARIOS
8.2
Año: 2005
Sello: Contemporary Media Recordings
Duración: 57 minutos
PUNTUACIÓN MUNDOBSO
6
PUNTUACIÓN USUARIOS
5.5
de 0 a 5 Bandas Sonoras de 45
Siguiente